Requisito de habitualidad de la actividad económica que se exige al trabajador autónomo para la inclusión en el RETA

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 30/10/2017

La normativa (tanto el histórico Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, en su momento, como la vigente Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajador autónomo), no concretan ningún umbral económico para la obligación de darse de alta en el RETA. No obstante, la jurisprudencia, viene estimando la superación del umbral del SMI (salario mínimo interprofesional), percibido en el año natural, como indicador de la misma.

 

NOVEDADES PENDIENTES DE LEGISLAR

La D.A. 4ª, Ley 6/2017 de 24 de Oct (Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo), ordena que en el ámbito de la Subcomisión para el estudio de la reforma del Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos constituida en el Congreso de los Diputados, y oídos los representantes de los trabajadores autónomos, se procederá a la determinación de los diferentes elementos que condicionan el concepto de habitualidad a efectos de la incorporación a dicho régimen. En particular, se prestará especial atención a los trabajadores por cuenta propia cuyos ingresos íntegros no superen la cuantía del salario mínimo interprofesional, en cómputo anual. SIN HABERSE CONCRETADO HASTA EL MOMENTO UN UMBRAL MÍNIMO DE INGRESOS PARA LA COTIZACION OBLIGATORIA AL RETA

 

Requisito de habitualidad de la actividad económica que se exige al trabajador autónomo para la inclusión en el RETA

Repaso a la normativa anterior al actual Estatuto del Trabajador Autónomo

En la legislación “clásica” sobre el RETA compuesta principalmente por el Decreto 2530/1970, de 20 de agosto (trabajo), por el que se regula el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, y la Orden de 24 de septiembre de 1970 (trabajo) por la que se dictan normas para aplicación y desarrollo del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, únicamente encontramos tres referencias sobre el concepto de habitualidad:

1.- El apdo. 2, art. 1, Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, cuando especifica: “La habitualidad para los trabajadores que se ocupen en trabajos de temporada quedará referida a la duración normal de ésta”, refiriéndose a la habitualidad en el trabajo de temporada e identificándola con la duración normal de la campaña.

2.- El apdo. 3, art. 1, Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, establece: “Se presumirá, salvo prueba en contrario, que en el interesado concurre la condición de trabajador por cuenta propia o autónomo a efectos de este régimen especial si el mismo figura integrado sindicalmente como tal u ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietario, usufructuario u otro concepto análogo”, la norma, presume concurrencia de habitualidad cuando se ejerce la actividad con un establecimiento abierto al público.

3.- El párrafo segundo del artículo 1 Orden de 24 de septiembre de 1970, que trata el concepto de trabajador por cuenta propia o autónomo, especifica: “En caso de que se suspenda temporalmente el ejercicio de la actividad a que se refiere el número anterior, por incapacidad debida a enfermedad o accidente, se entenderá que subsiste la habitualidad durante los períodos que no excedan que se haya iniciado la indicada suspensión. La habitualidad para los trabajadores que se ocupen en trabajos de temporada quedará referida a la duración normal de ésta”, aquí, para los casos de incapacidad temporal, se entiende que persiste la habitualidad, pese a no trabajarse, hasta el último día del segundo mes natural siguiente a aquel en que se inicia el proceso de incapacidad temporal.

Estatuto del Trabajador Autónomo y requisito de habitualidad en el RETA

El requisito de ejercicio con habitualidad de la actividad por cuenta propia es esencial para la existencia de un trabajador por cuenta propia o autónomo a efectos del alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores Autónomos, hasta el punto de su presencia en la definición de trabajador autónomo que la disposición final décima de la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, y la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo, con el fin de crear una nueva figura a tiempo parcial dentro del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, han aportado al decir: “[…] personas físicas que REALICEN DE FORMA HABITUAL, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena. Independientemente de que dicha actividad autónoma o por cuenta propia se realice a tiempo completo o parcial […]”

De este modo en el citado art. 1, Ley 20/2007, de 11 de julio, por la que se aprueba el Estatuto del Trabador Autónomo se señala, en parecidos términos al art. 1.1, Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, la habitualidad exigible al fijarse el concepto de trabajador por cuenta propia o autónomo a efectos de su inclusión en el Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores Autónomos, sin precisar de manera completa el alcance del requisito de habitualidad de la actividad económica que se exige al trabajador autónomo para su inclusión en este Régimen. Esta falta de precisión normativa tanto del Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, en su momento, como de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajador autónomo, en la actualidad, debe se de suplida por la jurisprudencia, que viene estimando la superación del umbral del SMI (salario mínimo interprofesional), percibido en el año natural, como indicador de la misma. Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 406/1997, 29-10-1997

Habitualidad y ejercicio a tiempo parcial de la actividad autónoma

Como se desarrolla en el tema " Trabajador autónomo a tiempo parcial " la D.F. 10ª, Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, ha modifica la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo, creando una nueva figura dentro del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, el ya denominado coloquialmente “autónomo a tiempo parcial”. A pesar de que esta figura no se consideró inicialmente en el Estatuto del trabajo autónomo se ha introducido en ese texto legal, quedando clara la intención del legislador de que la habitualidad no se verá afectada con el ejercicio a tiempo parcial de la actividad autónoma,

La "habitualidad" en la doctrina judicial

La doctrina judicial ha delimitado el alcance la nota de habitualidad, identificando este concepto con la nota de profesionalidad, como actividad continuada, sin precisarse que sea el medio fundamental de vida. Las Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 406/1997, 29-10-1997 o 14 de febrero de 2002 se pronuncian sobre el alcance del requisito de habitualidad del trabajo autónomo a partir del nivel de ingresos en orden al encuadramiento en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (1).

SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL COMO CRITERIO PARA EL ENCUADRAMIENTO EN EL RÉGIMEN ESPECIAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL DE TRABAJADORES AUTÓNOMOS

La STS de 29/10/1997 (R. 406/1997), sentó este umbral para el caso concreto de los subagentes de seguros: "[...] El criterio del montante de la retribución es apto para apreciar el requisito de la habitualidad. Como ha señalado la jurisprudencia contencioso-administrativa (STS 21-12-1987 y 2-12-1988) tal requisito hace referencia a una práctica de la actividad profesional desarrollada no esporádicamente sino con una cierta frecuencia o continuidad. A la hora de precisar este factor de frecuencia o continuidad puede parecer más exacto en principio recurrir a módulos temporales que a módulos retributivos, pero las dificultades virtualmente insuperables de concreción y de prueba de las unidades temporales determinantes de la habitualidad han inclinado a los órganos jurisdiccionales a aceptar también como indicio de habitualidad al montante de la retribución. Este recurso al criterio de la cuantía de la remuneración, que por razones obvias resulta de más fácil cómputo y verificación que el del tiempo de dedicación, es utilizable además, teniendo en cuenta el dato de experiencia de que en las actividades de los trabajadores autónomos o por cuenta propia el montante de la retribución guarda normalmente una correlación estrecha con el tiempo de trabajo invertido. Así ocurre en concreto, respecto de los subagentes de seguros, cuya retribución depende estrechamente del tiempo de trabajo dedicado a la formación, gestión y mantenimiento de la cartera de clientes. A la afirmación anterior debe añadirse que LA SUPERACIÓN DEL UMBRAL DEL SALARIO MÍNIMO PERCIBIDO EN UN AÑO NATURAL PUEDE SER UN INDICADOR ADECUADO DE HABITUALIDAD. Aunque se trate de una cifra prevista para la remuneración del trabajo asalariado, el legislador recurre a ella con gran frecuencia como umbral de renta o de actividad en diversos campos de la política social, y específicamente en materia de Seguridad Social, de suerte que en la actual situación legal resulta probablemente el criterio operativo más usual a efectos de medir rentas o actividades. La superación de esta cifra, que está fijada precisamente para la remuneración de una entera jornada ordinaria de trabajo, puede revelar también en su aplicación al trabajo por cuenta propia -y, en concreto, al trabajo de los subagentes de seguros-, la existencia de una actividad realizada con cierta permanencia y continuidad, teniendo además la ventaja, como indicador de habitualidad del trabajo por cuenta propia, de su carácter revisable. La conclusión del razonamiento es que la sentencia impugnada ha dado una respuesta correcta a la cuestión controvertida. La sentencia de contraste, que ha incluido en el requisito de habitualidad la exigencia de que la actividad del subagente de seguros constituya también su medio de vida, no se ajusta en cambio a derecho. La valoración de lo que la actividad realizada pueda significar económicamente para el asegurado es un dato subjetivo que, aparte razones de interpretación gramatical, no debe ser tenido en cuenta a efectos de encuadramiento en Seguridad Social, donde es preciso operar con criterios aplicables indistintamente a todos los miembros de un grupo o colectividad de personas". Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 406/1997, 29-10-1997

En consonancia con las sentencias referenciales, la Sentencia Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 5006/2005, 20-03-2007, estima la procedencia de la solicitud de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos cuando los ingresos anuales inferiores al 75% del SMI.

El salario mínimo interprofesional como criterio para el encuadramiento en el Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores Autónomos, coge mayor relevancia a tenor del apdo. 4, art. 213, Ley General de la Seguridad Social (2),  donde se señala que el disfrute de la pensión de jubilación es compatible con el trabajo por cuenta propia cuyos ingresos no superen el salario mínimo interprofesional en cómputo anual, indicándose acto seguido, que quien realice esa actividad económica no está obligado a cotizar por las prestaciones de la Seguridad social.

ESTABLECIMIENTO ABIERTO AL PÚBLICO

Aunque se ha señalado que el mero hecho de estar en alta en el IAE no denota habitualidad si no ha habido actividad, si se tiene establecimiento abierto al público si se puede entender la existencia de este requisito.

FRECUENCIA O CONTINUIDAD EN LA ACTIVIDAD

En ausencia de una actividad continuada y con centro de trabajo, los Tribunales de lo Social han acudido al indicio externo del volumen de ingresos generados por la actividad. De este modo, en ausencia de otros datos que denoten la existencia o ausencia de habitualidad, la jurisprudencia ha acudido al nivel de ingresos, de modo que si éstos son superiores al salario mínimo interprofesional en cómputo anual, la actividad ha de ser calificada de habitual y encuadrable en el Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores Autónomos.

En concreto para actividades como la de subagentes de seguros y vendedores ambulantes encontramos sentencias como:

  • Sentencia Penal TS, Rec 5524/2003, 29-06-2004. Se recoge la doctrina de la Sala sobre la no necesidad de que los ingresos del Agente superen el salario mínimo interprofesional. No obstante, como quiera que en este caso la sentencia recurrida afirma que se trata de una actividad marginal --contemplada como excepción en aquélla doctrina-- y ese dato se extrae de los ingresos habidos, se entra a analizar los mismos y se detecta que en ellos, computando las comisiones y los rendimientos de cartera, se supera el mínimo, por lo que se acoge la necesidad de encuadramiento en ese Régimen que postula la TGSS.
  • Sentencia Social Nº S/S, TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 1041/2003, 09-12-2003. Fecha de alta en el Reta. Procede desde el inicio de la actividad, si el subagente obtuvo ingresos superiores al salario mínimo interprofesional, aunque la aludida fecha fuera anterior a la de la sentencia de esta Sala de 29 de octubre de 1.997, pues la doctrina en esta sentada, es aplicable a todas las situaciones que contempla, sea cual fuere, la fecha de tales situaciones. Reitera doctrina.
  • Sentencia Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 5006/2005, 20-03-2007. Estima la procedencia de la solicitud de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos cuando los ingresos anuales de un vendedor, dedicado a la venta ambulante, resulten inferiores al 75% del SMI.

Continuidad, coordinación y carácter prevalentemente personal de la relación del trabajador autónomo económicamente dependiente con su cliente

Régimen general del trabajador autónomo económicamente dependiente 

(1) Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 164/2002, 23-09-2002. Subagente de seguros. Fecha de alta en el RETA. Procede desde el inicio de la actividad, si el subagente obtuvo ingresos superiores al salario mínimo interprofesional, aunque la aludida fecha fuera anterior a la de la Sentencia de esta Sala de 29 de Octubre de 1997. Reitera doctrina.

(2) Redacción establecida con efectos de 02/08/2011 por la Ley 27/2011, de 1 de agosto, en el ex Art. 165 ,Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio.

No hay versiones para este comentario

Trabajador autónomo
Salario mínimo interprofesional
Actividades económicas
Régimen especial de trabajadores autónomos
Establecimientos abiertos al público
Incapacidad temporal
Alta en el RETA
Representación de los trabajadores
Autónomo a tiempo parcial
Usufructuario
Prueba en contrario
Incapacidad
Accidente
Trabajador por cuenta ajena
Persona física
Actividades profesionales
Encuadramiento en la seguridad social
Baja en el RETA
Jornada ordinaria
Autónomo económicamente dependiente
Prestación de jubilación
Obligación de cotizar a la Seg. Social
Centro de trabajo
Impuesto sobre Actividades Económicas
Venta ambulante

RDLeg. 8/2015 de 30 de Oct (TR. Ley General de la Seguridad Social -LGSS-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 261 Fecha de Publicación: 31/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 02/01/2016 Órgano Emisor: Ministerio De Empleo Y Seguridad Social

Estatuto del trabajo autónomo (Ley 20/2007 de 11 de Jul) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 166 Fecha de Publicación: 12/07/2007 Fecha de entrada en vigor: 12/10/2007 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Ley 27/2011 de 1 de Ago (Actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 184 Fecha de Publicación: 02/08/2011 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2013 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Ley 6/2017 de 24 de Oct (Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 257 Fecha de Publicación: 25/10/2017 Fecha de entrada en vigor: 26/10/2017 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Campo de aplicación del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 02/01/2016

    Estarán obligatoriamente incluidas en el campo de aplicación del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos las personas físicas mayores de dieciocho años que realicen de forma habitual, personal, ...

  • Afiliación, alta y baja al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 01/01/2018

    El propio trabajador autónomo es responsable directo de cumplir con las obligaciones de afiliación, alta y baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.Plazo presentación altas RETA → De forma previa al inicio de la actividad → has...

  • Prestaciones en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 08/01/2018

    La acción protectora del Régimen Especial de Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, se reconoce en los mismos términos que en el Régimen General con las excepciones que se desarrollan a continuación.NOVEDAD01/01/201...

  • Regulación de la figura del autónomo colaborador

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 31/10/2017

    Un autónomo colaborador es un familiar, hasta el segundo grado por consanguinidad o afinidad, del trabajador autónomo titular que convive y trabaja con él cuya incorporación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) resulta obligator...

  • Cotización en el Régimen Especial de Trabajadores agrarios por cuenta propia

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 01/08/2018

    A los efectos del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, se entenderá como trabajador por cuenta propia o autónomo, aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados