Elementos y estructura del delito en el orden penal

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Estructura del tipo como elemento del delito

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    En el Derecho penal positivo español, la definición legal del delito se encuentra contenida en el Art. 10 ,Código Penal, pues con ello se sigue la tradición de contar con un concepto legislativo del delito, algo que no es habitual en otros C...

  • Clases de delitos según la estructura del tipo

    Órden: Penal Fecha última revisión: 08/03/2013

    Con la expresión contenida en el Art. 10 ,Código Penal ?penadas por la ley?, se hace referencia a la tipicidad, que consiste en la exigencia de que la acción u omisión relevantes para el Derecho Penal se encuentren descritas en un tipo, del c...

  • La penalidad como elemento del delito

    Órden: Penal Fecha última revisión: 28/08/2014

    La penalidad como elemento del delito se traduce en la imposición de una pena ante al presencia de los demás elementos del delito (tipicidad, antijuridicidad, culpabilidad).   En ocasiones, la realización de un hecho típico encontrará contrar...

  • La acción y la omisión en la teoría del delito

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    La acción ha sido considerada tradicionalmente como el primero de los elementos constitutivos del delito, del cual se derivan los demás (la tipicidad, la antijuridicidad, la culpabilidad y, para algunos, la punibilidad) y que sin la existencia de...

  • Elementos de la teoría del delito

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    La teoría del delito es aquella teoría que pieza a pieza elabora el concepto básico y perfila los diferentes elementos esenciales comunes a todas las formas de delito. Esta teoría es de creación doctrinal, aunque está basada en preceptos leg...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

Para poder hacer una enumeración de los elementos constitutivos del delito es necesario atender al concepto dogmático del mismo, en virtud del cual tales elementos son: la acción u omisión, la tipicidad, la antijuridicidad y la culpabilidad; aunque para algunos, es también elemento del delito la punibilidad.

NOVEDAD: Con la reforma hecha por la Ley 1/2015, de 30 de marzo, se elimina el Libro III, del Código Penal, con lo que desaparecen las faltas de nuestro Ordenamiento jurídico, el 1 de julio de 2015.

(Véase la Circular 1/2015, en el caso práctico (C P) "Circular 1/2015, sobre pautas para el ejercicio de la acción penal en relación con los delitos leves tras la reforma de la Ley 1/2015, de 30 de marzo que reforma el Código Penal" que se encuentra en documentos relacionados)

 

 

En el Derecho penal positivo español, la definición legal del delito se encuentra contenida en el Art. 10 ,Código Penal, pues con ello se sigue la tradición de contar con un concepto legislativo del delito, algo que no es habitual en otros Códigos europeos.

Dicho precepto dispone que “Son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la Ley”. De tal definición de la infracción penal, lo más relevante es que se hace una alusión implícita a la mayoría de los elementos configuradores del delito; los cuales se analizan a continuación:

Con el empleo de la expresión “acciones y omisiones” el Código penal alude a la necesidad de que la infracción penal, el delito, esté configurada por un acto o conducta humana voluntaria, de forma que quedan descartados de los mismos los procesos naturales, las conductas que han tenido lugar por fuerza irresistible, los actos reflejos o los hechos protagonizados por los animales. Así, el elemento acción u omisión (pues no parece reductible a una categoría unitaria, pese a los reiterados intentos doctrinales) se erige así en la base del sistema.

Con la expresión contenida en el Art. 10 ,Código Penal “penadas por la ley”, se hace referencia a otro de los elementos constitutivos del delito en el ordenamiento jurídico español, la tipicidad. Tal elemento consiste en la exigencia de que la acción u omisión relevantes para el Derecho Penal se encuentren descritas en un tipo, del cual se podría deducir además su antijuridicidad o contrariedad a Derecho. En tal descripción del delito puede incluirse en ocasiones una referencia a la punibilidad, circunstancia que es considerada por parte de la doctrina como elemento configurador del delito.

A pesar de que del citado precepto se pueden extraer fácilmente los elementos hasta ahora comentados, la culpabilidad, como otro de tales componentes del delito, no encuentra un fácil acomodo en la descripción del Art. 10 ,Código Penal, puesto que el carácter doloso o imprudente de la acción u omisión sólo tiene vínculo con dicho elemento del delito para quienes sostienen que el dolo y la imprudencia son formas de culpabilidad (postura predominante en la actualidad), pero no para aquel sector que considera que el dolo y la imprudencia se corresponden con la parte subjetiva del injusto típico, constitutivos de diversos grados del desvalor subjetivo de la acción y que no tiene cabida en nuestro derecho la mera responsabilidad objetiva.

Asimismo, no es unitaria la doctrina que considera que la punibilidad es otro más de los elementos constitutivos del delito; no obstante, cabe hacer mención a la misma, y decir que con ello se hace referencia a la cualidad de punible, es decir aquella conducta a la que se puede aplicar una sanción o pena jurídica, lo cual no es aplicable a todos los delitos existentes (pues ello sucede por ejemplo en los casos en los cuales concurren causas de impunibilidad). La dificultad de considerar la punibilidad como elemento del delito, estriba en el hecho de que la mayor parte de las definiciones del mismo no la consignan como tal, pues se entiende, o bien que no es un componente del delito (sino un presupuesto adicional para la pena), o bien que no es un elemento común a la mayoría de las figuras delictivas (sino que afecta únicamente a ciertos casos aislados de delito en los cuales de forma excepcional sucede que no es suficiente que exista acción típica, antijurídica y culpable para que ya exista punibilidad, es decir, para que se le pueda imponer una pena al sujeto; sino que es preciso algo más, esa característica de punibilidad, esa posibilidad de penar a alguien o imponerle una pena).

A la vista de lo expuesto hasta ahora, podemos concluir que la estructura básica del delito es la siguiente: acción, tipicidad, antijuridicidad y culpabilidad, de modo que el delito puede ser definido como la acción típica, antijurídica y culpable. No obstante, conviene anotar el hecho de que ciertos autores consideran que la punibilidad ha de considerarse como un quinto elemento del delito.

 

No hay versiones para este comentario

Omisión
Punibilidad
Antijuridicidad
Tipicidad
Acción penal
Delito leve
Tradición
Dolo
Fuerza irresistible
Responsabilidad objetiva
Elementos comunes