Infracciones y sanciones en el procedimiento sancionador de extranjería

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 29/08/2019

Las infracciones administrativas se pueden clasificar en tres tipos: leves, graves y muy graves.

Incurrirá en responsabilidad administrativa el autor o participe de cualquiera de las infracciones que aparecen en la Ley Orgánica 4/2000 de 11 de enero.

Las infracciones administrativas se pueden clasificar en tres tipos: leves, graves y muy graves.

Son infracciones leves (artículo 52 de la LOEX):

  • La omisión o el retraso en la comunicación a las autoridades de los cambios de nacionalidad, domicilio, estado civil o circunstancias relacionadas con su situación laboral que le sean exigibles por la normativa aplicable.
  • El retraso, hasta tres meses, de la renovación de las autorizaciones caducadas.
  • Estar trabajando en España sin haber solicitado autorización administrativa para trabajar por cuenta propia, siendo residente temporal.
  • Estar trabajando en una ocupación, sector o ámbito geográfico no contemplado por la autorización de residencia y trabajo.
  • La contratación de trabajadores cuya autorización no habilita para trabajar en esa ocupación o ámbito geográfico.

Son infracciones graves (artículo 53 de la LOEX):

  • Encontrarse irregularmente en España, ya sea por no obtener la prórroga de estancia, autorización de residencia o tener caducada más de tres meses la autorización, sin haber solicitado la renovación.
  • Estar trabajando en España, sin haber obtenido autorización, cuando no se cuente con autorización de residencia.
  • Incurrir en ocultación dolosa o falsedad grave en el cumplimiento de la obligación de poner en conocimiento de las autoridades competentes los cambios que afecten a nacionalidad, estado civil o domicilio. También será una infracción grave, falsear la información en la declaración de los datos necesarios para cumplimentar el alta en el padrón, siempre que estos hechos no sean constitutivos de delito.
  • Incumplir las medidas de presentación periódica o de alejamiento de fronteras o núcleos de población, impuestas por razón de seguridad pública.
  • La comisión de una tercera infracción leve, cuando hubiese sido sancionado por otras dos sanciones leves de la misma naturaleza en el plazo de un año.
  • Haber participado en la realización de actividades contrarias al orden público previstas como graves en la Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.
  • Las salidas del territorio por puntos no habilitados, sin exhibir la documentación necesaria o contraviniendo las prohibiciones impuestas.
  • No haber solicitado, en el plazo de un mes desde la entrada en España o desde la concesión de autorización de residencia, la tarjeta de identidad del extranjero.
  • No dar de alta en la Seguridad Social al trabajador extranjero, o no registrar el contrato de trabajo, cuando el empresario tenga constancia de que el empleado se halla habilitado legalmente para trabajar.
  • Contraer matrimonio, simular relación afectiva análoga o constituirse en representante legal de un menor, cuando se realicen con ánimo de lucro o para obtener permiso de residencia, siempre que no constituyan un delito.
  • Promover la permanencia irregular en España de un extranjero, cuando haya entrado por invitación expresa del infractor y continúe a su cargo, cuando haya transcurrido el periodo de tiempo permitido por su visado o autorización.
  • Consentir la inscripción de un extranjero en el Padrón Municipal por parte del titular de la vivienda, cuando no sea el domicilio real del extranjero.

Son infracciones muy graves (Artículo 54 de la LOEX):

  • Participar en actividades contrarias a la seguridad nacional, que puedan perjudicar las relaciones de España con otros países o actividades contrarias al orden público calificadas como muy graves por la Ley Orgánica, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.
  • Inducir, promover, favorecer o facilitar con ánimo de lucro, individualmente o formando parte de una organización, la inmigración clandestina de personas en tránsito o con destino al territorio español o su permanencia en el mismo, siempre que el hecho no constituya delito.
  • Realización de conductas de discriminación por motivos raciales, étnicos, nacionales o religiosos, siempre que el hecho no sea constitutivo de delito.
  • La contratación de trabajadores extranjero sin haber obtenido la autorización de residencia y trabajo.
  • Consentir la inscripción de un extranjero en el Padrón Municipal por parte del titular de la vivienda, cuando no sea el domicilio real del extranjero y se realice con ánimo de lucro.
  • Simular una relación laboral con un extranjero, con ánimo de lucro o para obtener indebidamente los derechos otorgados por esta Ley.
  • La comisión de una tercera infracción grave dentro del plazo de un año, en el que se hayan cometido otras dos infracciones graves de la misma naturaleza.
  • El incumplimiento de las obligaciones previstas para los transportistas en los apartados 1 y 2 del artículo 66 de la Ley Orgánica de los Extranjeros.
  • El transporte de extranjeros hasta el territorio español, por los sujetos responsables del transporte, sin haber comprobado la validez o vigencia de pasaportes, títulos de viaje, documentos de identidad o visados.
  • El incumplimiento de la obligación de los transportistas de hacerse cargo del extranjero con deficiencias en la documentación, no autorizado a entrar en España o del extranjero que no haya sido transportado a su país de origen cuando no le haya sido autorizada la entrada. Esta obligación incluirá los gastos de mantenimiento del citado extranjero y, si así lo solicitan las autoridades encargadas del control de entrada, los derivados del transporte de dicho extranjero, que habrá de producirse de inmediato, bien por medio de la compañía objeto de sanción o, en su defecto, por medio de otra empresa de transporte, con dirección al Estado a partir del cual haya sido transportado, al Estado que haya expedido el documento de viaje con el que ha viajado o a cualquier otro Estado donde esté garantizada su admisión.

Aun visto esto, no se considerará infracción el hecho de transportar hasta la frontera española a un extranjero que, habiendo presentado sin demora su solicitud de protección internacional, ésta le sea admitida a trámite, de conformidad con lo establecido en la Ley 12/2009, de 30 de octubre reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria.

Existen tres tipos de sanciones que pueden ser impuestas a un extranjero:

1. Multas

2. Decomiso

3. Expulsión

Las sanciones aparecen reguladas en el artículo 55 de la LOEX y la expulsión del territorio se regula en el artículo 57 de la LOEX.

La imposición de estas sanciones corresponderá al Subdelegado del Gobierno o al Delegado del Gobierno en las Comunidades Autónomas uniprovinciales. En caso de que la Comunidad Autónoma tenga atribuidas competencias en materia de autorización inicial de trabajo de extranjeros, se le concederá la potestad para la imposición de las sanciones, que la podrá imponer la Autoridad que la Comunidad Autónoma determine.

El procedimiento sancionador se iniciará por acta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, de acuerdo con lo establecido en el procedimiento sancionador por infracciones del orden social, siempre que estemos ante casos de infracción leve del artículo 52.c), d) o e), de infracciones graves del artículo 53.1.b) y 53.2.a), y muy grave del artículo 54.1.d) y f).

Aspectos más relevantes en las infracciones y sanciones en el procedimiento sancionador de extranjería

  • Existen tres tipos de infracciones en el procedimiento sancionador, que se clasifican en leves, graves y muy graves
  • Las sanciones que se impongan dependerán del tipo de infracción cometida, pero, en general, podrán ser multa, de distintas cuantías o expulsión del territorio, para aquellos casos que se contemplan como más graves.
  • Las sanciones serán impuestas por el Subdelegado del Gobierno de la provincia o por el Delegado del Gobierno en aquellas comunidades autónomas que sean uniprovinciales.
  • La expulsión se puede aplicar para ciertas infracciones graves, para todas las infracciones muy graves y para los casos en que se produzca una condena dentro o fuera de España por una conducta dolosa, que constituya en España un delito castigado con pena privativa de libertad superior a un año, pero nunca se podrá sancionar a la vez con multa y expulsión, pues son opciones alternativas.
  • Existen distintas maneras de actuar a la hora de ejecutar la expulsión, en función del procedimiento que se haya seguido para su investigación; si se ha tramitado el expediente por el procedimiento preferente, la expulsión será inmediata; sin embargo, si se ha tramitado por el procedimiento ordinario, se concederá un plazo para el abandono voluntario de entre 7 y 30 días, con carácter general.

Jurisprudencia sobre infracciones y sanciones en el procedimiento sancionador de extranjería

Sentencia Administrativo Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso, Sección 5, Rec 1932/2004 de 19 de Julio de 2007

Cuando la causa de expulsión sea la permanencia ilegal en el territorio español sin que existan otras causas negativas (indocumentación, desarraigo…), se deberá imponer la multa como norma general, pues considera el Tribunal desproporcionada la imposición de la expulsión.

Sentencia Administrativo N.º 153/2019, Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso, Sección 5, Rec 4666/2017 de 08 de Febrero de 2019

El Tribunal Supremo realiza una interpretación de la sanción de expulsión del territorio, cuando sea por lo casos tipificados como graves en el art. 53.1 ap. a), en relación con la Directiva 2008/115/CE. En este caso, el Tribunal considera que, la sanción de expulsión se impondrá cuando se cometan infracciones graves, pero no podrá imponerse cuando concurra alguna de las excepciones prevista en la Directiva antes citada. Por lo tanto, no se podrá imponer la expulsión cuando:

  • Un nacional de un tercer país se encuentre en situación irregular en el territorio de un Estado miembro y sea titular de un permiso de residencia válido expedido por otro Estado miembro, pero se le exigirá que se dirija al territorio de dicho Estado miembro. 
  • Un nacional de un tercer país que se encuentre en situación irregular en su territorio, si otro Estado miembro se hace cargo de él.
  • Un Estado miembro conceda a un nacional de un tercer país que se encuentre en situación irregular en su territorio un permiso de residencia u otra autorización que otorgue un derecho de estancia por razones humanitarias o de otro tipo. En este caso no se dictará ninguna decisión de retorno; y de haberse ya dictado, se revocará la decisión de retorno o se suspenderá durante el periodo de validez del permiso de residencia.
  • Un nacional de un tercer país que se halle en situación irregular en el territorio de un Estado miembro y tenga pendiente un procedimiento pendiente de renovación del permiso de residencia, el Estado miembro podrá abstenerse de dictar una decisión de expulsión hasta que finalice el procedimiento pendiente.

Pero el Tribunal Supremo también considera que estas excepciones, no se utilizarán como criterios de proporcionalidad para aplicar en sustitución de la expulsión, la sanción de multa.

Sentencia Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso, nº893/2018, de 31 de Mayo de 2018, Rec.1321/2017 (Establece doctrina sobre la expulsión de personas condenadas por delitos superiores a un año de pena privativa de libertad)

Esta sentencia establece doctrina jurisprudencial con respecto al artículo 57.2 de la LOEX relativo a la expulsión de extranjeros que cometan un delito castigado en España con pena privativa de libertad superior a 1 año.

Había discrepancias en relación con la pena superior a 1 año que se debía tener en cuenta para aplicar la expulsión, si debía ser la pena tipo regulada en el Código Penal o la pena en concreto que imponía el Tribunal juzgador. El Tribunal Supremo considera que debe ser la pena tipo recogida en el Código Penal la que se tenga en cuenta a la hora de acodar la expulsión, puesto que del precepto no se deduce ninguna referencia a la pena concreta efectivamente impuesta y además es una infracción objetiva, la valoración subjetiva de las circunstancias modificativas de la responsabilidad corresponden al tribunal penal y no a la Administración. La decisión de la expulsión se debe tomar sin tener en cuenta si se consumó el hecho o si quedó en tentativa, ya que la aplicación de la expulsión quedaría al arbitrio de que la acusación solicite mayor o menor pena. Por lo tanto, ha de tomarse la pena tipo, porque el precepto de la LOEX no dispone que se expulsa a la persona condenada a una pena superior a un año, sino a la persona que cometa un delito doloso sancionado con la pena superior a un año.

Por último, el Tribunal considera que la pena prevista en el Código Penal tiene que ser superior a un año en todo su espectro. Es decir, que tanto la pena superior, como, sobretodo, la pena inferior, deben ser ambas superiores a un año para que den lugar a la imposición de la sanción de expulsión; por ejemplo, para el delito de quebrantamiento de los deberes de custodia se prevé una pena de 6 meses a 2 años de prisión, con lo cual, en este caso no se podría imponer la expulsión, ya que el extremo inferior no es superior a 1 año.

Sentencia Administrativo Nº440/2012, Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Lleida, Sección 1 (Rec.348/2010) de 7 de noviembre de 2012.

En esta sentencia nos encontramos con una impugnación a una sentencia que acordaba la expulsión de territorio español de un extranjero, con la prohibición de entrada en territorio nacional extensible a los países del Espacio Schengen, por un periodo de 5 años. Esta sanción de expulsión se debe a la comisión por parte del extranjero de una infracción tipificada en el artículo 53.a) de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, que consiste en encontrarse irregularmente en territorio español, por no haber obtenido prórroga de estancia, carecer de autorización de residencia o tener caducada mas de tres meses la mencionada autorización, siempre que el interesado no hubiere solicitado la renovación de la misma en el plazo previsto reglamentariamente. La base en la que gira el caso es la caducidad de la sanción, esto es debido a que no se le notifico debidamente la resolución del procedimiento sancionador ni al interesado ni a su letrado, únicamente se publica en el Boletín Oficial de la Provincia. El tribunal considera que se infringen las reglas de notificación, ya que la publicación en los boletines oficiales se considera un remedio casi simbólico que no puede suplir la practica de notificaciones por medios que si permiten la constancia de su recepción por el interesado o su representante para poder ejercer una defensa efectiva de sus derechos, lo que lleva al tribuna a estimar la demanda. 

No hay versiones para este comentario

Autorización y permiso de residencia
Procedimiento sancionador
Ánimo de lucro
Infracciones administrativas
Estado civil
Seguridad Ciudadana
Incumplimiento de las obligaciones
Transportista
Expulsión del territorio
Responsabilidad administrativa
Omisión
Estancia
Autorizaciones administrativas
Extranjeros en situación irregular
Ocultación
Entrada en el territorio español
Representación legal
Alta en la Seguridad Social
Trabajador extranjero
Contrato de Trabajo
Inmigración clandestina
Pasaporte
Protección subsidiaria
Empresa de transporte
Derecho de asilo
Protección internacional
Acta de inspección laboral
Inspección de trabajo y Seguridad Social
Derecho de estancia
Delito doloso
Tentativa
Caducidad

Ley Orgánica 4/2000 de 11 de Ene (Derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 10 Fecha de Publicación: 12/01/2000 Fecha de entrada en vigor: 01/02/2000 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Pertenece al Grupo

Incluídos en este concepto

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados