Pensión de incapacidad por Gran Invalidez

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 31/08/2020

Se entenderá por gran invalidez la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.

El concepto de gran invalidez y la protección que a su través se brinda no aparece construido sólo a partir de la idea de gravedad patológica, sino también a partir de la constatación de una situación en la que se hace preciso compensar retributivamente a un tercero para que asista al inválido ante su carencia de autonomía para ejecutar actos indispensables para la conservación de la existencia en la forma exigida por la humana dignidad. Y esa necesidad existe aun cuando el paciente conserve una autonomía parcial y la ayuda asistencial se precise sólo para la ejecución de algunos de los actos más elementales para la humana subsistencia. STSJ Castilla y Leon, Nº 157/2006, de 06 de Marzo de 2006, Ecli: ES:TSJCL:2006:861

La Ley General de la Seguridad Social, configura la gran invalidez como la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesite la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos. STSJ Comunidad Valenciana, de 07 de mayo de 1999
 
JURISPRUDENCIA
 
 
"Tal situación [gran invalidez derivada de enfermedad común] concurre no sólo en aquellos beneficiarios que sufran una anulación o limitación de sus funciones físicas que les impida realizar por si mismos determinados actos esenciales concretos, sino también en aquellos otros que por sufrir un grave deterioro psíquico precisan del control y vigilancia constante de una tercera persona para poder fisiológicamente subsistir o para ejecutar actividades indispensables en la guarda de la seguridad, dignidad, higiene y decoro fundamental para la humana convivencia".
 
 
"Se ha interpretado por la Sala IV del Tribunal Supremo como acto esencial para la vida aquél que resulta imprescindible para la satisfacción de una necesidad primaria ineludible, para poder fisiológicamente subsistir o para ejecutar aquellas actividades indispensables en la guarda de la seguridad, dignidad, higiene y decoro fundamentales para la humana convivencia y, estimando que aunque no basta la mera dificultad en la realización del acto, no se requiere que la necesidad de ayuda sea continuada (Sentencias de 7 de octubre de 1987 y 23 de marzo de 1988). El Tribunal Supremo admite no obstante que determinadas situaciones determinan objetivamente una gran invalidez, como la ceguera total y las situaciones de pérdida de la visión que, sin implicar una absoluta anulación de la misma, son funcionalmente equiparables a aquélla (Sentencias de la Sala IV del Tribunal Supremo de 28 de junio y 7 de noviembre de 1986 ; 23 de junio de 1987; 13 de marzo de 1989; 3 de marzo de 2014, recurso 1246/2013 ; 10 de febrero de 2015, recurso 1764/2014), o no poder desplazarse sino en silla de ruedas, precisando ayuda de otro para subir y bajar de la misma (sentencia de 1 de octubre de 1987)".
 
 
"El actor necesita ayuda para la realización de actividades tales como vestirse, asearse, lavarse, comer-necesita ayuda para cortar la carne; por lo que se ha de concluir que es merecedor del grado de invalidez permanente que propugna, de modo que el motivo ahora examinado tiene que prosperar, debiendo destacarse que ni la base reguladora , ni la fecha de efectos económicos de la pensión, son objeto de discusión , una vez determinada la contingencia de enfermedad común de la que deriva".

Beneficiarios / Requisitos

Las personas incluidas en el Régimen General declaradas en situación de Gran Invalidez, cualquiera que sea la contingencia que la origine, siempre que reúnan los siguientes requisitos (art. 195 LGSS):

INCAPACIDAD DERIVA DE CONTINGENCIAS COMUNES.

  1. Tener menos de la edad de jubilación establecida legalmente en la fecha del hecho causante (art. 205 LGSS y DT26 LGSS), en la fecha del hecho causante.
  2. No reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva del Sistema.

ESTAR AFILIADAS Y EN SITUACIÓN DE ALTA, ASIMILADA A LA DE ALTA O EN SITUACIÓN DE NO ALTA.

Cuando la incapacidad se derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional, los trabajadores se considerarán de pleno derecho, afiliados y en alta, aunque el empresario haya incumplido sus obligaciones.

TENER CUBIERTO UN PERÍODO PREVIO DE COTIZACIÓN SI LA INCAPACIDAD PERMANENTE DERIVA DE ENFERMEDAD COMÚN O SI LA INCAPACIDAD PERMANENTE DERIVA DE ACCIDENTE NO LABORAL Y EL INTERESADO NO SE ENCUENTRA EN SITUACIÓN DE ALTA NI ASIMILADA.

a) Si deriva de enfermedad común, en situación de alta o asimilada (Art. 195 ,LGSS)

Menor de 31 años de edad:

  1. Período genérico de cotización: la mitad del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante.
  2. Período específico de cotización: no se exige.

Con 31 o más años de edad:

  1. Período genérico de cotización: un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de 5 años.
  2. Período específico de cotización: un quinto del período de cotización exigible debe estar comprendido en los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante
  3. Si se accede a la pensión desde una situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar: un quinto del período de cotización exigible debe estar comprendido en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar.

b) Si derivada de enfermedad común o accidente no laboral, en situación de "no alta".

  1. Período genérico de cotización: 15 años.
  2. Período específico de cotización: 3 años en los últimos 10.

A TENER EN CUENTA

En el caso de los trabajadores con contratos a tiempo parcial, para acreditar el período de cotización exigido, se aplicarán las reglas establecidas en el Real Decreto-ley 11/2013, de 2 de agosto.

Hecho causante / Efectos económicos

a) Si la incapacidad permanente surge tras haberse extinguido la incapacidad temporal de la que deriva (por agotamiento del plazo, o por alta médica con propuesta de incapacidad permanente):

  • Hecho causante, se entiende producido en la fecha de la extinción de la incapacidad temporal.
  • Efectos económicos, se fijan en el momento de la calificación, es decir, en la fecha de la resolución del Director Provincial del INSS. No obstante, podrán retrotraerse a la fecha de extinción del subsidio de incapacidad temporal, cuando la cuantía de la pensión de incapacidad permanente sea superior a la del subsidio que se venía percibiendo, no existiendo retroacción, en ningún caso, si el trabajador se encontraba en situación de demora de la calificación.

b) Si la incapacidad permanente no está precedida de incapacidad temporal o ésta no se ha extinguido:

  • Hecho causante, se entiende producido en la fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).
  • Efectos económicos, se fijan en la misma fecha de emisión del dictamen-propuesta.

c) Si la incapacidad permanente se produce desde una situación de no alta ni asimilada a la de alta

  • Hecho causante, se entiende producido el día de la solicitud.
  • Efectos económicos, se fijan en la misma fecha.

Cuantía / Porcentaje

La cuantía de la pensión por gran invalidez estará formada por el importe de la pensión que corresponda por incapacidad permanente (total o absoluta), incrementada con un complemento destinado a remunerar a la persona que atienda al beneficiario (apdo. 4, art. 196 LGSS):

  • Importe del complemento:

Será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el momento del hecho causante, cualquiera que sea el régimen en el que se reconozca la pensión, y el 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente.

En ningún caso, este complemento podrá tener un importe inferior al 45% de la pensión percibida -sin el complemento- por el trabajador.

  • En los casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

Las pensiones se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30% a un 50% cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

A efectos del cálculo del recargo, se excluye el complemento de gran invalidez destinado a remunerar a la persona que atienda al gran inválido. Dicho recargo recae directamente sobre el empresario infractor.

En los casos en que el trabajador, con 65 años o más años, acceda a la pensión de gran invalidez, derivada de contingencias comunes, por no reunir los requisitos para acceder a la pensión de jubilación:

El porcentaje aplicable será el que corresponda al período mínimo de cotización que esté establecido, en cada momento, para el acceso a la pensión de jubilación.

Actualmente, dicho porcentaje es del 50%, que se aplicará a la base reguladora correspondiente de la pensión, pero no al complemento.

JURISPRUDENCIA

STS Nº 692/2018, de 28 de Junio de 2018, Ecli: ES:TS:2018:2924

Analizando el cálculo del importe del complemento por Gran invalidez: El importe de dicho complemento será el resultante de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho causante y 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que se deriva la situación de incapacidad permanente, sin recalcular la base de cotización, multiplicando la suma de las bases por 12 y dividirla por 14.

Ver:

Cuadro de cuantías mínimas de las pensiones

Compatibilidades

  1. La pensión no impedirá el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del inválido y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.
  2. Si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, existe la obligación de cursar la correspondiente alta y cotizar, debiendo comunicar el pensionista a la Entidad gestora el inicio de la actividad, ya sea por cuenta ajena o propia.
  3. El cumplimiento de estas obligaciones se entiende sin perjuicio de las facultades de revisión de la incapacidad permanente que asisten a la Entidad gestora que ha reconocido la pensión.
  4. El disfrute de la pensión de incapacidad permanente absoluta y de gran invalidez a partir de la edad de acceso a la pensión de jubilación será incompatible con el desempeño por el pensionista de un trabajo, por cuenta propia o por cuenta ajena, que determine su inclusión en alguno de los regímenes del Sistema de la Seguridad Social, en los mismos términos y condiciones que los regulados para la pensión de jubilación en su modalidad contributiva (art. 214 LGSS).
  5. Con efectos del 1 de enero de 2.014, el disfrute de la pensión de incapacidad permanente absoluta y de gran invalidez a partir de la edad de acceso a la pensión de jubilación será incompatible con el desempeño por el pensionista de un trabajo, por cuenta propia o por cuenta ajena, que determine su inclusión en alguno de los regímenes del Sistema de la Seguridad Social, en los mismos términos y condiciones que los regulados para la pensión de jubilación en su modalidad contributiva  (apdos. 3 y 1 de los arts. 198 y 213 LGSS).

JURISPRUDENCIA

STSJ Madrid Nº 886/2006, de 06 de Noviembre de 2006

La ley permite la compatibilidad de ciertas actividades retribuidas con la pensión de gran invalidez siempre que esa actividad no implique una necesaria modificación de su grado de incapacidad.

STS, Rec 3429/2008 de 14 de Octubre de 2009, Ecli: ES:TS:2009:6967

El TS, siguiendo doctrina ya existente, STS, Rec. 480/2007, de 30 enero de 2008, Ecli: ES:TS:2008:1849establece la compatibilidad, entre la pensión por gran invalidez y el trabajo por cuenta ajena, basándose en las siguientes consideraciones:

"a) La interpretación restrictiva mantenida por el INSS no siempre ha sido la acogida por la jurisprudencia social. Recordando la Sala la STS 02/03/1979 donde se mantiene que "el trabajador en situación de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, por lo dispuesto en el art. 24.4 de la Orden de 15 abril 1969 , puede realizar todas las actividades laborales que sean compatibles con su situación, sin limitación alguna, sin que en ningún extremo de la disposición legal se afirme que sólo puede desempeñar actividades "superfluas, accidentales o esporádicas"; y la STS 06/03/1989 donde se consideran inaplicables el período mínimo de cotización exigible En el caso de pensiones por incapacidad permanente (RDLeg. 1/1994 de 20 de Jun) a quienes habían sido declarados en situación de IPA sin derecho a prestaciones.

b) La literalidad del RDLeg. 1/1994 de 20 de Jun, aboga por la plena compatibilidad de trabajo y pensión ["las pensiones ... no impedirán ... aquellas actividades... compatibles"], al no establecer límite alguno a la simultaneidad referida, que resulta exigible ex art. 35 ET , siendo de destacar que la remisión que al Reglamento se hace exclusivamente en el apartado primero del precepto , para la IPT.

c) La opción interpretativa contraria llevaría a hacer de mejor condición al trabajador declarado en IPT [legalmente apto para cualquier actividad que no sea la profesión u oficio para la que haya sido declarado inválido] que al incapaz declarado en IPA [al que se le negaría toda actividad -e ingresos- extramuros de la marginalidad].

d) La incompatibilidad de que tratamos tendría un cierto efecto desmotivador sobre la reinserción social y laboral de quien se halla en IPA o GI, pues aunque las cotizaciones satisfechas por el nuevo trabajo habrían de tener eficacia respecto de prestaciones futuras [pensión de Jubilación/nueva prestación por IPA; con independencia del régimen de incompatibilidad de pensiones y del derecho de opción que establece el RDLeg. 1/1994 de 20 de Jun], lo cierto es que la suspensión de la pensión por la percepción de ingresos debidos al trabajo ordinario [consecuencia impuesta -se dice- por la lógica del Sistema] privaría prácticamente de estímulo económico a una actividad que con todo seguridad ha de realizarse con considerable esfuerzo - psicofísico- por parte del inválido; y

e) Este planteamiento cobra pleno vigor si se atiende a las nuevas tecnologías [particularmente informáticas y de teletrabajo], que consienten pluralidad de actividades laborales -a jornada completa- a quienes se encuentran en situaciones de IPA o GI, de manera que la compatibilidad ahora defendida representa -en el indicado marco de actividades sedentarias- un considerable".

Suspensión

  • Cuando el beneficiario haya actuado fraudulentamente para obtener o conservar el derecho a las prestaciones.
  • Cuando la incapacidad permanente sea debida o se haya agravado a consecuencia de imprudencia temeraria del beneficiario.
  • Cuando la incapacidad permanente sea debida o se haya agravado a consecuencia de haber rechazado o abandonado, sin causa razonable, el tratamiento sanitario prescrito durante la situación de incapacidad temporal.
  • Cuando el beneficiario, sin causa razonable, rechace o abandone los tratamientos o procesos de readaptación y rehabilitación procedentes.

Extinción

  1. Por curación.
  2. Por fallecimiento.
  3. Por reconocimiento del derecho a la pensión de jubilación.
  4. Por revisión de oficio dictada por la Entidad gestora en alguno de los casos en que tal actuación esté legalmente permitida y de ella se derive la pérdida del derecho a la pensión.

No hay versiones para este comentario

Gran invalidez
Incapacidad permanente
Enfermedad Común
Prestación de jubilación
Incapacidad
Incapacidad temporal
Período mínimo de cotización
Periodos previos de cotización
Obligación de cotizar a la Seg. Social
Base de cotización
Accidente de Trabajo o Enfermedad Profesional
Contingencias comunes
Cuantía de las prestaciones
Base mínima de cotización
Incapacidad permanente absoluta
Edad de jubilación
Accidente no laboral
Contrato a tiempo parcial
Alta medica con propuesta de incapacidad permanente
Enfermedad común o accidente no laboral
Incapacidad permanente total
Extinción de la prestacion por incapacidad temporal
Medidas de seguridad
Actividad laboral
Regímenes de la Seguridad social
Grado de incapacidad
Jornada completa
Imprudencia temeraria
Derecho de opción
Trabajo a distancia
Revisión de oficio
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Tipos de incapacidad permanente

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 23/09/2020

    La incapacidad permanente, cualquiera que sea su causa determinante, se clasificará, en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado, valorado de acuerdo con la lista de enfermedades que se apruebe reglamentariamen...

  • Cálculo y base reguladora de las pensiones por incapacidad permanente

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 23/09/2020

    En función de los diferentes tipos de incapacidad permanente y la contingencia de la que derivan (común o profesional) la pensión se calcula siguiendo distintos parámetros. Primero deberemos determinar la base reguladora, que varía dependiendo ...

  • Requisitos para el acceso a la prestación de incapacidad permanente

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 23/09/2020

    Tendrán derecho a las prestaciones por incapacidad permanente las personas incluidas en el Régimen General que sean declaradas en tal situación y que, además de reunir la condición general exigida de estar afiliadas y en alta en dicho Régimen (...

  • Prestación por incapacidad permanente absoluta

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 31/08/2020

    La Incapacidad Permanente Absoluta (IP. Absoluta) inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio. No obstante, la pensión no impedirá el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del i...

  • Prestación por incapacidad permanente total

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 31/08/2020

    La Incapacidad Permanente Total (I.P.Total), inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de dicha profesión, siempre que pueda realizar otra distinta. La prestación económica correspondiente a la incapacida...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados