La voluntariedad, la remunerabilidad, la personalidad, la ajenidad y la dependencia como elementos definidores del contrato de trabajo

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Características de los trabajos amistosos, benévolos o de buena vecindad

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 03/03/2016

    Trabajos amistosos, benévolos o de buena vecindad. Las notas características de ajenidad y dependencia determinan que una relación jurídica deba configurarse como laboral (apdo. 1, Art. 1 ,ET) . Los criterios a seguir para determinar si exist...

  • El contrato de trabajo en caso de prestar servicios en el extranjero

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 24/07/2012

    Formalización del contrato de trabajo. Prestación de servicios en el extranjero Cuando la prestación de servicios en el extranjero fuera superior a cuatro semanas, el empresario deberá dar con anterioridad a la partida del trabajador al extranjer...

  • Contrato de trabajo en las profesiones sanitarias

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 27/03/2012

    La prestación de servicios de los profesionales de la sanidad se rige por el principio de libertad de opción del régimen (laboral o no) que ha de regular los correspondientes contratos, opción de la que no sólo se derivará el entramado de derec...

  • Características del contrato de trabajo a domicilio

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/03/2016

    El Contrato de trabajo a domicilio es aquél en que la prestación de la actividad laboral se desarrolla en el domicilio del trabajador, o en el lugar libremente elegido por éste, sin vigilancia del empresario (Art. 13 ,ET).  El empresario deberá ...

  • Tipos de pactos y cláusulas adicionales al contrato de trabajo

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/07/2016

    Las partes de una relación laboral pueden formalizar, por voluntad de ambas o unilateralmente, cláusulas adicionales y pactos al contrato de trabajo.  A pesar de la regulación específica de alguna de las posibilidades en el Estatuto de los Traba...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral

Los elementos básicos del contrato de trabajo son: la voluntariedad, la remunerabilidad, la personalidad, la ajenidad y la dependencia, en consonancia con el carácter voluntario, personal, retribuido, dependiente y por cuenta ajena que define el ámbito de aplicación del derecho del trabajo.

 

El contrato de trabajo es la institución central sobre la que va a surgir la posterior conformación del Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, aunque conviene precisar que no significa que sea la única; a su lado existen una pluralidad de relaciones jurídicas que se construyen en torno a lo que se ha denominado Derecho Colectivo del Trabajo, Derecho de la Seguridad Social, Derecho Procesal laboral, etc.

Una prestación de servicios sólo será tutelada por el Derecho del Trabajo en la medida en que contenga las notas configuradoras de la laboralidad. Así, una misma prestación de servicios será objeto laboral, distinto del civil, siempre que ese servicio se preste bajo la observancia de determinados elementos y requisitos. Para la existencia del contrato, han de darse presupuestos indispensables como (Art. 1261 ,Código Civil) consentimiento de los contratantes, el objeto cierto que sea materia del contrato y la causa de la obligación que se establezca.

Es doctrina tópica que la naturaleza de los contratos no se determina por la denominación que le otorgan las partes sino por la realidad de las funciones que en su virtud tengan lugar, por ello si estas funciones entran dentro de lo previsto en el 1.1 ,Estatuto de los Trabajadores el contrato tendrá índole laboral cualquiera que sea el nombre que los contratos le dieran. Las funciones o requisitos del contrato son: EL CARÁCTER VOLUNTARIO, PERSONAL, RETRIBUIDO, DEPENDIENTE Y POR CUENTA AJENA QUE DEFINE EL ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL DERECHO DEL TRABAJO (1.1 ,ET) y donde no es necesaria la manifestación expresa de esas notas, sino que cabe deducirla por la vía de la presunción de laboralidad (8.1 ,ET).

Es reiterada la jurisprudencia de la Sala de lo Social del TS se declara la irrelevancia de la calificación que las partes otorguen a un contrato, señalando que la naturaleza jurídica de un ente contractual viene determinado por el conjunto de derechos y obligaciones que se pactan y las que realmente se ejercitan (entre otras muchas, SSTS/IV 20-9-1995 (R. 1463/1994), 15-6-1998 (R. 2220/1997), 20-7-1999 (R. 4040/1998), y que la dependencia -entendida como situación del trabajador sujeto, aun en forma flexible y no rígida, ni intensa a la esfera organicista y rectora de la empresa-, y la ajenidad, respecto al régimen de retribución, constituyen elementos esenciales que diferencian la relación de trabajo de otros tipos de contrato (entre otras, SSTS/IV 14-2-1994 (R. 123/1992), 27-5-1992 (R. 1421/1991), 10-4-1995 (R. 2060/1994), 20-9-1995 (R. 1463/1994), 22-4-1996 (R. 2613/1995), 20-10-1998 (R. 4062/1997), Sala General); si bien el requisito de dependencia no concurre cuando el contratado actúa con plena autonomía (entre otras, STS/IV 7-3-1994 (R. 615/1993 -), aunque «mal puede ser empresario de una determinada explotación quien carece de facultades y poderes sobre los medios patrimoniales propios de la misma» y «también es difícil atribuir tal calidad a quien no asume los riesgos propios del negocio, pues esa asunción de riesgos es nota específica del carácter empresarial» (entre otras, SSTS/IV 17-7-1993 -R. 1712/1992 -, 18-3- 1994 -R. 558/1993 -).

No hay versiones para este comentario

Contrato de Trabajo
Prestación de servicios
Ajenidad
Tutelado