Fiscalidad en el IRPF de la retribución de los socios profesionales por servicios prestados «en» la sociedad

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Fiscal
  • Fecha última revisión: 22/04/2022

El artículo 27.1 de la LIRPF no se refiere a las actividades que un socio pueda realizar a título individual o al margen de la sociedad, sino a las actividades realizadas por el socio a favor de la sociedad o prestadas por la sociedad por medio de sus socios.

Naturaleza del rendimiento obtenido por el socio profesional «en» la sociedad

Cuando uno de los socios preste servicios profesionales en el seno de una sociedad de capital, a efectos del IRPF, las remuneraciones que obtenga de la sociedad podrán tener la consideración de rendimientos del trabajo o de actividades económicas, según las circunstancias que en cada caso concurran.

La cuestión tiene su punto de partida en el artículo 27.1 de la LIRPF, que, al definir las rentas que tienen el carácter de rendimientos íntegros de actividades económicas en el IRPF, determina lo siguiente:

«1. Se considerarán rendimientos íntegros de actividades económicas aquellos que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

En particular, tienen esta consideración los rendimientos de las actividades extractivas, de fabricación, comercio o prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras, y el ejercicio de profesiones liberales, artísticas y deportivas.

No obstante, tratándose de rendimientos obtenidos por el contribuyente procedentes de una entidad en cuyo capital participe derivados de la realización de actividades incluidas en la Sección Segunda de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas, aprobadas por el Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre, tendrán esta consideración cuando el contribuyente esté incluido, a tal efecto, en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa al citado régimen especial conforme a lo previsto en la disposición adicional decimoquinta de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de ordenación y supervisión de los seguros privados»

La redacción actual de este precepto procede de la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, que añadió este último párrafo con vigencia desde el 1 de enero de 2015 y objetivó con ello las reglas de tributación aplicables a los socios profesionales. No en vano, cuando concurran las circunstancias en él previstas, los rendimientos que obtengan de la sociedad a la que presten servicios tendrán, de manera imperativa, el carácter de rendimientos de actividades económicas a efectos del IRPF, a pesar de que, en realidad, las rentas que un socio obtiene por los servicios que presta «en» la sociedad y con dependencia de estas tengan el mismo carácter que las rentas del trabajo.

Y es que el artículo 27.1 de la LIRPF no se refiere a las actividades que un socio pueda realizar a título individual o al margen de la sociedad, sino a las actividades realizadas por el socio a favor de la sociedad o prestadas por la sociedad por medio de sus socios. Así, en dicha actividad. y a efectos fiscales, con carácter general se distinguen dos relaciones jurídicas:

  • Una establecida entre el socio y la sociedad, conforme a la cual el socio presta servicios a la sociedad y esta le abona una retribución que el socio tendrá que integrar en su IRPF.
  • Otras mantenidas entre la sociedad y el cliente, cuya retribución satisfará el cliente directamente a la sociedad y constituirá una renta de la sociedad, que esta tendrá que integrar en el IS.

Por lo demás, la aplicación de la norma contenida en el tercer párrafo del artículo 27.1 de la LIRPF exigirá la concurrencia de los siguientes requisitos:

a. Que el perceptor de los rendimientos provenientes de la sociedad sea socio de la misma y esté dado de alta como autónomo

Los rendimientos tendrán que provenir de una sociedad en la que el perceptor de los mismos sea socio, con independencia de que tenga también la condición de administrador o no. Además, se exige también que dicho socio esté dado de alta como autónomo, incluido en el RETA o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa a este.

A este respecto, conviene tener presente que, a tenor del artículo 305.2.b) de la LGSS, estarán obligatoriamente incluidos en el RETA «quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad de capital, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de aquella. Se entenderá, en todo caso, que se produce tal circunstancia, cuando las acciones o participaciones del trabajador supongan, al menos, la mitad del capital social»; presumiéndose, salvo prueba en contrario, que existe tal control efectivo de la sociedad cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  • Que, al menos, la mitad del capital de la sociedad para la que preste sus servicios esté distribuido entre socios con los que conviva y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el segundo grado.
  • Que su participación en el capital social sea igual o superior a la tercera parte del mismo.
  • Que su participación en el capital social sea igual o superior a la cuarta parte del mismo, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.

Cuando no concurran estas circunstancias, la Administración podrá, sin embargo, demostrar por cualquier medio de prueba que el sujeto dispone del control efectivo de la sociedad.

b. Que el socio y la sociedad realicen una actividad profesional

La actividad realizada, tanto por la sociedad como por el socio, tendrá que estar incluida en la sección segunda del IAE; esto es, ha de tratarse de una actividad profesional. Y ello a pesar de que la sociedad, conforme a lo previsto en el apartado 3 de la regla 3.º de la Instrucción de aplicación del Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre, por el que se aprueban las tarifas y la instrucción del Impuesto sobre Actividades Económicas, esté matriculada en la sección primera de las tarifas de dicho impuesto; y también con independencia de que el socio esté o no dado de alta efectivamente en algún epígrafe de la sección segunda del IAE por la realización de las actividades de que se trate.

No en vano, la regla 3.ª de dicha Instrucción establece lo siguiente en sus apartados 1 a 3:

«1. Tienen la consideración de actividades económicas cualesquiera actividades de carácter empresarial, profesional o artístico. A estos efectos se considera que una actividad se ejerce con carácter empresarial, profesional o artístico, cuando suponga la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

2. Tienen la consideración de actividades empresariales, a efectos de este Impuesto, las mineras, industriales, comerciales y de servicios, clasificadas en la sección 1.ª de las Tarifas.

3. Tienen la consideración de actividades profesionales las clasificadas en la Sección 2.ª de las Tarifas, siempre que se ejerzan por personas físicas. Cuando una persona jurídica o una Entidad de las previstas en el artículo 33 de la Ley General Tributaria ejerza una actividad clasificada en la sección 2.ª de las Tarifas, deberá matricularse y tributar por la actividad correlativa o análoga de la Sección 1.ª de aquéllas».

A TENER EN CUENTA. El ámbito subjetivo del párrafo tercero del artículo 27.1 de la LIRPF es, por tanto, el de las sociedades dedicadas a la prestación de servicios profesionales. Sin embargo, no se restringe al previsto en la Ley 15/2007, de 15 marzo, de sociedades profesionales. Es más amplio e incluye todas las actividades previstas en la sección segunda del IAE: tanto las sociedades profesionales a que se refiere esa Ley como cualquier otra sociedad no constituida como tal, pero cuyo objeto social comprenda la prestación de servicios profesionales incluidos en la mencionada sección.

c. Que la actividad profesional desarrollada por el socio en la sociedad coincida con los servicios profesionales que constituyan el objeto social

La actividad profesional realizada por el socio en la sociedad debe consistir en la realización de los servicios profesionales que constituyan el objeto social de la entidad; «debiendo entenderse incluidas, dentro tales servicios, las tareas comercializadoras, organizativas o de dirección de equipos, y servicios internos prestados a la sociedad dentro de dicha actividad profesional» (consulta vinculante de la Dirección General de Tributos V0127-21, de 29 de enero de 2021, entre otras).

Cuando se cumplan todas estas condiciones, las rentas que el socio perciba de la sociedad, al margen, en su caso, de su condición de administrador, se calificarán como rendimientos de actividades económicas a efectos del IRPF. De lo contrario, cuando falte alguna de ellas, sus remuneraciones tendrán el carácter de rendimiento del trabajo como procedentes del trabajo personal del socio, a tenor del artículo 17.1 de la LIRFP, que califica como tal las contraprestaciones o utilidades derivadas «directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas».

RESOLUCIONES ADMINISTRATIVAS

Consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (V0127-21), de 29 de enero de 2021

Asunto: consideración de la retribución del socio por los servicios prestados «en» la sociedad como rendimiento de actividades económicas a efectos del IRPF, de conformidad con el párrafo tercero del artículo 27.1 de la LIRPF.

«Cuando se cumplan los requisitos relativos a la actividad, tanto de la entidad como del socio, los servicios prestados por aquél a su sociedad, al margen, en su caso, de su condición de administrador, únicamente podrán calificarse en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como rendimientos de actividad económica si el socio estuviera dado de alta en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa al citado régimen especial, y en consecuencia las retribuciones satisfechas por dichos servicios tendrían la naturaleza de rendimientos de actividades económicas.

En caso contrario, la calificación de tales servicios deberá ser la de trabajo personal, al preverlo así el artículo 17.1 de la LIRPF al determinar que tienen tal consideración las contraprestaciones o utilidades que deriven "del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas".

Pasando al análisis del presente caso, debe indicarse que el requisito relativo a la actividad se cumple en los socios, por lo que en caso de cumplirse el requisito relativo a su inclusión por dichas actividades en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa al citado régimen especial, las retribuciones satisfechas por dichos servicios tendrían la naturaleza de rendimientos de actividades económicas.

Las conclusiones anteriores no quedan desvirtuadas, como se indicó en la consulta V0273-16, por el hecho de que el titular de la relación jurídica establecida con el cliente sea la sociedad, de tal forma que la persona que actúa jurídicamente como agente o corredor de seguros sea la sociedad y no el socio, ya que la sociedad ejerce su actividad de mediación a través del socio, que desarrolla materialmente las tareas propias del contenido de dicha actividad, aunque no ostente la posición de mediador, al actuar el socio en nombre y por cuenta de la sociedad».

Consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (V0180-22), de 4 de febrero de 2022

Asunto: calificación como rendimientos de actividades económicas a efectos del IRPF de las remuneraciones abonadas a uno de sus socios por una sociedad dedicada a la prestación de servicios financieros y contables, al cumplirse los requisitos previstos en el artículo 27.1 de la LIRPF, y sus consecuencias.

«En el presente caso, concurren ambos requisitos —actividad y régimen de afiliación a la Seguridad Social— en el socio a que se refiere el escrito de consulta, por lo que las retribuciones satisfechas al citado socio por dichos servicios tendrán la naturaleza de rendimientos de actividades profesionales y, en consecuencia, tendrá que cumplir con las obligaciones formales establecidas para contribuyentes que ejerzan actividades profesionales».

CUESTIONES

1. Si un socio percibe retribuciones de la sociedad de capital, tanto por los servicios profesionales que presta en su seno como por los efectuados en su condición de administrador, ¿qué naturaleza tendrán sus rendimientos a efectos del IRPF?

Por lo que se refiere a las rentas que perciba por los servicios prestados «en» la sociedad, esto es, dentro de la misma, tendrán la consideración de rendimientos de actividades económicas a efectos del IRPF cuando se cumplan todas las condiciones que exige el párrafo tercero del artículo 27.1 de la LIRPF:

1. Que sea autónomo incluido en el RETA o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa a este.

2. Que tanto su actividad como la de la sociedad que paga las rentas consista en la prestación de servicios profesionales incluidos en la sección segunda del IAE.

3. Que la actividad profesional que el socio desarrolla en el seno de la sociedad forme parte del objeto social de esta.

En caso contrario, es decir, si, por ejemplo, no presta sus servicios profesionales como autónomo o la actividad de la sociedad tiene naturaleza empresarial, sus rendimientos serán rentas del trabajo conforme al artículo 17.1 de la LIRPF.

Las retribuciones que perciba por los servicios que preste como administrador, inherentes a tal cargo, tienen una naturaleza y un tratamiento independiente frente a los anteriores. Serán, en todo caso, rendimientos del trabajo, a tenor del artículo 17.2.e) de la LIRPF.

2. Si un abogado dado de alta en el RETA presta servicios profesionales en el seno de una sociedad dedicada a la asesoría fiscal, mercantil y contable, que está dada de alta en el epígrafe 842 de la sección primera del IAE, ¿los rendimientos que perciba de la sociedad serán rendimientos del trabajo o de actividades económicas a efectos del IRPF?

A pesar de que la sociedad esté matriculada en la Sección Primera del IAE conforme a la regla 3º.3 de la Instrucción de aplicación del Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre; tanto el socio como la sociedad desarrollarían una actividad profesional en los términos a que se refiere el párrafo tercero del artículo 27.1 de la LIRPF. Por lo tanto, si concurren el resto de requisitos que exige ese precepto, las retribuciones percibidas por el abogado tendrán el carácter de actividad económica a efectos del IRPF.

Porcentaje de retención aplicable a la retribución del socio profesional por servicios prestados «en» la sociedad

El porcentaje de retención aplicable sobre la retribución percibida por los socios que presten servicios profesionales «en» la sociedad de capital dependerá de la calificación que tales rendimientos reciban a efectos del IRPF:

a. Retribución considerada como rendimiento de la actividad económica

Si las remuneraciones percibidas por el socio profesional constituyen un rendimiento de la actividad económica por concurrir los requisitos exigidos en el tercer párrafo del artículo 27.1 de la LIRPF, se tratará de rentas sujetas a retención o ingreso a cuenta de acuerdo con el artículo 75.1.c) del RIRPF y su pagador, la propia sociedad de capital en la que participa el socio, como persona jurídica que es, estará obligada a practicar retención o ingreso a cuenta conforme al artículo 76.1.a) del RIRPF. Por lo tanto, deberá practicarse la oportuna retención o ingreso a cuenta sobre las retribuciones que el socio perciba por este concepto. 

Con carácter general, procederá un tipo de retención del 15 o del 7 por ciento en caso de inicio de actividades profesionales, en los términos que señala el artículo 101.5.a) de la LIRPF y el artículo 95 del RIRPF. En concreto, este último precepto establece:

«Cuando los rendimientos sean contraprestación de una actividad profesional, se aplicará el tipo de retención del 15 por ciento sobre los ingresos íntegros satisfechos.

No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, en el caso de contribuyentes que inicien el ejercicio de actividades profesionales, el tipo de retención será del 7 por ciento en el período impositivo de inicio de actividades y en los dos siguientes, siempre y cuando no hubieran ejercido actividad profesional alguna en el año anterior a la fecha de inicio de las actividades.

Para la aplicación del tipo de retención previsto en el párrafo anterior, los contribuyentes deberán comunicar al pagador de los rendimientos la concurrencia de dicha circunstancia, quedando obligado el pagador a conservar la comunicación debidamente firmada.

El tipo de retención será del 7 por ciento en el caso de rendimientos satisfechos a:

a) Recaudadores municipales.

b) Mediadores de seguros que utilicen los servicios de auxiliares externos.

c) Delegados comerciales de la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado.

Estos porcentajes se reducirán en un 60 por ciento cuando los rendimientos tengan derecho a la deducción en la cuota prevista en el artículo 68.4 de la Ley del Impuesto».

b. Retribución considerada como rendimiento del trabajo

Cuando las rentas que perciba el socio por su actividad profesional «en» la sociedad tengan el carácter de rendimientos del trabajo conforme al artículo 17.1 de la LIRPF, se aplicará el tipo de retención que proceda conforme a las reglas del artículo 101.1 de la LIRPF y de los artículos 80 y siguientes del RIRPF.

En particular, a la base para el cálculo de la retención a que se refiere el artículo 83 del RIRPF se le aplicarán los tipos que se indican en la escala recogida en el artículo 101.1 de la LIRPF:

Base para calcular el tipo de retención

Hasta euros

Cuota de retención

Euros

Resto base para calcular el tipo de retención

Hasta euros

Tipo aplicable

Porcentaje

0,00

0,00

12.450,00

19,00

12.450,00

2.365,50

7.750,00

24,00

20.200,00

4.225,50

15.000,00

30,00

35.200,00

8.725,50

24.800,00

37,00

60.000,00

17.901,50

240.000,00

45,00

300.000,00

125.901,50

En adelante

47,00

La cuantía resultante se minorará en el importe derivado de aplicar al importe del mínimo personal y familiar para calcular el tipo de retención a que se refiere el artículo 84 del RIRPF, la escala prevista en la tabla anterior, sin que pueda resultar negativa.

Finalmente, el tipo de retención será el resultante de multiplicar por 100 el cociente obtenido de dividir la cuota de retención por la cuantía total de las retribuciones a que se refiere el artículo 83.2 del RIRPF y se expresará con dos decimales.

Ahora bien, con carácter general, no se practicará retención sobre los rendimientos de trabajo cuando su cuantía no supere el importe anual establecido en la tabla recogida en el artículo 81.1 del RIRPF, en función del número de hijos y otros descendientes y de la situación del contribuyente:

Situación del contribuyente

N.º de hijos y otros descendientes

0

-

Euros

1

-

Euros

2 o más

-

Euros

1.ª Contribuyente soltero, viudo, divorciado o separado legalmente

-

15.947

17.100

2.ª Contribuyente cuyo cónyuge no obtenga rentas superiores a 1.500 euros anuales, excluidas las exentas

15.456

16.481

17.634

3.ª Otras situaciones

14.000

14.516

15.093

RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA

Consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (V0542-20), de 6 de marzo de 2020

Asunto: retención aplicable en caso de socio que presta servicios profesionales a la sociedad y a la vez sea administrador.

«En lo que respecta al tipo de retención, de tratarse de retribuciones satisfechas por la sociedad por la prestación por los socios de servicios que tienen la calificación a efectos del IRPF de rendimientos de trabajo, les resultarán de aplicación los tipos de retención previstos para dichos rendimientos en el artículo 80 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo (BOE de 31 de marzo), y en concreto el que resulte de las reglas establecidas en el artículo 86 del mismo. En caso de tratarse de rendimientos de actividades profesionales, las retenciones aplicables serán las establecidas para dichos rendimientos en el artículo 101.5 de la LIRPF.

Por último, el tipo de retención aplicable a las retribuciones percibidas por el ejercicio de las funciones propias del cargo de administrador será del 35 o del 19 por ciento de acuerdo con lo previsto en el artículo 80.1.3º del citado Reglamento. No obstante, dado que según manifiesta en su escrito la función de administrador no es retribuida, tales tipos de retención no serían aplicables».

La valoración de los servicios prestados por el socio profesional

Con independencia de la naturaleza que corresponda a la retribución por los servicios profesionales prestados por el socio profesional «en» la sociedad a efectos del IRPF, en estas operaciones existe una vinculación entre el perceptor y el pagador de la renta, por lo que la valoración de los servicios prestados habrá de ajustarse a lo previsto en el artículo 41 de la LIRPF:

«La valoración de las operaciones entre personas o entidades vinculadas se realizará por su valor normal de mercado, en los términos previstos en el artículo 16 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades».

La remisión que el precepto realiza al artículo 16 de la LIS debe entenderse a día de hoy realizada al artículo 18 de dicha norma, que considera como personas o entidades vinculadas, entre otras, a una entidad y a sus socios o partícipes, siempre que su participación sea igual o superior al 25 por ciento.

RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA

Consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (V0712-21), de 25 de marzo de 2021

Asunto: valoración de la retribución por los servicios prestados por el socio.

«A efectos de valorar la retribución correspondiente a dichos servicios distintos de los correspondientes al cargo de administrador, debe tenerse en cuenta que el artículo 41 de la LIRPF establece que "La valoración de las operaciones entre personas o entidades vinculadas se realizará por su valor normal de mercado, en los términos previstos en el artículo 16 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades", referencia que debe entenderse efectuada a partir de 1 de enero de 2015 al artículo 18 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (BOE de 28 de noviembre)».

Por lo tanto, el valor de mercado aplicable a estas operaciones se determinará, en general, en los términos que prevé el apartado cuarto del mencionado artículo 18 de la LIS. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el apartado sexto recoge una previsión específica para los supuestos de prestación de servicios profesionales por parte de un socio profesional persona física a una entidad vinculada, según la cual el contribuyente podrá considerar que el valor convenido coincide con el valor de mercado cuando se cumplan los siguientes requisitos

  • Que más del 75 por ciento de los ingresos de la entidad procedan del ejercicio de actividades profesionales y cuente con los medios materiales y humanos adecuados para el desarrollo de la actividad.
  • Que la cuantía de las retribuciones correspondientes a la totalidad de los socios profesionales por la prestación de servicios a la entidad no sea inferior al 75 por ciento del resultado previo a la deducción de las retribuciones correspondientes a la totalidad de los socios profesionales por la prestación de sus servicios.
  • Que la cuantía de las retribuciones correspondientes a cada uno de los socios profesionales cumpla los siguientes requisitos:
    • Que se determine en función de la contribución efectuada por estos a la buena marcha de la entidad, siendo necesario que consten por escrito los criterios cualitativos y/o cuantitativos aplicables.
    • Que no sea inferior a 1,5 veces el salario medio de los asalariados de la entidad que cumplan funciones análogas a las de los socios profesionales de la entidad. En ausencia de estos últimos, la cuantía de las citadas retribuciones no podrá ser inferior a 5 veces el IPREM. Ahora bien, el incumplimiento de este requisito en relación con alguno de los socios profesionales no impedirá la aplicación de lo previsto el artículo 18.6 de la LIS a los restantes socios profesionales.

RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA

Consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (V3558-16), de 3 de agosto de 2016

Asunto: valoración de las prestaciones de servicios realizadas por un socio profesional persona física a una entidad vinculada.

«De conformidad con lo anterior, el artículo 18.6 de la LIS se limita a señalar que la valoración de mercado en los casos de prestaciones de servicios por un socio profesional persona física a una entidad vinculada, en la medida en la que se cumplan determinados requisitos, será el valor convenido por las partes. Dentro de estos requisitos se encuentran, entre otros, los dispuestos en las letras b) y c) del artículo 18.6 de la LIS, los cuales se deben de cumplir en sus propios términos, sin que sea posible prorratearlos en función del tiempo de dedicación del socio a la actividad de la entidad.

No cumpliéndose los requisitos establecidos en el artículo 18.6 de la LIS, "Las operaciones efectuadas entre personas o entidades vinculadas se valorarán por su valor de mercado", tal y como establece el artículo 18.1 de la LIS. Entre estas operaciones vinculadas se encuentran las realizadas entre una entidad y sus socios, siempre que tengan una participación igual o superior al 25%. En tal caso, para la determinación del valor de mercado se aplicará cualquiera de los métodos recogidos en el apartado 4 del artículo 18 de la LIS».

No hay versiones para este comentario

Actividades profesionales
Rendimientos de actividades económicas
Socio profesional
Rendimientos del trabajo
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Actividad económica IRPF
Impuesto sobre Actividades Económicas
Mutualidades de previsión social
Sociedad de capital
Actividades económicas
Prestación de servicios
Capital social
Rendimientos íntegros de actividades económicas
Régimen especial de trabajadores autónomos
Trabajador autónomo
Objeto social
Contraprestación
Sociedad Profesional
Rendimientos de las actividades extractivas
Persona jurídica
Persona física
Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas
Prueba en contrario
Medios de prueba
Consanguinidad
Parentesco
Actividades empresariales
Valor de mercado
Actividades clasificadas
Corredores de seguros
Relación jurídica
Servicios financieros
Afiliación a la Seguridad Social
Impuesto sobre sociedades
Alta en el RETA
Personas o entidades vinculadas
Período impositivo
Mínimo personal y familiar
Deducciones en la cuota
Sociedad estatal

RDLeg. 8/2015 de 30 de Oct (TR. Ley General de la Seguridad Social -LGSS-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 261 Fecha de Publicación: 31/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 02/01/2016 Órgano Emisor: Ministerio De Empleo Y Seguridad Social

LEY 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio. VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 285 Fecha de Publicación: 29/11/2006 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2007 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades. VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 288 Fecha de Publicación: 28/11/2014 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2015 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

RDLeg. 1175/1990 de 28 de Sep (Tarifas e instrucción del Impuesto sobre Actividades Económicas) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 234 Fecha de Publicación: 29/09/1990 Fecha de entrada en vigor: 19/10/1990 Órgano Emisor: Ministerio De Economia Y Hacienda

REAL DECRETO 439/2007, de 30 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y se modifica el Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones, aprobado por Real Decreto 304/2004, de 20 de febrero. VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 78 Fecha de Publicación: 31/03/2007 Fecha de entrada en vigor: 01/04/2007 Órgano Emisor: Ministerio De Economia Y Hacienda

Ley 26/2014 de 27 de Nov (Se modifican la Ley 35/2006 del IRPF, el TR de la Ley del IRNR (aprobado por rdleg 5/2004), y otras normas tributarias) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 288 Fecha de Publicación: 28/11/2014 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2015 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Ley 30/1995 de 8 de Nov (Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 268 Fecha de Publicación: 09/11/1995 Fecha de entrada en vigor: 10/11/1995 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados