El principio de inderogabilidad singular de los reglamentos

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Límites a la potestad reglamentaria

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 04/01/2017

    Ya es común señalar que los límites a la potestad reglamentaria son los siguientes: La titularidad de dicha potestad reglamentaria. La materia sobre la que versa el reglamento. El respeto a los principios generales del Derecho. El principio de no...

  • Ámbito, alcance y límites del orden Jurisdiccional Contencioso-Administrativo

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 06/02/2017

    Tal y como se señala en el Preámbulo de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Aministrativa, de conformidad con el apartado 1 del Art. 106 ,Constitución Española, se le asigna el control de la potestad reglame...

  • Ámbito objetivo y subjetivo de la Ley 39/2015, de 1 de octubre

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 19/01/2017

    El ámbito objetivo de aplicación de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento administrativo común de las Administraciones Públicas, se encuentra determinado en el Art. 1 ,Ley 39/2015, de 1 de octubre; por su parte,  para conocer el ám...

  • Reglamentos

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 04/01/2017

    A nivel sintético se puede sostenter que el Reglamento es una norma de rango inferior a la ley, emanada de la Administración, de carácter general y sometida al control de constitucionalidad de los Tribunales.Puestos a aportar unas primeras "pincel...

  • La impugnación del reglamento

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 04/01/2017

    La impugnación de las normas reglamentarias ilegales puede realizarse, fundamentalmente, a través de dos vías: interponiendo ante los órganos de la jurisdicción contencioso-administrativa "recurso directo" (contra la misma disposición general) ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 04/01/2017

Por inderogabilidad singular se puede entender aquel principio contrario a que las disposiciones administrativas de carácter particular puedan establecer excepciones o derogar la aplicación de normas singulares en casos generales (Diccionario del español jurídico de la RAE y el CGPJ).

La inderogabilidad singular (del reglamento) es, según el Diccionario del español jurídico de la RAE y el CGPJ, aquel "principio contrario a que las disposiciones administrativas de carácter particular puedan establecer excepciones o derogar la aplicación de normas singulares en casos generales". La regla, se sigue señalando, "se aplica incluso en los casos en que la disposición singular es de rango igual o superior a la general".

Su formulación positiva se encuentra a día de hoy en el Art. 37 ,Ley 39/2015, de 1 de octubre que dispone lo siguiente:

  • Las resoluciones administrativas de carácter particular no podrán vulnerar lo establecido en una disposición de carácter general, aunque aquéllas procedan de un órgano de igual o superior jerarquía al que dictó la disposición general.

  • Son nulas las resoluciones administrativas que vulneren lo establecido en una disposición reglamentaria, así como aquellas que incurran en alguna de las causas recogidas en el Art. 47 ,Ley 39/2015, de 1 de octubre.

El tribunal Supremo configura este principio como un principio inexcusable dentro del ejercicio de la potestad reglamentaria. Así se pronuncia, por ejemplo, la TS, Sala de lo Contencioso, de 15/07/2010, Rec. 26/2008:

Desde el punto de vista formal el ejercicio de la potestad reglamentaria ha de sujetarse al procedimiento de elaboración legalmente establecido (arts. 24 y 25 Ley 50/1997 ), con respeto al principio de jerarquía normativa y de inderogabilidad singular de los reglamentos, así como la publicidad necesaria para su efectividad (art. 9.3 CE ), según establece el art. 52 de la Ley 30/1992 . Las delimitaciones sustantivas y formales de la potestad reglamentaria determinan el ámbito del control judicial de su ejercicio, atribuido por el art. 106 de la Constitución, en relación con el art. 26 de la Ley 50/1997 y el art. 1 de la Ley 29/1998 a la Jurisdicción Contencioso Administrativa, lo que se plasma en el juicio de legalidad de la disposición general en atención a las referidas previsiones de la Constitución y el resto del ordenamiento, que incluye los principios generales del Derecho (interdicción de la arbitrariedad, proporcionalidad,...), y que conforman las referidas exigencias sustantivas y formales a las que ha de sujetarse, cumplidas las cuales, queda a salvo y ha respetarse la determinación del contenido y sentido de la norma, que corresponde al titular de la potestad reglamentaria que se ejercita y que no puede sustituirse por las valoraciones subjetivas de la parte o del propio Tribunal que controla la legalidad de la actuación, como resulta expresamente del artículo 71.2 de la Ley reguladora de esta Jurisdicción, que aun en el supuesto de anulación de un precepto de una disposición general no permite determinar la forma en que ha de quedar redactado el mismo”.

No hay versiones para este comentario

Potestad reglamentaria
Jurisdicción contencioso-administrativa