Pasos para crear una empresa

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Sociedades Civiles

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 11/02/2015

    La sociedad civil se puede definir como un contrato por el que dos o más personas ponen en común capital, con propósito de repartir entre sí las ganancias. NOVEDAD: Con la publicación (BOE 11/02/2015) del Real Decreto 44/2015, de 2 de febrero, ...

  • Sociedad Cooperativa

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 28/01/2016

    Las sociedades cooperativas son empresas que cuentan con un régimen especial y propio. El Art. 1 ,Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas dice que la cooperativa es una sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre ad...

  • Guía de creación de empresas

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 11/02/2015

    NOVEDAD: Con la publicación (BOE 11/02/2015) del Real Decreto 44/2015, de 2 de febrero, por el que se regulan las especificaciones y condiciones para el empleo del Documento Único Electrónico (DUE) para la puesta en marcha de sociedades coope...

  • Trámites a seguir para la constitución de una empresa

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 11/02/2015

    NOVEDAD: Con la publicación (BOE 11/02/2015) del Real Decreto 44/2015, de 2 de febrero, por el que se regulan las especificaciones y condiciones para el empleo del Documento Único Electrónico (DUE) para la puesta en marcha de sociedades coopera...

  • Constitución de sociedades cooperativas

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 28/01/2016

    La sociedad cooperativa, debe constituirse mediante una escritura pública. Ésta debe inscribirse en el Registro de Cooperativas llevado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, o, en su caso, por las Comunidades Autónomas cuando estas teng...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 11/02/2015

Antes de iniciar el desarrollo de los contenidos de un Plan de Empresa, es conveniente conocer la respuesta a dos cuestiones referidas a la idea de negocio y al emprendedor o la emprendedora:

¿De dónde surge mi idea de empresa? ¿Cuál o cuáles son los motivos para querer emprender?

¿Debo tener un perfil determinado como emprendedor o emprendedora? ¿Cuáles son las actitudes y aptitudes necesarias para poder emprender?

 

 

 

NOVEDAD: Con la publicación (BOE 11/02/2015) del Real Decreto 44/2015, de 2 de febrero, por el que se regulan las especificaciones y condiciones para el empleo del Documento Único Electrónico (DUE) para la puesta en marcha de sociedades cooperativas, sociedades civiles, comunidades de bienes, sociedades limitadas laborales y emprendedores de responsabilidad limitada mediante el sistema de tramitación telemática, se permitirá la creación de empresas de manera integrada por medios electrónicos y en un solo procedimiento.

Hasta ahora se utilizaba para la constitución de la sociedad limitada Nueva Empresa y puesta en marcha de sociedades de responsabilidad limitada y de las empresas individuales, sin embargo, a partir del 11 de mayo de 2015 (fecha de entrada en vigor) se permite que las cooperativas, sociedades civiles, sociedades limitadas laborales y comunidades de bienes utilicen el procedimiento electrónico del sistema del Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE) para llevar a cabo los trámites de creación de su empresa mediante la utilización del DUE. (Ver caso práctico:Caso práctico: El Documento Único Electrónico (DUE))

 

 

El nacimiento de una idea de negocio y los motivos para querer llevarla a cabo son diversos, tantos como tipos de personas, circunstancias personales y profesionales. El punto de partida es distinto para cada emprendedor o emprendedora, así como también lo será el punto de llegada. Algunas personas se pueden quedar simplemente en tener una idea de negocio pero pueden considerar que no son aptas para desarrollarla, otras darán un paso más y realizarán un estudio y análisis de su posible viabilidad, pero pueden, o no, llevarla a la práctica, y finalmente otras darán el siguiente paso de crear su negocio.

Algunos de los motivos que nos planteamos para desarrollar una idea de empresa son los siguientes:

- Poder desarrollar un trabajo para el que se posee formación, realizándolo autónoma e independientemente.

- Poseer una idea innovadora que puede ser rentable.

- Imitar a empresas conocidas que tienen éxito en la actividad que desarrollan.

- Conocer el sector por haber trabajado por cuenta ajena y estar capacitados o capacitadas para trabajar en el mismo, siendo mi propio jefe o jefa.

- Detectar un hueco de mercado en el que exista una demanda insatisfecha que puedo llegar a cubrir.

- Compatibilizar el trabajo con otras actividades, que pueden ser culturales, deportivas, familiares, etc.

- Reincorporación al mundo laboral, tras una larga ausencia, mediante el autoempleo.

- Desarrollar de forma empresarial una afición o hobby que puede ser rentable.

- No depender de nadie y ser la persona que tome las decisiones de forma independiente.

- Imposibilidad o pocas alternativas de trabajo por cuenta ajena.

- Seguir los pasos de la familia como empresa independiente.

- Rentabilizar los ahorros generados hasta el momento o la capitalización del desempleo.

- Ganar más dinero que el que puedo conseguir por cuenta ajena.

- Etc.

Los motivos para querer desarrollar una actividad empresarial son diversos y no excluyentes. Puede ser que una persona se identifique con varios de ellos cuando se plantea esta cuestión.

El posterior éxito o no de cada idea de empresa estará condicionado por factores diversos que deberán ser analizados en cada caso. Sin embargo, es importante tener en cuenta que parte de dicho éxito está en la persona que quiere comenzar una actividad empresarial, en sus actitudes y aptitudes para dirigir el negocio que plantea.

Por ello, es necesario conocer cuál es nuestro perfil como personas emprendedoras y saber detectar las carencias, para plantear posibles soluciones, bien sea con formación, con la delegación de determinadas funciones en personas capacitadas, etc.

La persona que quiere poner en marcha una empresa debe tener en cuenta que se requiere una serie de cualidades y capacidades, tanto personales como profesionales, principalmente:

  1. Capacidad para asumir riesgos. Emprender un negocio conlleva riesgo y éste debe ser valorado, reducido en la medida de lo posible y asumido por el promotor o promotora. No todas las personas están capacitadas para asumir riesgos y tampoco lo están en la misma medida.
  2. Capacidad para tomar decisiones. Cuando nos planteamos crear una empresa tendremos que tomar muchas decisiones, algunas de carácter estratégico, que pueden determinar el éxito de la misma.
  3. Capacidad para planificar y dirigir. La función de planificación es una de las funciones que se deben desarrollar en la empresa para poder reducir el riesgo que todo negocio conlleva. También, en la mayoría de las ocasiones, el futuro empresario o futura empresaria contará con personal a su cargo al que deberá dirigir para el cumplimiento de los objetivos previstos.
  4. Compatibilizar los objetivos de la empresa con los objetivos personales. En muchas ocasiones, estos objetivos pueden entrar en conflicto teniendo que sacrificar alguno de ellos.
  5. Tener formación sobre la actividad específica que se desea desarrollar o conocer la forma en que se pueda desarrollar con la ayuda de personas capacitadas para ello.
  6. Tener conocimientos del sector de actividad en el que se quiere introducir y, si es posible, experiencia en el mismo, aunque sólo sea en determinadas funciones de la empresa.
  7. Disponer de apoyos familiares, de amistades, etc., que puedan ser motivadores en momentos problemáticos, que nos hagan sentirnos acompañados y que puedan aportar posibles soluciones. El camino de emprender es largo y duro, en ocasiones, por lo que será más llevadero si tenemos a otras personas de nuestro entorno que estén a favor de la idea y no en contra.
  8. Ser una persona realista y objetiva para poder valorar los pros y contras de la idea y saber los límites de la misma.
  9. Estar motivado o motivada para desarrollar la empresa aún teniendo en cuenta los riesgos que representa.
  10. Asumir responsabilidades. El nuevo empresario o empresaria es responsable, para lo bueno y lo malo, de lo que ocurra en la empresa, tanto con las personas que dependen de ella como con terceras personas.
  11. Saber adaptarse a los cambios. Es necesario que la persona que desea crear una empresa sea flexible para adaptarse a los cambios que se pueden plantear en la empresa, ya que va a trabajar en un entorno cambiante y competitivo.

El perfil de una persona emprendedora no es simple y no toda persona está preparada para comenzar una actividad empresarial. Algunas de la cuestiones que se plantean se pueden aprender si no se poseen; sin embargo otras no, son innatas a la persona.

Por tanto, antes de llevar a cabo nuestra idea de empresa será necesario realizar un análisis de cuáles son nuestras aptitudes y actitudes, para poder evaluar hasta qué punto entramos dentro del perfil emprendedor y detectar las carencias con vistas a: darle una respuesta positiva, tomar la decisión de no crear el negocio aunque la idea que tengamos sea buena, o buscar a otras personas que nos acompañen en el desarrollo para suplir dichas carencias.

No hay versiones para este comentario

Sociedad cooperativa
Sociedad civil
Sociedad de responsabilidad limitada laboral
Comunidad de bienes
Plan de empresa
Actividades empresariales
Responsabilidad limitada
Tramitación telemática
Constitución de sociedades
Sociedad limitada nueva empresa
Sociedad de responsabilidad limitada
Pago único prestación desempleo