Efectos del consentimiento de la víctima en los delitos

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

En el ámbito del Derecho Penal, el consentimiento desempeña, un papel de inferior relevancia y mayor relativismo que en el Derecho Privado.

Ello es debido a la circunstancia de que el Derecho Penal se construye sobre la base de una Estimativa Jurídica, es decir, de una escala de valores sociales, que en tanto en cuanto son protegidos mediante la amenaza de una pena y son, por consiguiente, objeto de protección y de tutela penal, adquieren la calidad de bienes jurídicos protegidos.

 

 

La problemática del consentimiento hay que reconducirla al ámbito de los delitos contra los particulares, pues, en los delitos contra la comunidad, “la voluntad colectiva de los ciudadanos se manifiesta por medio de la ley. Las leyes expresan, y por lo general de forma terminante, las conductas que la comunidad está dispuesta a consentir. Por ello un consentimiento comunitario, respecto de una conducta que infrinja la ley es, según se ha dicho, inimaginable”.

Dentro de los delitos contra los particulares, donde la doctrina se plantea con mayor vehemencia la cuestión de la relevancia o irrelevancia del consentimiento, es en el ámbito de los delitos de lesiones.

El consentimiento de la víctima consiste en la potestad que tiene el titular individual del bien jurídico protegido de considerar como lesiva o no una determinada conducta. En el supuesto de las lesiones, como norma general, el consentimiento no libera de la pena al autor sino que sólo la atenúa. Sin embargo hay determinados supuestos donde el consentimiento exime la responsabilidad criminal, como ocurre con la esterilización, los trasplantes y la cirugía transexual.

En los delitos contra el patrimonio y contra la propiedad industrial, el consentimiento opera excluyendo el tipo penal de que se trate.

En todos los casos, el consentimiento ha de ser válidamente emitido, lo que requiere que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Libertad en su emisión.
  • No existencia de coacciones.
  • Perfecta conciencia del alcance de su emisión.

El consentimiento es libre cuando es emitido por persona hábil para ello (menores e incapaces no pueden prestarlo en toda su extensión).

En relación con el consentimiento del titular del bien jurídico, todo depende de la disponibilidad o indisponibilidad de los bienes jurídicos protegidos, pues mientras que en los delitos contra el patrimonio no hay hurto si el titular del bien consiente la sustracción (Art. 234 ,CP), en los delitos contra la vida y la integridad corporal la eficacia del consentimiento del sujeto pasivo está tasada y no siempre tiene eficacia justificante.

En este sentido, el Art. 155 ,CP dispone: 

En los delitos de lesiones, si ha mediado el consentimiento válida, libre, espontánea y expresamente emitido del ofendido, se impondrá la pena inferior en uno o dos grados. No será válido el consentimiento otorgado por un menor de edad o un incapaz."

 

En relación  con la esterilización, los trasplantes y la cirugía transexual, dispone el Art. 156 ,CP lo siguiente:

“No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el consentimiento válida, libre, consciente y expresamente emitido exime de responsabilidad penal en los supuestos de trasplante de órganos efectuado con arreglo a lo dispuesto en la ley, esterilizaciones y cirugía transexual realizadas por facultativo, salvo que el consentimiento se haya obtenido viciadamente, o mediante precio o recompensa, o el otorgante sea menor de edad o carezca absolutamente de aptitud para prestarlo, en cuyo caso no será válido el prestado por éstos ni por sus representantes legales.

No será punible la esterilización acordada por órgano judicial en el caso de personas que de forma permanente no puedan prestar en modo alguno el consentimiento al que se refiere el párrafo anterior, siempre que se trate de supuestos excepcionales en los que se produzca grave conflicto de bienes jurídicos protegidos, a fin de salvaguardar el mayor interés del afectado, todo ello con arreglo a lo establecido en la legislación civil”

 

Puede decirse que los requisitos subjetivos del consentimiento del otorgante son los siguientes:

  • Mayoría de edad, tal y como se desprende del párrafo segundo del 155. Para la determinación de la mayoría de edad, hay que estar a lo dispuesto en el Art. 12 ,Constitución Española “los españoles son mayores de edad a los dieciocho años”, que asimismo transcribe el Art. 315 ,Código Civil “La mayor edad empieza a los dieciocho años cumplidos”.
  • Capacidad. Su exigencia igualmente se deduce negativamente del párrafo citado. Para su determinación hay que remitirse de nuevo al Código Civil, que en su Art. 200 ,Código Civil dispone que “Son causas de incapacitación las enfermedades o deficiencias persistentes de carácter físico o psíquico que impidan a la persona gobernarse por sí misma”.
  • Ha se estar emitido válida, libre, espontánea y expresamente por parte del sujeto ofendido.

En el caso de deportes violentos, se trata de actividades permitidas a pesar de que el resultado lesivo no sólo es previsible, sino, incluso, querido por el contrincante. En tales actividades concurre el consentimiento para el riesgo de quien las hace. Si se usa del deporte legítimamente conforme a las reglas del juego, las lesiones y aun la muerte, están amparadas por la eximente. Algunos autores estudian este supuesto en el ámbito del consentimiento del ofendido.

No puede decirse que la trascendencia del consentimiento sea siempre la antijuricidad o siempre la culpabilidad, ni tampoco que su concurrencia haya de significar necesariamente reducción o exclusión de la antijuridicidad, de la culpabilidad o de la pena. En determinadas ocasiones el consentimiento excluye la antijuridicidad de la conducta, mientras que en otras permite acudir a tipos menos severos, tal es el caso por ejemplo de las lesiones consentidas del Art. 155 ,CP.

Un importante sector de la doctrina entiende, no obstante, que el consentimiento faculta a quien realiza la conducta típica para actuar de ese modo, por lo que la mayoría de los casos son amparables en la eximente séptima del Art. 20 ,CP.

Es un tema de difícil solución general y que está estrechamente relacionado con la consideración que se tenga sobre el carácter disponible o no de los bienes jurídicos que el derecho penal debe tutelar, lo cual es sin duda una cuestión polémica (aborto, eutanasia, consumo de drogas…) y pertenece a la filosofía o a la política criminal.

 

No hay versiones para este comentario

Consentimiento de la víctima
Delitos de lesiones
Delito patrimonial
Responsabilidad penal
Amenazas
Tutela
Menor de edad
Transexualidad
Propiedad industrial
Tipo penal
Hurto
Representación legal
Mayor de dieciocho años
Antijuridicidad
Causa de incapacitación
Autogobierno
Lesividad
Deporte
Consumo de drogas
Aborto
Eutanasia
Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Regulación del delito de lesiones

    Orden: Penal Fecha última revisión: 30/01/2014

    Con el castigo de los delitos de lesiones se busca proteger la salud de las personas, tanto desde un punto de vista físico como psíquico. Es necesario un efectivo menoscabo de la salud, nos encontramos ante delitos de resultado material. Para algun...

  • Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico

    Orden: Penal Fecha última revisión: 03/01/2013

    El Título XIII del Libro II del Código Penal (Art. 234-304 ,Código Penal), además de tipificar los delitos contra el patrimonio, tiene por objeto la protección del orden socioeconómico. Se entiende por orden socioeconómico, el bien jurídico c...

  • Responsabilidad Penal del empresario en caso de AT o EP

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 31/05/2019

    La integración del tipo penal con la normativa de la prevención de riesgos laborales, sólo debe ser en relación con la infracción de los más graves preceptos cuya omisión es capaz de generar aquel grave peligro y de la prueba practicada no se ...

  • Delitos contra la salud y la integridad corporal

    Orden: Penal Fecha última revisión: 08/01/2013

    En cuanto a los delitos contra la salud y la integridad corporal, se encuadran dentro de los delitos de contra los particulares, en el Título III "De las lesiones" del Libro II del Código Penal, donde se recogen conductas, cuya característica pr...

  • Las escuelas penales

    Orden: Penal Fecha última revisión: 26/12/2012

    Entre las más destacadas escuelas penales estarían las siguientes:      - Los precursores, entre los que destacan Feuerbach, Romagnosi, Bentham y Filangieri.- La Escuela Clásica, que se caracteriza principalmente por su estudio del Derecho y...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados