Regulación del contrato de vitalicio en Galicia

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Civil

La regulación del vitalicio está recogida en el el Capítulo III, del Título VII, rubricado como "De los contratos", de la Ley 2/2006, de 14 de junio, de Derecho Civil de Galicia.
En concreto, dicha regulación está contemplada en los Art. 147-156 ,Ley 2/2006, de 14 de junio. Por el contrato vitalicio una o varias personas se obligan respecto a otra u otras a prestar alimentos, en los términos que convengan, a cambio de la cesión de determinados bienes o derechos.

 

 

El vitalicio está regulado en el Capítulo III, del Título VII, rubricado como "De los contratos", de la Ley 2/2006, de 14 de junio, de Derecho Civil de Galicia.

El Art. 147 ,Ley 2/2006, de 14 de junio señala que por el contrato vitalicio una o varias personas se obligan respecto a otra u otras a prestar alimentos, en los términos que convengan, a cambio de la cesión de determinados bienes o derechos.

Esta prestación alimenticia deberá comprender el sustento, la habitación, el vestido y la asistencia médica, así como las ayudas y cuidados, incluso los afectivos, adecuados a las circunstancias de las partes. En los casos de pluralidad de obligados, salvo que se hiciese constar lo contrario en el título constitutivo, la prestación alimenticia tendrá carácter solidario,  conforme lo señalado en el Art. 148 ,Ley 2/2006, de 14 de junio. Igualmente, podrá pactarse que los obligados cumplan la prestación alimenticia de modo conjunto e indivisible.

En base a lo contenido en el Art. 149 ,Ley 2/2006, de 14 de junio, el vitalicio podrá constituirse en favor del cedente de los bienes o de un tercero. Será válido el vitalicio entre ascendientes y descendientes, sin perjuicio de la obligación de alimentos establecida por ley pero en ningún caso, podrá constituirse el vitalicio contemplando la vida de un tercero que no sea el alimentista o alimentistas.

Por su parte, y como establece el Art. 150 ,Ley 2/2006, de 14 de junio, para que el contrato tenga efectos frente a terceros, debe formalizarse en escritura pública.

La obligación de prestar alimentos durará hasta el fallecimiento del alimentista y se transmitirá, salvo pacto en contrario, a los sucesores del obligado a prestarlos (@@151@@Ley 2/2006, de 14 de junio##).

Tener en cuenta para el caso que, orevia notificación fehaciente al cedente con seis meses de antelación, el cesionario podrá desistir del contrato en cualquier momento. Asimismo, el cesionario deberá proceder a la restitución de los bienes y derechos recibidos en virtud del contrato, así como de sus frutos, sin más cargas o gravámenes que los preexistentes a la cesión (Art. 152 ,Ley 2/2006, de 14 de junio).

El @@153@@Ley 2/2006, de 14 de junio##contiene como causas por las que el cedente podrá resolver el contrato, las que a continuación se enumeran:

  • Conducta gravemente injuriosa o vejatoria de la persona obligada a prestar alimentos, de su cónyuge o pareja o de los hijos con los que conviva respecto al alimentista.
  • Incumplimiento total o parcial de la prestación alimenticia, o de los términos en los que fue pactada, siempre que no sea imputable a su perceptor.
  • Cuando, según la posición social y económica de las partes, el cesionario no cuide o no atienda en lo necesario al alimentista en todo cuanto haga posible el capital cedido, en la búsqueda del mantenimiento de su calidad de vida.

En esta caso, la acción de resolución podrá ser ejercitada por cualquiera de los cedentes respecto a los bienes cedidos. No obstante, si la cesión se hizo conjuntamente por ambos cónyuges, la resolución instada por el cónyuge sobreviviente conllevará la ineficacia total del contrato.

Para que la acción de resolución se transmita a los herederos del cedente, el alimentista debería ser un tercero y solo podrá ser ejercitada en vida de este, como así lo fija el Art. 154 ,Ley 2/2006, de 14 de junio.

El Art. 155 ,Ley 2/2006, de 14 de junio afirma que si en virtud de pacto la prestación alimenticia tuviera que realizarse de manera conjunta e indivisible por los cesionarios, el cedente podrá resolver el contrato cuando alguna de las circunstancias expresadas en el apdo. 1 Art. 153 ,Ley 2/2006, de 14 de junio fuera referible a cualquiera de aquellos. También será causa de resolución el desistimiento de alguno de los obligados a prestar la deuda alimenticia de manera conjunta e indivisible.

Por último, el Art. 156 ,Ley 2/2006, de 14 de junio dispone que en los casos de resolución, el cedente recuperará los bienes y derechos cedidos, quedando sin efecto las enajenaciones y gravámenes que el cesionario hiciera.

Véase al efecto la TSJ Galicia, Sala de lo Civil y Penal, nº 13/2009, de 25/06/2009, Rec. 8/2009, en base a la cual "en el contrato de vitalicio en Galicia, tal y como ha recogido la figura tradicional en la Ley de Derecho Civil, existe un elemento de máxima importancia a valorar en la contraprestación del alimentante, entre las que se encuentran las ayudas y cuidados, incluidos los afectivos, que dispensa al alimentista, elemento que caracterizó de siempre la peculiaridad gallega de dicho contrato, y que es difícil valorar en términos cuantitativos a la hora de ponderar la contraprestación que corresponde al alimentante en el contrato de vitalicio a efectos de su posible nulidad.

En lo que concierne al alimentista, sin perjuicio del gran valor que para él tuviesen esos cuidados y ayudas como causa del contrato, conviene precisar que en el otorgamiento del mismo no está limitado por la existencia de necesidad de alimentos por parte del mismo, como sí ocurre en el caso de los alimentos entre parientes, pues tal requisito no es exigido expresamente por la regulación legal de dicho contrato. El elemento afectivo dota al contrato de la especial característica, típicamente gallega, que caracteriza a este contrato en nuestro derecho. Igualmente proclama que la regulación del vitalicio se encuentra caracterizada por un elemento de máxima importancia a valorar en la contraprestación del alimentante, a saber, las ayudas y cuidados, incluso los afectivos, que han de ser dispensados al alimentista. Igualmente, los cuidados y ayudas, incluidas las de corte afectivo, conforman, junto a los alimentos estrictamente considerados o in natura, el contenido típico del contrato de vitalicio, pudiendo ser incluso determinantes de su otorgamiento, pero no es menos cierto, aunque sí más decisivo, que para celebrarlo no se requiere que el alimentista se encuentre necesitado de recibirlos (alimentos) para subsistir, a diferencia de lo que sucede con la obligación de dar alimentos, y lo pactado en el vitalicio depende exclusivamente de la autonomía de la voluntad.

Por otro lado, es necesario tener en cuenta que la disposición patrimonial que a través del contrato (oneroso) de vitalicio se realiza en favor del cesionario, no puede estimarse como una vulneración de las legítimas, y mucho menos cuando su celebración se produce por mor del estado de necesidad del transmitente no tanto económica sino de atenciones y cuidados (los que efectivamente le proporcionó la alimentante, en particular desde que quedó viudo), es la que explica que no quepa predicar respecto de la finalidad del contrato litigioso el defraudar la posición jurídica de un heredero legitimario y sí la de remediar una situación de necesidad consecuente a la de soledad en la que se encontró el cedente al enviudar."

 

No hay versiones para este comentario

Pensión por alimentos
Alimentista
Cesionario
Contrato vitalicio
Contrato de vitalicio
Obligación legal de alimentos
Resolución de los contratos
Acción resolutoria
Título constitutivo
Alimentante
Descendientes
Ascendientes
Contraprestación
Escritura pública
Sucesor
Frutos
Cónyuge viudo
Alimentos entre parientes
Causa de los contratos
Autonomía de la voluntad
Estado de necesidad
Contrato oneroso
Heredero forzoso
Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Sujetos obligados a la prestación legal de alimentos entre parientes

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El Art. 143 ,Código Civil se encarga de establecer quiénes están recíprocamente obligados a satisfacer la prestación de alimentos.Esta obligación de alimentos se encuentra regulada en el Art. 142-153 ,Código Civil.  Los sujetos obligados r...

  • La pensión de alimentos de los hijos

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por alimentos se entiende todo lo indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia medica. Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya termi...

  • Modificación y extinción de la obligación legal de alimentos entre parientes

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La modificación de la obligación legal de alimentos se regula en los Art. 147-148 ,Código Civil y se encuentra condicionada por los medios de la persona que asume la obligación de alimentos y por las necesidades del alimentista.En cuanto a la e...

  • La regulación de alimentos entre parientes en el Código Civil

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La obligación legal de alimentos entre parientes se encuentra regulada en el Título VI, "De los alimentos entre parientes", del Libro Primero del Código Civil. En concreto, está recogida en los Art. 142-153 ,Código Civil.  La obligación lega...

  • Concepto, naturaleza y características de la prestación de alimentos

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La obligación legal de alimentos se trata de una liberalidad que impone la ley a una persona, a favor de otra, cuyo objeto son los medios necesarios para la subsistencia de esta última. Se regula en los Art. 142-153 ,Código Civil. Esta obligaci...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados