La impugnación del Reglamento

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 15/12/2020

El artículo 47 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, establece que "serán nulas de pleno derecho las disposiciones administrativas que vulneren la Constitución, las leyes u otras disposiciones administrativas de rango superior, las que regulen materias reservadas a la Ley, y las que establezcan la retroactividad de disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales".

Causas de impugnación del Reglamento 

La impugnación nace de la idea de que los Reglamentos, como hemos visto, cuentan con una serie de límites materiales y formales, de cuyo respeto depende su validez y eficacia como parte del ordenamiento jurídico. 

El artículo 47 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, establece que, "serán nulas de pleno derecho las disposiciones administrativas que vulneren la Constitución, las leyes u otras disposiciones administrativas de rango superior, las que regulen materias reservadas a la Ley, y las que establezcan la retroactividad de disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales".

En ese sentido, tal y como señala la Sentencia del Tribunal Supremo, Rec. 2463/2006, de 21 de mayo de 2010, ECLI: ES:TS:2010:2696.:(…) se hace preciso recordar que los vicios de invalidez en que pueden incurrir estas disposiciones generales son únicamente supuestos de nulidad plena, como revela el artículo 62.2 de la Ley 30/1992 cuando sanciona que "serán nulas de pleno derecho la disposiciones administrativas que vulneran la Constitución, las Leyes u otras disposiciones administrativas de rango superior, las que regulen materias reservadas a la Ley, y las que establezcan la retroactividad (...)". El artículo mencionado en la sentencia, corresponde con el actual artículo 47.2 de la Ley 39/2015.

Vías de impugnación del Reglamento 

La impugnación de un Reglamento puede realizarse por diferentes vías. Por un lado, la impugnación directa y, por otro, la impugnación indirecta. 

  • Impugnación directa

Por un lado, se puede interponer "recurso directo" ante los órganos de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa contra la disposición general que se considera ilegal, ya que lo que justifica la existencia de esta jurisdicción es el sometimiento exacto de la Administración al derecho en todas las actuaciones que realiza en su condición de poder público.

Este recurso directo, se materializa en el recurso contencioso-administrativo, tal y como establece el artículo 25.1 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, "es admisible en relación con las disposiciones de carácter general (...) de la Administración pública que pongan fin a la vía administrativa, ya sean definitivos o de trámite, si estos últimos deciden directa o indirectamente el fondo del asunto, determinan la imposibilidad de continuar el procedimiento, producen indefensión o perjuicio irreparable a derechos o intereses legítimos"

El plazo para la interposición del recurso, establece el artículo 46.1 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, que "será de dos meses contados desde el día siguiente al de la publicación de la disposición impugnada o al de la notificación o publicación del acto que ponga fin a la vía administrativa, si fuera expreso. Si no lo fuera, el plazo será de seis meses y se contará, para el solicitante y otros posibles interesados, a partir del día siguiente a aquél en que, de acuerdo con su normativa especifica, se produzca el acto presunto". Por lo que, transcurridos los mencionados plazos, ya no se podrá presentar recurso por esta vía. 

  • Impugnación indirecta

Por otro lado, también podemos recurrir los actos dictados en aplicación de la disposición reglamentaria presuntamente ilegal, acudiendo al llamado "recurso indirecto", cuyo fundamento será que tales disposiciones no son conformes a Derecho (artículo 26 de la Ley 29/1998, de 13 de julio).

Asimismo, el artículo 26.2 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, establece que "la falta de impugnación directa de una disposición general o la desestimación del recurso que frente a ella se hubiera interpuesto no impiden la impugnación de los actos de aplicación con fundamento en lo dispuesto en el apartado anterior". 

La interposición del recurso indirecto se convierte en la única posibilidad de impugnación cuando ya no sea posible interponer el recurso directo por haber transcurrido el plazo de interposición del mismo o, en el caso de que el recurso directo hubiese sido en algún momento anterior desestimado. Este recurso no se encuentra delimitado por ningún plazo. 

Sin embargo, aunque el objeto del recurso sea el acto en aplicación del Reglamento, también se puede conseguir la total anulación de este mediante lo dispuesto en el artículo 27 de la Ley 29/1998, de 13 de julio

"Cuando un Juez o Tribunal de lo Contencioso administrativo hubiere dictado sentencia firme estimatoria por considerar ilegal el contenido de la disposición general aplicada, deberá plantear la cuestión de ilegalidad ante el Tribunal competente para conocer del recurso directo contra la disposición, salvo lo dispuesto en los dos apartados siguientes.

Cuando el Juez o Tribunal competente para conocer de un recurso contra un acto fundado en la invalidez de una disposición general lo fuere también para conocer del recurso directo contra ésta, la sentencia declarará la validez o nulidad de la disposición general.

Sin necesidad de plantear cuestión de ilegalidad, el Tribunal Supremo anulará cualquier disposición general cuando, en cualquier grado, conozca de un recurso contra un acto fundado en la ilegalidad de aquella norma".

Partiendo de la consideración del artículo 72.2 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, “las sentencias firmes que anulen una disposición general tendrán efectos generales desde el día en que sea publicado su fallo y preceptos anulados en el mismo periódico oficial en que lo hubiera sido la disposición anulada”. Esto significa, que no importa la vía de impugnación que se utilice ya que fuere como fuere, la resolución producirá efectos erga omnes.

Al margen de lo expuesto e independientemente del control que se realice por parte de la jurisdicción ordinaria, el Reglamento también puede ser impugnado ante el Tribunal Constitucional, en virtud de lo dispuesto en el artículo 161 de la Constitución Española.

Así, por un lado, en virtud de la cláusula abierta del artículo 161.1. d) de la Constitución Española, se ha ampliado la potestad del Tribunal Constitucional para conocer de los recursos que se planteen respecto de conflictos de competencia entre el Estado y las Comunidades Autónomas y de Comunidades Autónomas entre sí, cuando cualquiera de ellas dicte un Reglamento.

"El Gobierno podrá impugnar ante el Tribunal Constitucional las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las Comunidades Autónomas".

La impugnación suspenderá la disposición recurrida por un plazo máximo de 5 meses, plazo en el que el Tribunal tendrá que ratificarla o levantarla. 

No hay versiones para este comentario

Retroactividad
Jurisdicción contencioso-administrativa
Poderes públicos
Fondo del asunto
Indefensión o perjuicio irreparable
Interés legitimo
Cuestión de ilegalidad
Actos presuntos
Sentencia firme
Jurisdicción ordinaria
Conflictos de competencia

Ley 39/2015 de 1 de Oct (Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 236 Fecha de Publicación: 02/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 02/10/2016 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Actividad administrativa impugnable en el orden Contencioso-Administrativo

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 29/01/2021

    Los artículos 25-30 LJCA constituyen el Capítulo I del Título II. Así, el recurso contencioso-administrativo es admisible en relación con las disposiciones de carácter general y con los actos expresos y presuntos de la Administración pública ...

  • El recurso de alzada en la Ley 39/2015, de 1 de octubre

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 02/03/2021

    Recurso de alzada: artículo 121-122 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre.El recurso de alzada en el ámbito administrativoLos artículos 121 y 122 de la LPAC regulan el recurso de alzada, siendo el objeto del mismo las resoluciones y actos a que se re...

  • Revisión de actos en vía administrativa

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 02/03/2021

    Los artículos 106-126 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, integrantes del Título V de la norma, se encargan de la revisión de actos en vía administrativa, ocupándose de la revisión de oficio (arts. 106-111 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre) ...

  • Efectos de los actos administrativos

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 26/02/2021

    Los efectos de los actos administrativos se regulan en el artículo 39 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, que determina básicamente, al igual que hacía su antecedente legislativo inmediato (el artículo 50 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre) la...

  • Impugnación

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 25/05/2020

    3.1. Impugnación de la resolución: recurso de alzada.El art. 23 RGPSL, regula el recurso ordinario o de alzada contra las resoluciones que terminan el procedimiento sancionador.Se podrá interponer recurso ordinario en el plazo de un mes ante el ó...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados