Gastos cuya deducibilidad es controvertida o da lugar a discrepancias para los autónomos

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Fiscal
  • Fecha última revisión: 04/06/2020

Distinguimos:

  • Gastos de autónomos que trabajan desde casa.
  • Otros gastos cuya deduciblidad es controvertida.

I. Gastos de autónomos que trabajan desde casa

a) Vivienda

¿Puede el autónomo deducir el alquiler de la vivienda?

Sí, puede deducirse la parte proporcional del importe del alquiler en el IRPF, y el IVA soportado exclusivamente en la parte que se dedique a negocio. Para ello han de cumplirse una serie de requisitos:

  • En primer lugar, el autónomo debe poner en conocimiento de la Agencia Tributaria a través de los modelos 036 y 037 en qué espacio desarrolla su actividad, esto es, debe "afectar" esa vivienda a la actividad que desarrolla. En estos modelos tendrá que especificar los metros cuadrados de la vivienda que dedica al negocio; lo habitual es que se dediquen una o dos habitaciones, entorno al 15-30% de la vivienda; el 30% suele ser el máximo que acepta la Agencia Tributaria, pero si el autónomo dedica mayor porcentaje de superficie y puede probarlo no habría inconveniente en que la afectación fuese mayor.
  • Es imprescindible también que el contrato esté a nombre del autónomo, y que el casero le expida dos facturas (o una en la que aparezca desglosado) una con IVA (ya que el alquiler de locales para negocios se grava con este impuesto) y otra sin el, que el autónomo ha de incluir en sus libros contables. 

 

Y si la vivienda es de su propiedad ¿puede deducir la hipoteca?

Si el autónomo está pagando una hipoteca sobre la vivienda afecta a la actividad podrá deducirse este gasto aplicando la misma regla proporcional, hasta un máximo del 30%, a menos que pruebe que realmente destina al negocio una superficie mayor de la vivienda. Es importante señalar que no solo puede deducirse los intereses de la hipoteca, sino también las amortizaciones por el desgaste del inmueble, además de otros gastos asociados como los gastos del seguro de hogar e incluso los impuestos locales como el IBI. 

Conviene aquí hacer una aclaración importante respecto a aquellos casos en los que el autónomo por haber firmado una hipoteca con anterioridad al 1 de enero de 2013, esté aplicando la "Deducción por vivienda habitual". En estos supuestos si, por ejemplo, la vivienda está afecta al 30%:

  • Se desgravaría vía "deducción por vivienda habitual" el 70% de los gastos derivados de la hipoteca. Recordemos aquí que esta deducción permite deducirse el 15% de los gastos  que se considera que forman parte de la base de la deducción, con un límite máximo de 9.040 euros anuales, a saber:
    • Cantidades satisfechas para la adquisición o rehabilitación de la vivienda, incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del adquirente.
    • En el caso de financiación ajena, la amortización, los intereses, el coste de los instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés variable de los préstamos hipotecarios regulados en el artículo decimonoveno de la Ley 36/2003, de 11 de noviembre, de medidas de reforma económica, y demás gastos derivados de la misma.
  • Se desgravaría vía "gastos de la actividad" el 30% de:
    • Los intereses como gasto financiero de la actividad.
    • Las amortizaciones anuales del 30% del valor del inmueble
    • (Además del 30% de los gastos en suministros, que veremos a más adelante).

En en estos casos parece que resulta pregunta obligada la siguiente, ¿si tengo una hipoteca firmada antes de 1 de enero de 2013, me compensa afectar a la actividad la vivienda?

La repuesta es que depende, parece obvio que resultaría beneficioso en el supuesto en que los gastos anuales superen ese máximo de 9.040 euros al que hacíamos referencia, de modo que si por ejemplo tenemos unos gastos por vivienda susceptibles de ser deducibles tanto vía deducción por vivienda habitual como vía gastos de la actividad de 15.000 euros, es evidente que si no declaramos ningún porcentaje de afección de nuestra actividad a la vivienda dejaríamos de deducirnos el 30% de esa diferencia (15.000 -9.040 = 5.960?), esto es, 1.788 euros.

Otra cuestión a valorar a la hora de decidir si afectar o no la vivienda es si tenemos en mente venderla en un futuro, y ¿por qué? pues porque cuando vendo una vivienda y obtengo un beneficio (diferencia entre precio de adquisición y de venta -o normalmente el de las tablas oficiales si este es inferior), hay que tributar en IRPF por esa ganancia; sin embargo existe una exención fiscal que exime de tributar por esa ganancia en aquellos casos en los que el beneficio se obtenga por la venta de vivienda habitual y además este se reinvierta en la compra de otra vivienda. 

  • ¿Que ocurre en este supuesto si he afectado la vivienda, por ejemplo, en un 30%? Pues que ese 30% ya no tiene la consideración de vivienda habitual y por tanto tendría que tributar por el 30% de la ganancia obtenida.

 

¿Y si la vivienda está en régimen de gananciales?

A este respecto se ha pronunciado de forma clara la Dirección General de Tributos en su reciente Resolución Vinculante V2310-18 de 07 de Agosto de 2018, señalando que "en caso de que el cónyuge empresario o profesional utilice en desarrollo de su actividad bienes gananciales, el artículo 29 de la Ley del Impuesto establece la consideración como elementos patrimoniales afectos en su totalidad a la actividad económica del cónyuge empresario de los elementos comunes a ambos cónyuges, aunque uno de ellos no desarrolle la actividad. Como consecuencia de dicha regla de afectación, el artículo 30.2.3ª, establece que la utilización de bienes o derechos gananciales por el cónyuge empresario o profesional en el desarrollo de su actividad, no dará lugar a gasto deducible en éste ni a rendimiento de capital en el otro cónyuge, por la cesión de uso efectuada sobre la parte del bien correspondiente a ese otro cónyuge.

En consecuencia, en el supuesto consultado, los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad se deben computar en su totalidad, aunque sólo correspondan a la titularidad del cónyuge empresario o profesional en un 50%, tanto para la deducción de los gastos correspondientes a la titularidad de la vivienda, como los correspondientes a los suministros".

¿Y si la copropiedad fuese con otra persona?

En este caso sí habría que ponerlos en proporción a la participación que se tenga en la propiedad del inmueble. 

b) Suministros

La reciente Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, pone un punto y aparte a la multitud de controversias que hasta el momento había venido generando la deducibilidad de determinados gastos para aquellos autónomos que trabajan desde casa, especialmente en lo referido a los gastos de suministros que se destinan a la actividad profesional, fijándose un porcentaje objetivo la parte de los gastos en suministros que se destinan a la actividad profesional, solventando los problemas que se producen en la práctica a la hora de determinar los criterios para su cuantificación o los factores que la acreditan. 

Esta Ley dedica el Título V a "medidas para clarificar la fiscalidad de los trabajadores autónomos", y su artículo 11 en concreto, a aclarar la deducibilidad en el IRPF de los gastos suministros de la vivienda parcialmente afecta a la actividad económica, y la de los gastos de manutención incurridos en el desarrollo de la actividad.

Así, tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa:

  • En los casos en que el contribuyente afecte parcialmente su vivienda habitual (esta afectación se comunica a la AEAT vía modelos 036 y 037 como hemos apuntado anteriormente) al desarrollo de la actividad económica, los gastos de suministros de dicha vivienda, tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet, en el porcentaje resultante de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

* Es importante establecer una diferenciación de estos gastos de suministros con los gastos propios de la titularidad de la vivienda a los que nos hemos referido más arriba como amortizaciones, IBI, comunidad de propietarios, etc..., ya que estos sí resultan deducibles en proporción a la parte de la vivienda destinada al desarrollo de la actividad y al porcentaje de titularidad en el inmueble que tiene el autónomo. Esta diferenciación se justifica por la propia naturaleza de los suministros, en la medida en que estos no admiten el mismo criterio de reparto, puesto que varían en función del consumo y, por lo tanto, el mismo se debe imputar a la actividad en proporción a la parte que quede acreditado que se destina a la actividad profesional.

* Esta previsión se traduce en que el autónomo que trabaje desde casa solo se podrá desgravar el 30% de los gastos en suministros sobre el % de la vivienda destinada a la actividad económica del autónomo, y no el 30% de los gastos de suministros.

* Ejemplo del cálculo del importe deducible por estos gastos aportado por la AEAT: La vivienda habitual de un contribuyente tiene 100 m². El contribuyente afecta a la actividad económica que desarrolla 40 m². Los gastos anuales por suministros ascienden a 5.000 euros.

- Proporción de la vivienda habitual afecta: 40 m² / 100 m² = 40%

- Porcentaje de deducción = 30% x 40% = 12%

- Gastos deducibles: 5.000 euros x 12% = 600 euros.

¿Qué ocurre en el caso del IVA?

En el caso del IVA no se contempla la posibilidad de deducción parcial de los gastos de suministros cuando la vivienda esté afecta solo en parte a la actividad; así, a diferencia de lo que ocurre IRPF (si bien con la excepción de los bienes de inversión cuyo IVA si es deducible de acuerdo con lo previsto en artículo 108 de la LIVA) para poder deducirse el IVA soportado se exige la afectación exclusiva a la actividad de los bienes y servicios.

 

CASOS PRÁCTICOS

 

 

 

 

No hay versiones para este comentario

Hipoteca
Vivienda habitual
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Actividades económicas
Impuesto sobre el Valor Añadido
Empresario individual
Modelo 036 - 037. Declaración censal
I.V.A soportado
Impuesto sobre Bienes Inmuebles
Libros contables
Actividades profesionales
Gastos deducibles
Impuestos locales
Seguro de hogar
Base de deducción
Cobertura de riesgos
Variabilidad del interés
Gastos financieros
Tipos de interés
Préstamo hipotecario
Trabajador autónomo
Exenciones fiscales
Sociedad de gananciales
Elementos comunes
Bienes gananciales
Afectación de elementos patrimoniales
Gastos de manutención
Rendimientos del capital
Copropiedad
Condominio
Rendimiento neto en estimación directa
Electricidad
Comunidad de propietarios
Porcentaje de deducción
Bienes de inversión
Rendimientos netos
Incluídos en este concepto

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados