Evaluación de la exposición a contaminantes químicos

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 11/03/2021

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, determina el cuerpo básico de garantías y responsabilidades preciso para establecer un adecuado nivel de protección de la salud de los trabajadores frente a los riesgos derivados de las condiciones de trabajo, en el marco de una política coherente, coordinada y eficaz. Según el artículo 6 de la misma serán las normas reglamentarias las que irán fijando y concretando los aspectos más técnicos de las medidas preventivas.

(Real Decreto 374/2001, de 6 de abril, Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo; Real Decreto 665/1997, de 12 de mayo; Real Decreto 363/1995, de 10 de marzo; Reglamento (CE) N.º 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo; Reglamento (CE) N.º 1907/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006; Directiva (UE) 2017/164 de la Comisión, de 31 de enero de 2017)

Pasos a seguir en la evaluación de la exposición de contaminantes químicos

El empresario deberá determinar, en primer lugar, si existen agentes químicos peligrosos en el lugar de trabajo y, si así fuera, evaluar los riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores originados por dichos agentes, para lo será necesario proceder a la identificación de los agentes químicos presentes en el centro de trabajo, su peligrosidad y las condiciones en las que se opera con los productos. Veamos con detalle los pasos de la evaluación, que podemos agruparlos del siguiente modo:

1ª Fase: Identificación de los peligros o riesgos

Un estudio de agentes químicos necesita prestar especial atención a materias primas, productos y subproductos del proceso productivo desde su fase inicial a final, residuos, posibles peligros de almacenamiento, etc., para lo que será necesario poseer información exhaustiva sobre cada producto, de sus propiedades, estado, posibles vías de entrada a los organismos, valores límite ambientales/biológicos, efectos sobre la salud, recomendaciones de los distintos Organismos con autoridad en la materia o normativa con especificaciones técnicas concretas. Para este primer paso podemos recurrir como bien indica el INSST a:

A) Fichas de datos de seguridad y etiquetas (FDS)

Se trata de un método eficaz con información relevante sobre sustancias y mezclas químicas sobre aspectos como sus particularidades, propiedades y peligrosidad. El principal objetivo es identificar todos los agentes químicos presentes en el lugar de trabajo, para evaluar posteriormente la peligrosidad de cada uno. En el caso de sustancias o mezclas peligrosas, esta información está recogida en la Ficha de Datos de Seguridad (FDS) del agente químico, que debe ser facilitada por el proveedor de la sustancia o mezcla, en un idioma oficial del Estado en el que se comercialice la sustancia o mezcla y fechada, de forma gratuita, en papel o por vía electrónica, debiendo actualizarse en caso necesario, y recoge datos divididos en 16 secciones:

  • Identificación de la sustancia o mezcla y de la sociedad o empresas.
  • Identificación de los peligros.
  • Composición/información sobre los componentes.
  • Primeros auxilios.
  • Medidas de lucha contra incendios.
  • Medidas en caso de liberación accidental.
  • Manipulación y almacenamiento.
  • Control de exposición / protección individual.
  • Propiedades físicas y químicas.
  • Estabilidad y reactividad.
  • Información toxicológica.
  • Información ecológica.
  • Consideraciones sobre eliminación.
  • Información sobre el transporte.
  • Información reglamentaria.
  • Otra información (consejos en relación a la formación, recomendaciones de uso, restricciones, recomendaciones del proveedor, referencias escritas, fuentes de los principales datos y fecha de emisión, etc.).

Incluye información sobre si la sustancia o mezcla está clasificada como peligrosa.

En paralelo, podemos completar información con las Fichas Internacionales de Seguridad Química (FISQ) [versión española de las International Chemical Safety Cards (ICSCs)], con información sobre seguridad y salud de una sustancia química determinada tras una recopilación y verificación sujeta a parámetros científicos de la información existente por parte del grupo internacional de expertos de organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Oficina Internacional del Trabajo (OIT). A pesar de existir una gran similitud entre FDS y FISQ, estás últimas pueden complementar a las FDS. 

Hay que tener en cuenta, que con el objetivo de facilitar la interpretación y el uso de las Fichas Internacionales de Seguridad Química, la NTP 1145. Fichas Internacionales de Seguridad Química. INSST. Año 2020, desarrolla los diferentes apartados tras el nuevo diseño.

b) Indicaciones de peligro, consejos de prudencia y pictogramas

La NTP 878: Regulación UE sobre productos químicos (II). Reglamento CLP: aspectos básicos. INSST. Año 2010, contiene un resumen de las características básicas y los aspectos más relevantes del reglamento CLP (Reglamento (CE) n º 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas). 

  • Una indicación de peligro (coloquialmente “frase H”) es una frase que, asignada a una clase o categoría de peligro, describe la naturaleza de los peligros de una sustancia o mezcla peligrosas, incluyendo cuando proceda el grado de peligro. Están recogidas en el Anexo III del Reglamento CLP.
  • Un consejo de prudencia (coloquialmente “frase P”) es una frase que describe la medida o medidas recomendadas para minimizar o evitar los efectos adversos causados por la exposición a una sustancia o mezcla peligrosa durante su uso o eliminación. Están recogidos en el Anexo IV del Reglamento CLP.
  • Un pictograma de peligro es una composición gráfica que contiene un símbolo más otros elementos gráficos, como un contorno, un motivo o un color de fondo, y que sirve para transmitir una información específica sobre el peligro en cuestión.

Siguiendo los Anexos I, II, III y V del REGLAMENTO CLP, encontramos dos listados, uno relativo a las indicaciones de peligro, y otro, a los consejos de prudencia. Se pueden destacar algunos: 

  • Listado de indicaciones de peligro:
    • H200: Explosivo inestable.
    • H203: Explosivo; peligro de incendio, de onda expansiva o de proyección.
    • H204: Peligro de incendio o de proyección.
    • H205: Peligro de explosión en masa en caso de incendio.
    • EUH 209: Puede inflamarse fácilmente al usarlo
    • EUH 210: Puede solicitarse la ficha de datos de seguridad.
    • EUH 401: A fin de evitar riesgos para las personas y el medio ambiente, siga las instrucciones de uso.
  • Listado de consejos de prudencia:
    • P101: Si se necesita consejo médico, tener a mano el envase o la etiqueta.
    • P102: Mantener fuera del alcance de los niños.
    • P103: Leer la etiqueta antes del uso.
    • P410 + P412: Proteger de la luz del sol. No exponer a temperaturas superiores a 50 ºC /122 ºF.
    • P411 + P235: Almacenar a temperaturas no superiores a … ºC/…ºF. Mantener en lugar fresco.

c) Otras fuentes de información

Si no se dispone de la Ficha de Datos de Seguridad ni de la etiqueta del producto, se puede consultar la base de datos del catálogo de clasificación y etiquetado de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA)Otras bases de datos de las que se puede obtener información sobre la peligrosidad de las sustancias: Calculador RISKQUIM versión 6.0, GESTIS-Substance Database, Fichas Internacionales de Seguridad Química (FISQ), DEMETER.

2ª Fase: Evaluación de riesgos

La metodología concreta de evaluación de la exposición a agentes químicos está recogida en la Guía Técnica para la evaluación y prevención de los riesgos presentes en los lugares de trabajo relacionados con agentes químicos, basada en el Real Decreto 374/2001.

Existen diferentes metodologías y métodos para realizarla, si bien se pueden englobar en tres grandes grupos: metodologías cualitativas, modelos de estimación y metodologías cualitativas.

CUESTIÓN

¿Cómo empezaremos la primera evaluación sobre los niveles de exposición laboral para conocer si es necesario realizar mediciones?

Para conocer una primera aproximación de los niveles de exposición laboral a sustancias químicas y si fuese preciso realizar mediciones, resulta recomendable empezar con una evaluación simplificada del riesgo por inhalación y de la exposición dérmica a sustancias químicas siguiendo las NTPS 897 (Exposición dérmica a sustancias químicas: evaluación y gestión del riesgo. Año 2011) y 937 (Agentes químicos: evaluación cualitativa y simplificada del riesgo por inhalación (III). Método basado en el INRS. Año 2012) del INSST.

a) Evaluación de la exposición a contaminantes químicos por inhalación

La evaluación de los riesgos derivados de la exposición por inhalación a un agente químico peligroso deberá incluir la medición de las concentraciones del agente en el aire, en la zona de respiración del trabajador, y su posterior comparación con el Valor Límite Ambiental que corresponda, a lo que se adaptará el procedimiento de medición utilizado.

Para ello, la medición tendrá que cumplir los siguientes requisitos:

  • Realizarse en las condiciones habituales de trabajo.
  • El resultado debe corresponder a muestras obtenidas en la zona de respiración del trabajador.
  • El resultado debe corresponder al periodo de tiempo de referencia para el que está definido el valor límite.
  • La forma de expresión del resultado debe ser la misma que la utilizada por el valor límite.
  • Se utilizará una estrategia de medición de fiabilidad similar a la incluida en la Guía Técnica.
  • La estrategia de medición y el procedimiento de medida deberán cumplir la normativa específica, si existe.
  • Los métodos de medición utilizados deberán garantizar la fiabilidad de los resultados.
  • El laboratorio que realice las determinaciones debe tener establecido un sistema de gestión de la calidad.

Excepción: Las mediciones no serán necesarias si el empresario demuestra claramente por otros medios de evaluación que se ha logrado una adecuada prevención y protección. Es decir, situaciones en que la presencia de contaminantes en el ambiente es prácticamente nula, cuando se conoce la identidad de los contaminantes y no son sensibilizantes, carcinógenos, mutagénicos ni tóxicos para la reproducción o cuando la apreciación profesional del técnico considere que dadas las condiciones de trabajo resulta imprescindible la implantación de medidas específicas de prevención dirigidas a reducir la exposición.

3ª Fase: Control de la exposición

Son el conjunto de técnicas y procedimientos aplicables para evitar o disminuir la exposición de los trabajadores a agentes químicos.

Implica implantar o ejecutar acciones eficaces para prevenir riesgos y mantener esta situación a lo largo del tiempo y en cualquier circunstancia.

Estas acciones pueden clasificarse atendiendo al elemento sobre el que actúan:

  • Acciones sobre el agente químico: su objetivo es evitar su presencia.
  • Acciones en el proceso o instalación: su objetivo es eliminar o reducir la emisión al ambiente.
  • Acciones en el local (zona o ambiente de trabajo): su objetivo es mantener la concentración ambiental del agente químico en un valor seguro.
  • Acciones en el método de trabajo: su objetivo es evitar el contacto directo entre el agente químico y el trabajador.

Son preferibles por su mayor fiabilidad los controles técnicos que los basados en la organización del trabajo.

La implantación de cualquier técnica de control requiere la colaboración de especialistas de ramas muy diversas y procedimientos de trabajo que pueden ser complejos.

Las técnicas de control o medidas preventivas irán dirigidas a hacer desaparecer el riesgo, sustituyendo el agente químico por otro peligroso o que lo sea en menor grado y, si ello no es posible, reducirlo al mínimo mediante el aislamiento y el uso de equipos de protección colectiva e individual.

Los procedimientos de medición de la concentración de los agentes químicos en aire, aquí recogidos, se clasifican, según la Norma UNE-EN 482:2012, de requisitos generales relativos al funcionamiento de los procedimientos de medida de los agentes químicos, en función del objeto de la medición a realizar, en:

  • Mediciones de evaluación inicial de la concentración media ponderada en el tiempo. Se utilizan para obtener información cuantitativa básica sobre los niveles de exposición e identificar los riesgos potenciales para la salud y para estimar el riesgo para la salud fundamentado en la posible gravedad del daño y la probabilidad de que se produzca. Pueden determinar si la exposición es significativamente inferior o superior al valor límite de exposición.
  • Mediciones de evaluación inicial de la variación de la concentración en el tiempo y/o en el espacio. Se utilizan para conocer las probables pautas de la concentración de los agentes químicos en el aire, identificar los lugares y períodos de exposición elevada, proporcionar información sobre la localización e intensidad de las fuentes de emisión y estimar la eficacia de la ventilación o de otras medidas técnicas.
  • Mediciones de comparación con los valores límite de exposición profesional y mediciones periódicas. Se utilizan para obtener resultados, de incertidumbre conocida, de la concentración media de un agente químico en el aire en la zona respiratoria del trabajador.

Los métodos de medida pueden ser de lectura directa, pueden emplearse para el control biológico de la exposición, o como informe analítico.

Métodos y equipos de muestreo para la evaluación de riesgos por agentes químicos

Un Método de Toma de Muestras y Análisis (MTA) es un conjunto ordenado de operaciones o procedimientos de trabajo, que permite dar respuesta a un requerimiento de medición específico, tal como determinar la concentración de un agente químico en el aire o en una matriz concreta. En los métodos MTA se pueden diferenciar tres etapas:

  • Toma de muestra.
  • Transporte y almacenamiento.
  • Análisis.

Se distinguen diversas cuestiones a tener en cuenta durante el muestreo. Veremos algunas: 

  • Número mínimo de muestras por jornada. Los resultados del muestreo deben ser representativos de la exposición, por lo que las concentraciones halladas deben corresponderse con las que existen en el puesto de trabajo. Para ello se definen diferentes formas de realizar la medición. El número mínimo de muestras por jornada vendrá fijado por el tiempo de duración individual de las mediciones y la planificación de las mediciones según los modelos que se indican a continuación. Como criterio orientativo, se puede utilizar el que propone la norma UNE-EN 689, válido cuando la exposición es uniforme, es decir que no se esperan fluctuaciones importantes de concentración. El criterio se basa en realizar un número de mediciones que re representen, como mínimo, el 25% del tiempo de exposición, por lo que la hipótesis de que no han ocurrido cambios durante el periodo no muestreado debe ser examinada siempre de forma crítica. Aplicando criterios estadísticos, se puede reducir el número de mediciones de forma que los resultados ofrezcan fiabilidad suficiente. El número mínimo de ellas es función del tipo de medición.
  • Tipos de muestreo en una jornada de trabajo (muestreos tipo A y B). La concentración media ponderada correspondiente a una jornada de trabajo se puede obtener midiendo durante la duración total de la jornada laboral o estimándola a partir de mediciones de duración inferior. La concentración ambiental en un puesto de trabajo varía de forma aleatoria a lo largo de la jornada laboral y de una jornada a otra, y esto es motivado por variaciones no detectables en las condiciones de trabajo, formas de realización de las tareas, tiempos dedicados a cada tarea, corrientes de aire, movimientos de los trabajadores, etc. Los modelos tipo A y B suponen la toma de muestras durante la totalidad de la jornada laboral. Son preferibles a cualquier otro, dado que aportan mayor información sobre la exposición.
    • El tipo A supone la toma de una muestra de duración igual al periodo de exposición.
    • El tipo B implica cubrir el periodo de exposición con dos o más muestras consecutivas. Es el más recomendable, pues permite detectar mejor, en su caso, la contaminación accidental de una muestra y las variaciones de la concentración durante la exposición.
  • Tipos de muestreo sobre una sola muestra (muestreo tipo C).  Los modelos de medición tipo C y D suponen muestrear parte del tiempo total de exposición de la jornada (entre el 70% y el 80% de la jornada) suponiendo que la concentración media del periodo muestreado sea extrapolable a la de la totalidad de la exposición.
    • El muestreo tipo C se refiere a una sola muestra. En los modelos C y D los periodos muestreados son más cortos que la duración diaria de la exposición, de forma que para que estos tipos de muestreo (C y D) sean representativos de la exposición diaria es necesario que durante el periodo de tiempo no muestreado las condiciones sean similares a las del periodo muestreado.
  • Tipos de muestreo sobre varias muestras consecutivas (muestreo tipo D).  Los modelos de medición tipo C y D suponen muestrear parte del tiempo total de exposición de la jornada (entre el 70% y el 80% de la jornada) suponiendo que la concentración media del periodo muestreado sea extrapolable a la de la totalidad de la exposición.
    • El muestreo tipo D se refiere a muestras varias muestras consecutivas.
    • En los modelos C y D los periodos muestreados son más cortos que la duración diaria de la exposición, de forma que para que estos tipos de muestreo (C y D) sean representativos de la exposición diaria es necesario que durante el periodo de tiempo no muestreado las condiciones sean similares a las del periodo muestreado. 
  • Tipos de muestreo de igual duración, de forma aleatoria durante la jornada (muestreo tipo E). El muestreo tipo E se basa en tomar muestras de igual duración, de forma aleatoria durante la jornada. El tratamiento estadístico (distribución lognormal) permite estimar el valor más probable de la media del periodo de exposición y se obtiene de la media geométrica, corrigiéndola con un factor en función del número de muestras disponibles y la desviación estándar geométrica, tal como se explica en la NTP 347: Contaminantes químicos: evaluación de la concentración ambiental. INSST.  Asimismo se obtiene el intervalo de confianza para un nivel de confianza conocido (95%), donde se puede hallar la media. 
  • Tipo de muestreo por ciclos (muestreo tipo F). El muestreo tipo F se basa en el muestreo de ciclos. El ciclo de trabajo es el conjunto de tareas consecutivas que se repite una y otra vez constituyendo la tarea del individuo durante la jornada. Aunque no todos los trabajos son simplificables en ciclos, su determinación puede simplificar el muestreo teniendo en cuenta que teóricamente, la concentración media de un ciclo de trabajo (o mejor la media de varios ciclos) debería aproximarse a la concentración media de la jornada. El muestreo debe abarcar ciclos completos y los ciclos deben comenzar y terminar durante la exposición de la jornada. Si el tiempo mínimo de duración de las muestras es mayor que el de duración del ciclo, se muestrea durante un número entero de ciclos hasta abarcar el tiempo de duración de la muestra. 
  • Equipos de muestreo: Las mediciones de las concentraciones ambientales deben ser de tipo personal, es decir, que el instrumento que mide o recoge muestras debe ser portado por el individuo que trabaja. Se pueden establecer excepciones y aceptar mediciones estáticas (instrumentos instalados en un determinado lugar) cuando lo que se pretende es la confirmación de hipótesis a través de datos aproximados o midiendo en condiciones extremas. O cuando el sistema o el soporte de las muestras lo haga necesario (elutriadores de gran tamaño y caudal, impingers. etc.). El muestreo personal, además de que el instrumental sea portátil y autónomo, debe cumplir el requisito de que el soporte de muestreo, sonda de medición, sensor, etc., esté situado en la zona de respiración del individuo, esto es dentro de una semiesfera de radio 30 cm cuyo centro se halla en el centro de un eje imaginario que une las orejas. En la práctica se traduce en colocarlo en la solapa, lo más cerca posible del cuello. Los equipos que se utilicen para la toma de muestra y el análisis deberán ser conformes con las especificaciones que se indiquen en los métodos de medición y cumplir con los requisitos indicados en las normas que sean de aplicación, y estar adecuadamente calibrados y mantenidos para garantizar que, siempre que se utilicen, su funcionamiento sea correcto para que la incertidumbre de medida no exceda los límites especificados. En el caso de los equipos de lectura directa, la calidad de las mediciones también se apoyará en el establecimiento de un plan de mantenimiento y de calibración interno y/o externo adecuado. Es conveniente que los equipos tengan un responsable que controle su utilización y el estado de correcto funcionamiento, especialmente si se trata de equipos manipulados por varias personas.

Cuando exista normativa específica de aplicación en la medición, el procedimiento de evaluación deberá ajustarse a las condiciones concretas establecidas en aquella y, en caso contrario, tener en cuenta que método de medición deberá proporcionar resultados fiables y válidos y elegir conforme al siguiente orden de prioridades:

  • 1º Normas UNE. Métodos de ensayo publicados para la determinación de contaminantes en aire en los lugares de trabajo y para el control biológico (http://www.aenor.es). (Norma UNE-EN 689:2019. Exposición en el lugar de trabajo. Medición de la exposición por inhalación de agentes químicos. Estrategia para verificar la conformidad con los valores límite de exposición profesional)
  • 2º Métodos del INSST. Métodos de Toma de Muestras y Análisis. Métodos validados y publicados por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.
  • 3º Normas internacionales (ISO) para atmósferas en los lugares de trabajo.
  • 4º Métodos normalizados publicados por instituciones o entidades de reconocido prestigio en la materia (NIOSH, OSHA, HSE, etc.).
  • 5º En ausencia de los anteriores, métodos desarrollados por el propio laboratorio o adoptados de otras fuentes bibliográficas (artículos científicos, libros, publicaciones técnicas) que contengan información suficiente y concisa de cómo realizar los análisis y hayan sido validados apropiadamente antes del uso.

La legislación de PRL no fija los métodos de medición concretos a utilizar, excepto en el caso del análisis (recuento) de fibras de amianto (MTA/MA-051, RD 396/2006).

DOCUMENTACIÓN RELEVANTE

NTP 140: Estadística y mediciones ambientales. INSST. 

NTP 347: Contaminantes químicos: evaluación de la concentración ambiental. INSST. 

NTP 587: Evaluación de la exposición a agentes químicos: condicionantes analíticos. INSST. Año: 2001. 

NTP 406: Contaminantes químicos: evaluación de la exposición laboral (I). INSST.

NTP 553: Agentes químicos: estrategias de muestreo y valoración (I). INSST. Año: 2000.

NTP 555: Agentes químicos: estrategias de muestreo y valoración (III). Año: 2000.

NTP 449: Contaminantes químicos: esquema de decisión para la evaluación de la exposición. INSST.

NTP 679: Análisis modal de fallos y efectos. AMFE.  INSST. Año: 2004. 

Guía Técnica para la evaluación y prevención de los agentes químicos presentes en los lugares de trabajo.

Límites de exposición profesional para agentes químicos en España. (Publicación anual). INSST

Guía Técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relacionados con la exposición durante el trabajo a agentes cancerígenos o mutágenos. Madrid. INSST. 2005.

Ventilación industrial: Manual de recomendaciones prácticas para la prevención de riesgos profesionales. Valencia. Generalitat Valenciana. 1992.

NTP 878. Regulación UE sobre productos químicos (II). Reglamento CLP: aspectos básicos. INSST. Año 2010.

NTP 1145. Fichas Internacionales de Seguridad Química. INSST. Año 2020.

UNE-EN 13205-1:2015 Exposición en el lugar de trabajo. Evaluación del funcionamiento de los muestreadores para la medición de concentraciones de partículas en suspensión en el aire. Parte 1: Requisitos generales.

UNE-EN 838:2010 Exposición en el lugar de trabajo. Procedimientos de medida de gases y vapores que utilizan muestreadores por difusión. Requisitos y métodos de ensayo.

UNE-EN ISO 22065:2020 Aire en el lugar de trabajo. Gases y vapores. Requisitos para la evaluación de procedimientos de medición que utilizan muestreadores por aspiración. (ISO 22065:2019).

UNE-EN ISO 17621:2016 Atmósferas en el lugar de trabajo. Sistemas de medición por tubos detectores de corta duración. Requisitos y métodos de ensayo. (ISO 17621:2015).

UNE-EN ISO 13137:2014 Atmósferas en el lugar de trabajo. Bombas para muestreo personal de los agentes químicos y biológicos. Requisitos y métodos de ensayo. (ISO 13137:2013).

UNE-EN 12919:2000 Atmósferas en el lugar de trabajo. Bombas para el muestreo de los agentes químicos con un caudal volumétrico superior a los 5 l/min. Requisitos y métodos de ensayo.

UNE-EN 13890:2010 Exposición en el lugar de trabajo. Procedimientos para la medida de metales y no metales en partículas en suspensión en el aire. Requisitos y métodos de ensayo.

No hay versiones para este comentario

Concentración
Contaminante
Condiciones de trabajo
Proveedores
Jornada laboral
Medidas de seguridad en el trabajo
Incendios
Prevención de riesgos laborales
Centro de trabajo
Evaluación de riesgos
Residuos
Tramitación telemática
Puesto de trabajo
Daños y perjuicios
Contaminación
Agentes cancerígenos o mutágenos
Incluídos en este concepto

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Valoración de la exposición a agentes químicos

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 26/10/2022

    Las disposiciones relativas a la evaluación de riesgos de la Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, y del Real Decreto 39/1997, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, implican la utilización de valores lími...

  • Métodos y equipos de muestreo para la evaluación de riesgos por agentes químicos

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 11/03/2021

    Un Método de Toma de Muestras y Análisis (MTA) es un conjunto ordenado de operaciones o procedimientos de trabajo, que permite dar respuesta a un requerimiento de medición específico, tal como determinar la concentración de un agente químico e...

  • Contacto con sustancias nocivas y atmósferas peligrosas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 13/07/2021

    El Reglamento General de Normas Básicas de Seguridad Minera, aprobado por Real Decreto 863/1985, establece los criterios básicos generales en materia de seguridad minera, que deben entenderse como mínimo y que serán de aplicación directa en tod...

  • Ventilación general y extracción localizada como sistema de protección colectiva en PRL

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 09/05/2022

    La ventilación general consiste en diluir con aire exterior los contaminantes que contiene el aire interior, pudiendo ser natural o forzada, por impulsión o extracción.La extracción localizada consiste en capturar el contaminante lo más cerca po...

  • Higiene industrial

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 13/05/2022

    La higiene industrial es una técnica no médica de prevención de las enfermedades profesionales (EP), mediante el control del medio ambiente de trabajo de los contaminantes que las producen. La higiene industrial se ocupa de las relaciones y efecto...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados