Modos de iniciar el proceso penal: denuncia y querella

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • El acusador privado en el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/11/2014

    Dentro de los acusadores privados podemos diferenciar los acusadores por delitos privados o acusadores por delitos semipúblicos. Acusador privado ofendido por delitos privados, como bien indica su nombre, se trata del particular ofendido por un deli...

  • Partes del proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/03/2013

    Las partes en el proceso penal Se admite la existencia de partes en el proceso penal y conviene distinguir entre ellas en base a dos criterios; el primero atiende a la posición procesal, es decir, la existencia de dos peticiones enfrentadas. De est...

  • La querella en el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/01/2013

      La querella criminal se encuentra regulada en el Título II, del Libro I de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Art. 270-281 ,LECrim), bajo la rúbrica “Del sumario”. Se puede definir la querella como una declaración por parte de una persona e...

  • La iniciación de oficio del proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/01/2013

      La iniciación del proceso penal de oficio por el juez, está reservada a aquellos delitos clasificados por el Código Penal como de carácter público. Así pues, el juez que toma conocimiento de la “notitia criminis”, está obligado a poner ...

  • El acusador popular en el proceso penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/11/2014

    Acusador popularSe trata de una persona que se presenta en el proceso penal para ejercitar la acción penal popular, que es la que pueden ejercitar todos los ciudadanos por el mero hecho de serlo. Consagrada por el, Art. 125 ,Constitución Española ...

Ver más documentos relacionados
  • Querella por calumnias e injurias y cometidas por medio de la imprenta, el grabado u otro medio de publicación

    Fecha última revisión: 23/03/2016

    NOTA: El Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su Título IV regula un procedimiento por delitos de injurias y calumnias contra particulares, en sus artículos 804 y siguientes, que establece que si no se presenta certificación de ha...

  • Querella por descubrimiento y revelación de secretos por profesional

    Fecha última revisión: 06/04/2016

    NOTA: Según el art. 199.2 del Código Penal, "El profesional que, con incumplimiento de su obligación de sigilo o reserva, divulgue los secretos de otra persona, será castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años, multa de doce a veinti...

  • Querella criminal por injurias

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA: El Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su Título IV regula un procedimiento por delitos de injurias y calumnias contra particulares, en sus artículos 804 y siguientes, que establece que si no se presenta certificación de ha...

  • Querella por injurias o calumnias verbales a particulares

    Fecha última revisión: 10/03/2016

    NOTA: El Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su Título IV regula un procedimiento por delitos de injurias y calumnias contra particulares, en sus artículos 804 y siguientes, que establece que si no se presenta certificación de ha...

  • Querella criminal por calumnias

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: El Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su Título IV regula un procedimiento por delitos de injurias y calumnias contra particulares, en sus artículos 804 y siguientes, que establece que si no se presenta certificación de ha...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

El proceso penal puede iniciarse a través de tres medios distintos: la denuncia, la querella o de oficio por el juez instructor.

Sin embargo, el proceso no sólo comienza de estos tres modos, sino que también se le da inicio desde el momento en que el juez toma conocimiento de la “notitia criminis”. La “notitia criminis” es el nombre bajo el cual se han venido a clasificar los diferentes medios a través de los cuales puede iniciarse el procedimiento penal. Por consiguiente, ya sea a través de denuncia o de querella o por medio de atestado policial o de oficio, la jurisdicción toma conocimiento de la comisión de un delito.

En lo que a la forma se refiere, la ley, por regla general, no exige que el inicio del proceso se lleve a cabo de un modo determinado. No obstante, en el supuesto de que concurran determinadas circunstancias, la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece una serie formalidades:

  • Delitos privados: En lo que respecta a los delitos de injurias y calumnias, se requiere que la iniciación del proceso se produzca a través de querella.
  • Delitos semipúblicos: Aquí será necesaria la denuncia previa por parte del perjudicado.

La denuncia se encuentra regulada en el Título I, del Libro II de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Art. 259-269 ,LECrim). Se puede definir como un acto de comunicación a las autoridades públicas de unos hechos determinados con el fin de obtener una consecuencia jurídica. A efectos meramente penales, la denuncia tiene por objeto comunicar a la autoridad judicial, Ministerio Fiscal o Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, unos hechos que pueden ser constitutivos de delito o falta.

Sabemos que tanto la autoridad judicial, como el Ministerio Fiscal o los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ante el conocimiento de unos hechos determinados que puedan ser calificados de delito o falta tipificada el Código Penal, tienen la obligación de actuar en aras a su esclarecimiento y castigo. Sin embargo, teniendo en cuenta que cualquier ciudadano está facultado para presentar una denuncia, cabe preguntarse si se trata de un derecho o, por el contrario, de un deber.

La respuesta correcta es que se trata de un deber toda vez que, en el caso de que una persona tenga conocimiento de unos hechos que pudieran ser constitutivos de delito o falta y no los comunique a la autoridad judicial, al Ministerio Fiscal o a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, podrá ser sancionada. No obstante, como consecuencia de la existencia en el Código Penal de delitos semiprivados, el hecho de presentar una denuncia también ha de configurarse como un derecho que el perjudicado o agraviado puede ejercer o no en el supuesto de que la conducta fuera punible.

En lo que a la querella respecta, su regulación se encuentra en el Título II, del Libro II de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Art. 270-281 ,LECrim). En este sentido, cabe señalar que la acción penal es pública y por tanto, puede ser ejercitada por todos los ciudadanos, hayan sido o no ofendidos por el comportamiento presuntamente constitutivo de delito o falta, y así se desprende de diversos preceptos legales: Art. 125 ,CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA, 19.1 ,Ley Orgánica del Poder Judicial y Art. 101,Art. 270 ,LECrim.

De lo anteriormente expuesto, se deduce que los ciudadanos pueden personarse como acusadores con el objeto de perseguir conductas que pudieran ser constitutivas de delito o falta. Dicho esto, puede definirse la querella como una declaración de voluntad en virtud de la cual, una persona manifiesta de una forma determinada ante un órgano jurisdiccional, su deseo de formar parte de un proceso penal como acusación, con el fin de perseguir unos hechos presuntamente constitutivos de delito o falta.

No obstante, el carácter potestativo de la querella permite su desistimiento en cualquier momento, sin que ello pueda afectar a la persecución del delito. Sin embargo, el querellante, en el supuesto de abandonar la querella, sí dejará de ser parte en el proceso a través del cual se enjuiciarán los hechos presuntamente constitutivos de delito o falta.

Finalmente, tal y como se adelantaba al inicio de este texto, el proceso penal puede iniciarse de oficio por el juez de instrucción que corresponda.

Por lo tanto, cabe la posibilidad de que el juez instructor tome conocimiento por sí mismo y no a través de terceros, tal y como ocurre en el supuesto de la denuncia o de la querella, de unos hechos determinados que pueden ser constitutivos de delito o falta tipificada en el Código Penal.

No obstante, el juez instructor únicamente podrá perseguir de oficio, aquellos delitos que sean calificados de públicos, toda vez que la ley no le otorga la facultad de ejercitar la acción popular (102.3 ,LECrim). Sin embargo, el juez de instrucción deberá de poner en conocimiento del Ministerio Fiscal, los hechos para que, en su caso, sea éste el que lleve a cabo la acusación.

 

 

No hay versiones para este comentario

Querella
Cuerpos y fuerzas de seguridad
Atestado policial
Comisiones
Delito de injurias
Calumnia
Delito privado
Delito semipúblico
Iniciación del proceso
Actos de comunicación
Ciudadanos
Agraviado
Acción penal
Declaración de voluntad
Persecución de los delitos
Acción popular