Riesgos en el sector de la construcción y medidas de prevención relacionados con trabajos en altura

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 25/04/2022

Conforme establece el anexo I del Real Decreto 1627/1997, los trabajos en altura se incardinan entre los situados por encima o por debajo del nivel del suelo en las obras en el exterior de los locales, si bien deberá tenerse en cuenta también el Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo y su Guía técnica del INSST.

(Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre; Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio; Real Decreto 1801/2003, de 26 de diciembre; Real Decreto 542/2020, de 26 de mayo; Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre; capítulos II y III, título IV, libro II del VI Convenio General del Sector de la Construcción).

Riesgos y medidas preventivas relacionados con el trabajo en altura

Conforme establece el anexo I del RD 1627/1997, los trabajos en altura se incardinan entre los situados por encima o por debajo del nivel del suelo en las obras en el exterior de los locales, si bien deberá tenerse en cuenta también el RD 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo y su Guía técnica del INSST.

Se entiende por trabajos en altura aquellos que se ejecutan en un lugar por encima del nivel de referencia, entendiendo como tal la superficie sobre la que puede caer un trabajador y ocasionarle daños personales (no se incluye en esta definición una caída que pueda producirse desde una escalera fija o una caída al mismo nivel).

Concretamente, se consideran trabajos en altura los realizados en plataformas, andamios y pasarelas, desniveles, huecos y aberturas existentes en los pisos de las obras, que supongan para los trabajadores un riesgo de caída de altura superior a 2 metros desde la superficie en la que esté situado el trabajador hasta la del nivel inferior en la que quedaría retenido el mismo si no se dispusiera de un medio de protección.

Hay que tener en cuenta, que las obligaciones relativas a los trabajos en altura se aplicarán solo si las características de la obra o de la actividad, las circunstancias o la existencia de cualquier riesgo así lo requieran.

De entre las medidas de prevención a adoptar relacionadas con trabajos en altura, destacan las siguientes:

Las plataformas, andamios y pasarelas, desniveles, huecos y aberturas existentes en los pisos de las obras, que supongan para los trabajadores un riesgo de caída de altura superior a 2 metros se protegerán mediante barandillas u otro sistema de protección colectiva de seguridad equivalente.

Los sistemas de protección colectiva podrán tener como fin impedir la caída (por ejemplo, cerramiento de huecos con tapas, entablados continuos, sistemas provisionales de protección de borde, más seguras) o limitarla (por ejemplo, redes de seguridad).

Las barandillas serán resistentes, tendrán una altura mínima de 90 centímetros y dispondrán de un reborde de protección (rodapié), un pasamanos y una protección intermedia que impidan el paso o deslizamiento de los trabajadores.

Puede existir un peligro adicional por la naturaleza del lugar en el que se pueda producir la caída (esperas de ferralla, zona de paso de maquinaria, etcétera), en cuyo caso la necesidad de otras medidas se determinará en la evaluación de riesgos.

La norma UNE-EN 13374:2013+A1:2019: «Sistemas provisionales de protección de borde. Especificaciones del producto. Métodos de ensayo» indica los diferentes sistemas provisionales de protección de borde existentes, así como sus características y criterios de resistencia.

Los trabajos en altura en principio solo podrán efectuarse con la ayuda de equipos concebidos para tal fin o utilizando dispositivos de protección colectiva. Y si por la naturaleza del trabajo no fuera posible, deberá disponerse de medios de acceso seguros y utilizarse cinturones de seguridad con anclaje u otros medios de protección equivalente.

Cuando se trabaje en alturas inferiores a 2 metros también deberán utilizarse los medios y equipos adecuados para cada caso.

Para la realización de trabajos en altura se pueden plantear tres opciones:

  • Utilizar equipos de trabajo específicamente diseñados o proyectados para la naturaleza de la tarea (plataformas elevadoras, andamios, escaleras, etcétera).
  • Instalar las protecciones colectivas citadas (barandillas, plataformas o redes de seguridad) en función de las condiciones de cada uno de los puestos de trabajo.
  • Si no es técnicamente posible aplicar las anteriores y previa justificación técnica, se recurrirá a la utilización de protección individual.

A menudo, los equipos de protección individual (sistemas anticaídas) son complementarios de las medidas de protección colectiva, aunque estas últimas son preferentes. Muy importante: el apartado 4.1.1 del anexo II del RD 1215/1997, en relación con los trabajos temporales en altura, establece que la elección no podrá subordinarse a criterios económicos.

En todo caso, el acceso al lugar donde deba realizase el trabajo en altura debe ser seguro.

Antes de utilizarse, debe verificarse la estabilidad y solidez de los elementos de soporte y el buen estado de los medios de protección, posteriormente de forma periódica y cada vez que sus condiciones de seguridad puedan resultar afectadas, conforme a lo establecido en los artículos 3.5 y 4 del Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, sobre equipos de trabajo, o a las especificaciones que determine documentalmente la persona que los haya diseñado in situ.

Asimismo, los andamios, sus plataformas, pasarelas y escaleras, se ajustarán a su normativa específica (Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio) y a lo establecido en los Capítulos II y III del Título IV del Libro II del VI Convenio colectivo de la construcción, lo mismo que las escaleras de mano.

Por último, los aparatos elevadores y los accesorios de izado utilizados en las obras, deberán ajustarse a lo dispuesto en su normativa específica (Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre), teniendo en cuenta que en ellos se debe colocar de forma visible y legible la indicación del valor de su carga máxima.

En relación con los elementos de protección que pueden ser usados para la realización de trabajos en altura, como: 

En primer lugar, y de los más importantes a destacar, son los andamios y sus elementos. Los andamios deberán cumplir las condiciones generales respecto a materiales, estabilidad, resistencia, seguridad en el trabajo y seguridad general, y las particulares de la clase de andamio, especificadas en el Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, en cuanto a su uso. Los requisitos son:

  • Estar estabilizados por fijación o por otros medios y garantizar la seguridad y salud de los trabajadores al estar en ellos.
  • Ser instalados y utilizados de forma que no puedan caer, volcar o desplazarse de forma incontrolada.
  • Tener barandillas resistentes de altura mínima de 90 cm (se aconseja de 1 m), una protección intermedia y un rodapié, o cualquier otro sistema de protección colectiva equivalente interrumpido únicamente en los puntos de acceso a una escalera o a una escalera de mano, cuando exista riesgo de caída de altura de más de 2 metros.
  • Las plataformas que forman el piso del andamio deben ser de materiales sólidos y no podrán moverse ni dar lugar al basculamiento, deslizamiento o cualquier otro movimiento peligroso, mediante sujeción en la superficie de apoyo o mediante un dispositivo antideslizante u otro.
  • Tener la anchura precisa para la fácil circulación de los trabajadores y el adecuado almacenamiento de los útiles, herramientas y materiales, mínima de 60 cm.
  • Deberán colocarse tablones o chapados en los espacios libres entre los paramentos de obra y el andamiaje, en el nivel inmediatamente inferior al que se realice el trabajo, sin que esa distancia pueda exceder de 1,80 metros.
  • Las dimensiones, la forma y la disposición deberán ser apropiadas al tipo de trabajo, las cargas que hayan de soportar y el trabajo y circulación en ellas con seguridad.
  • El acceso a ellos deberá realizarse a través de módulos de escaleras de servicio adosadas a los laterales o mediante escaleras integradas en el andamio.
  • Debe tener una nota de cálculo o, si no, efectuarse un cálculo de resistencia y estabilidad por una persona con formación universitaria que lo habilite para ello.
  • En función de la complejidad del andamio, deberá elaborarse un plan de montaje, de utilización y de desmontaje, realizado por una persona con formación universitaria que lo habilite para ello.
  • Este plan será obligatorio, salvo que tengan el marcado «CE», en cuyo caso se sustituirá por las instrucciones del fabricante, en los siguientes casos: plataformas suspendidas de nivel variable y plataformas elevadoras sobre mástil, andamios prefabricados sobre elementos de altura superior a 6 metros o que salven vuelos y distancias superiores a 8 metros (salvo andamios de caballetes o borriquetas), andamios instalados en el exterior cuya distancia al terreno o suelo exceda de 24 m de altura y torres de acceso y torres de trabajo móviles para trabajos a más de 6 m de altura.

Existen varios tipos de andamio, destacando:

1. Los andamios metálicos tubulares, es decir, aquellos en los que todas o algunas de sus dimensiones son determinadas con antelación mediante uniones o dispositivos de unión fijos permanentemente sobre los componentes, tienen las siguientes condiciones particulares de seguridad:

- Se componen de placa de sustentación (placa base y husillo), módulos, cruz de San Andrés, y largueros o tubos de extremos, longitudinales y diagonales.

- Se complementan con plataformas, barandillas y en ocasiones escaleras de comunicación integradas.

- Deberán estar certificados por una entidad reconocida de certificación. Si no, solo podrán utilizarse para los casos en que no se exija plan de montaje, utilización y desmontaje (es decir, para alturas no superiores a 6 metros que no superen los 8 metros de distancia entre apoyos y que no estén situados sobre azoteas, cúpulas, tejados, estructuras superiores o balconadas a más de 24 metros desde el nivel del terreno o del suelo).

- El material del andamio dispondrá de instrucciones de montaje y mantenimiento de uso.

- Contratista o usuarios no podrán realizar cambios en el diseño inicial sin autorización e intervención de la dirección facultativa o el coordinador de seguridad y sin haber realizado el plan de montaje, utilización y desmontaje.

- Debe garantizarse su estabilidad en todo momento y el técnico supervisor dará instrucciones precisas de uso a los montadores y a los trabajadores usuarios.

- Las plataformas de trabajo serán metálicas o de otro material resistente y antideslizante, contarán con dispositivos de enclavamiento que eviten su basculamiento, tendrán marcada la carga máxima admisible, un ancho mínimo de 60 cm y resistencia y estabilidad.

- El acceso a ellos se hará siempre por medio de escaleras adosadas a los laterales o integradas de comunicación entre las plataformas con trampillas de acceso cerradas. Solo se hará por medio de plataformas o pasarelas desde el edificio cuando esté debidamente justificado.

2. Los andamios constituidos por elementos prefabricados, torres de acceso y torres de trabajo móviles serán seguros cuando cumplan los requisitos de seguridad y salud establecidos en el RD 1801/2003, de Seguridad general de los productos, y cumplan lo establecido en el RD 1215/1997 y lo siguiente:

- Las torres de acceso y torres de trabajo móviles deberán tener una altura desde el suelo a la última plataforma que no exceda de 4 m por cada metro de lado menor, y seguirse las instrucciones del fabricante (utilizar estabilizadores, aumentar el lado menor, etcétera).

- Las ruedas de las torres de trabajo móviles deberán disponer de un dispositivo de blocaje de la rotación y de la traslación y verificarse el correcto funcionamiento de los frenos.

3. Las plataformas elevadoras sobre mástil, que son apartados para elevar personas, se regulan conforme al RD 1644/2008, de comercialización y puesta en servicios de las máquinas y por el RD 1215/1997 en cuanto a su uso, siendo exigible que dispongan del «marcado CE», declaración «CE» de conformidad y manual de instrucciones y que cumplan las siguientes medidas:

- Antes usarse, deberá verificarse la resistencia y estabilidad de los puntos de apoyo.

- Estarán dotadas de protección frente al riesgo de contacto eléctrico indirecto y verificarse la ausencia de líneas eléctricas aéreas en el entorno.

- Cuando dispongan de carriles, deberán poseer una perfecta nivelación, cimentación y alineación, así como topes en sus extremos.

- Los traslados se realizarán con la plataforma desalojada de trabajadores.

- Para prevenir el riesgo de caídas de objetos sobre terceros se balizará, señalizará y acotará la zona inferior del terreno impidiendo el paso bajo su perpendicular.

- Nunca deberán sobrecargarse y los materiales necesarios se repartirán en ella.

- Deberán revisarse periódicamente y no utilizarse en condiciones meteorológicas adversas que superen lo previsto por el fabricante.

4. Andamios colgados, que son plataformas suspendidas de nivel variable de accionamiento manual o motorizado para la elevación de personas. Se regulan asimismo conforme al Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre, de comercialización y puesta en servicios de las máquinas y por el Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio de forma subsidiaria y en cuanto a su uso, siendo exigible que dispongan del «marcado CE», declaración «CE» de conformidad y manual de instrucciones y que cumplan las siguientes normas de seguridad, además de las que indique el manual de instrucciones del fabricante:

- El suelo de las plataformas debe ser resistente, antideslizante y debe quedar sujeto de forma no se mueva y solo pueda ser retirado por una acción voluntaria.

- Las plataformas suspendidas deben tener una barandilla de altura mínima de 90 cm hasta el suelo, protecciones intermedias y zócalos a lo largo de todo su perímetro. La distancia entre la barandilla y la protección intermedia, y entre esta y el zócalo no debe sobrepasar los 50 cm y el zócalo no debe tener una altura inferior a 15 cm.

- Si se utilizan plataformas múltiples con dos o más suelos, uno encima del otro, debe preverse una trampilla en el suelo superior que se abra cabía arriba y esté cerrada, y una escalera integrada que permita un acceso seguro entre los suelos.

- Está prohibido comunicar entre sí dos plataformas suspendidas en paralelo mediante pasarelas superpuestas o colocar una pasarela entre la plataforma y otro elemento.

- Los accesos a las plataformas serán cómodos y seguros.

- Las puertas de acceso de las barquillas no deben abrir hacia el exterior y deben tener un sistema e enclavamiento que impida su apertura, salvo de forma voluntaria.

- La distancia entre el paramento y la cara delantera de las plataformas será inferior a 30 cm, y deben tener un sistema de fijación o anclaje que les impida moverse durante la entrada y salida de las mismas.

- Los pescantes se montarán de tal forma que los cables trabajen totalmente perpendiculares al suelo y paralelos entre sí.

- Las plataformas se suspenderán de un mínimo de dos pescantes.

- Se prohíbe la acumulación de materiales en estas plataformas, salvo los indispensables y sin sobrepasar la carga máxima indicada por el fabricante.

- Se pondrá especial cuidado en el tiro uniforme de los cabos durante los ascensos y descensos, para evitar saltos bruscos.

- Los aparejos elevadores utilizados para las maniobras deberán disponer de dispositivos de seguridad y dispositivos interiores de guía para los cables.

- Los ganchos de sujeción de los cables a los pescantes deberán tener pestillo de seguridad.

- Deben tener acoplados dispositivos secundarios para que en caso de rotura del cable portante se retengan las mismas evitando su caída.

- Antes de ponerlos en marcha, el conjunto será sometido a una prueba de carga bajo la supervisión de persona competente.

- Deberán inspeccionarse a diario, antes de su uso.

- Periódicamente se revisarán conforme a las instrucciones del fabricante, quedando documentadas las revisiones.

- Deben estar claramente identificadas sus características en todos los elementos y accesorios de elevación; en la plataforma, deberá quedar reflejada la carga máxima y el número máximo de personas que pueden utilizarla.

- No deben utilizarse en condiciones meteorológicas adversas que superen lo previsto por el fabricante.

5. Los andamios de borriquetas, formadas por borriquetas metálicas en forma de uve invertida y tablones o plataformas metálicas horizontales, deberán cumplir las siguientes medidas de seguridad:

- Siempre se montarán nivelados, nunca inclinados, y se prohíbe su apoyo sobre materiales de construcción frágiles (ladrillos, bovedillas, etcétera).

- Se permiten con hasta 3 m de altura, si bien deberán tener barandillas u otros sistemas de protección colectiva equivalente (por ejemplo, redes) cuando el riesgo de caídas sea mayor de 2 m o en trabajos sobre borriquetas en balcones, terrazas o en la proximidad de aberturas.

- Los tablones o plataformas que formen el piso del andamio, que tendrá al menos 60 cm de anchura, deberán estar anclados o atados a las borriquetas.

6. Los andamios de mechinales, a base de agujeros cuadrados practicados en un muro de obra que permiten el paso de los travesaños o colas, solo se permiten en obras de escasa importancia y siempre que la altura sobre el nivel del suelo o del terreno de la andamiada más elevada no exceda de 5 m. En este caso, será obligatorio el uso de sistemas anticaídas por los trabajadores.

En segundo lugar, se encuentran las protecciones colectivas, escalas fijas o de servicio, escaleras de mano y otros equipos para trabajos temporales de altura. Estas otras protecciones abarcan distintos tipos, con sus requisitos y característicos propios. En este sentido, destacan los sistemas provisionales de protección de borde. 

CUESTIÓN

¿Cuándo se considera que una protección de borde es segura?

Cuando cumpla la normativa de obligado cumplimiento que fije los requisitos de seguridad y salud, y así se debe comercializar. En caso de no existir tal normativa, se tendrán en cuenta las normas técnicas nacionales que sean transposición de normas europeas no armonizadas, las normas UNE, los códigos de buenas prácticas y los conocimientos y técnicas actuales. Estos sistemas provisionales de protección de borde pueden ser:

- Barandilla principal con una altura mínima de 90 cm.

- Barandilla intermedia, plinto o rodapié con una altura sobre la superficie de trabajo suficiente para impedir la caída de objetos y materiales y postes.

En tercer lugar, redes de seguridad. Se considera que una red de seguridad es segura cuando cumpla la normativa de obligado cumplimiento que fije los requisitos de seguridad y salud, y así se debe comercializar. Además, se presumirá tal seguridad cuando sea conforme a las normas técnicas que sean transposición de una norma europea armonizada.

En caso de no existir tal normativa o que esta no cubra todos los riesgos de la red de seguridad, se tendrán en cuenta las normas técnicas nacionales que sean transposición de normas europeas no armonizadas, las normas UNE, los códigos de buenas prácticas y los conocimientos y técnicas actuales.

Estas redes de seguridad deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Se dará prioridad a las redes que evitan la caída frente a las que solo limitan o atenúan las posibles consecuencias de dichas caídas, siempre los trabajos que se ejecuten lo permitan técnicamente.
  • Solo se deberán instalar y utilizar conforme a las instrucciones previstas por el fabricante.
  • Antes de su montaje y según el trabajo a ejecutar, se estudiará el tipo de red más adecuado frente al riesgo de caída de altura.
  • El montaje y desmontaje será realizado por personal formado e informado.
  • La estabilidad y solidez de los elementos de soporte y el buen estado de las redes deberán verificarse antes de su uso, posteriormente de forma periódica, y cada vez que sus condiciones de seguridad puedan resultar afectadas por cualquier circunstancia.
  • Se almacenarán en lugares secos.

Una vez retiradas las redes, deberán reponerse los sistemas provisionales de protección de borde.

Por último, entre otras: 

1. Escalas fijas o de servicio. Las escalas fijas o de servicio deberán cumplir los requisitos establecidos en el Anexo I A), apartado 8, del RD 486/1997, de 14 de abril, de lugares de trabajo, es decir:

  • Anchura mínima: 40 cm.
  • Distancia máxima entre peldaños: 30 cm.
  • Distancia mínima entre el frente de los escalones y las paredes más próximas al lado del ascenso: 75 cm.
  • Distancia mínima entre la parte posterior de los escalones y el objeto fijo más próximo: 16 cm.
  • Debe haber un espacio libre de 40 cm a ambos lados del eje de la escala si no está provista de jaulas o dispositivos equivalentes.
  • Cuando el paso desde el tramo final de la escala hasta la superficie a la que se desea acceder suponga un riesgo de caída por falta de apoyos, la barandilla o lateral deberá prolongarse al menos 1 m por encima del último peldaño o tomarse medidas alternativas de seguridad.
  • Las escalas fijas que tengan una altura superior a 4 m deberán disponer de una protección circundante, al menos a partir de dicha altura, salvo que se trate de conductos, pozos angostos y otras instalaciones cuya configuración ya proporcione esa protección.
  • Si se emplean escalas fijas para alturas mayores de 9 m se instalarán plataformas de descanso cada 9 m o fracción.

2. Escaleras de mano. Se considera que una escalera de mano es segura cuando cumpla la normativa de obligado cumplimiento que fije los requisitos de seguridad y salud, y así se debe comercializar. Además, se presumirá tal seguridad cuando sea conforme a las normas técnicas que sean transposición de una norma europea armonizada. En caso de no existir tal normativa o que esta no cubra todos los riesgos de la escalera de mano, se tendrán en cuenta las normas técnicas nacionales que sean transposición de normas europeas no armonizadas, las normas UNE, los códigos de buenas prácticas y los conocimientos y técnicas actuales. Estas redes de seguridad deberán cumplir, entre otros, los siguientes requisitos:

  • Su uso se limitará a aquellas circunstancias en las que no se pueda utilizar otros equipos de trabajo más seguros.
  • Deberán tener la resistencia y los elementos necesarios de apoyo y/o sujeción para que su utilización no suponga un riesgo de caída por rotura o desplazamiento.

3. Cuerdas para acceso y posicionamiento. Se considera que los elementos de las técnicas a acceso y posicionamiento mediante cuerdas son seguros cuando cumplan la normativa de obligado cumplimiento que fije los requisitos de seguridad y salud, y así se deben comercializar. Además, se presumirá tal seguridad cuando sean conformes a las normas técnicas que sean transposición de una norma europea armonizada. En caso de no existir tal normativa o que esta no cubra todos los riesgos de la red de seguridad, se tendrán en cuenta las normas técnicas nacionales que sean transposición de normas europeas no armonizadas, las normas UNE, los códigos de buenas prácticas y los conocimientos y técnicas actuales. Además, a los elementos que conforman estas técnicas, excepto a la propia cuerda de trabajo y a sus sistemas de amarre, se les aplica el RD 1407/1992, que regula las condiciones de comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protección individual y, por tanto, deberán disponer de «marcado CE», declaración «CE» de conformidad y manual de instrucciones. Estos sistemas deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Deberá facilitarse un asiento adaptado al trabajador con los accesorios apropiados, en función de la duración del trabajo y de las exigencias ergonómicas.
  • Deberá garantizarse la resistencia y los elementos necesarios de apoyo y/o sujeción en los trabajos para evitar el riesgo de caída por rotura o desplazamiento.
  • El sistema constará como mínimo de dos cuerdas con sujeción independiente, una como medio de acceso, de descenso y de apoyo (cuerda de trabajo) y la otra como medio de emergencia (cuerda de seguridad).

4. Plataformas voladas de descarga de materiales. Estas plataformas deben reunir, entre otros, los siguientes requisitos:

  • Deberán ser metálicas, sólidas y seguras.
  • Se fijarán mediante puntales telescópicos de suelo a techo en número y disposición indicados por el fabricante.
  • Estarán protegidas en su contorno con barandillas perimetrales, siendo la delantera desmontable para permitir la descarga de materiales.
  • Cuando disponga de trampilla abatible en el piso, deberá estar dotada de un sistema que impida el acceso a la plataforma cuando la trampilla esté abierta.
  • Para trabajos sobre las plataformas es preceptivo el uso de un cinturón de retención dispuesto en un punto sólido de la obra o de un sistema anticaídas.
  • En ningún caso deberán sobrecargarse por encima de la carga máxima prevista por el fabricante, que vendrá indicada en un lugar visible y de forma indeleble.

5. Plataformas elevadoras móviles de personal (PEMP). Estas plataformas se consideran aparatos de elevación de personas, por lo que se les aplica el RD 1644/2008, de comercialización y puesta en servicio de máquinas, y es exigible que dispongan del «marcado CE», declaración «CE» de conformidad y manual de instrucciones. Deberán cumplirse los siguientes requisitos y normas:

  • El personal operador debe estar cualificado y formado, y estar autorizado.
  • Estas plataformas no deben utilizarse en operaciones o en condiciones contraindicadas por el fabricante y se cumplirán sus especificaciones de uso y limitación de carga. Ni deben conducirse ni circular por pendientes superiores a las indicadas por el fabricante.
  • No se deben cargar materiales de mayor volumen y peso de lo previsto por el fabricante.
  • Antes de su uso, se debe comprobar que el terreno por se desplazará la plataforma esté nivelado y sea estable.
  • Las cargas deberán estar repartidas uniformemente por el piso de la plataforma.
  • Debe verificarse la ausencia de líneas eléctricas aéreas en el entorno y la presencia de elementos fijos que interfieran el desplazamiento espacial de la plataforma.
  • Es preceptivo el uso de arnés anticaídas por los trabajadores.

6. Cestas suspendidas mediante grúas. Es un sistema de elevación de personas y realización de trabajos en altura que solo debe utilizarse excepcionalmente, cuando no sea posible la elección de otros equipos más seguros por el tipo de trabajos a ejecutar, la altura a la que se deba subir, la duración de la utilización, y las características o inaccesibilidad por otros medios hasta el emplazamiento, así lo determine el estudio de seguridad, el plan de seguridad o la evaluación de riesgos, y de la documentación técnica resulte que los trabajos pueden realizarse de forma segura. Su elección no podrá subordinarse a criterios económicos. El uso de estas cestas se limitará a circunstancias en las que la evaluación de riesgos indique que el trabajo puede ejecutarse de manera segura y se haya formado e informado a los trabajadores.

DOCUMENTACIÓN DE INTERÉS 

- Guías Técnicas del INSST sobre equipos de protección individual y medidas de prevención en obras de construcción.

- UNE-EN 353-1:2014+A1:2017. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Dispositivos anticaídas deslizantes sobre línea de anclaje. Parte 1: Dispositivos anticaídas deslizantes sobre línea de anclaje rígida.

- UNE-EN 354: 2011. Equipos de protección individual contra caídas. Equipos de amarre.

- UNE-EN 355:2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Absorbedores de energía.

- UNE-EN 358:2018. Equipo de protección individual para sujeción en posición de trabajo y prevención de caídas de altura. Cinturones y equipos de amarre para posicionamiento de trabajo o de retención.

- UNE-EN 360:2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Dispositivos anticaídas retráctiles.

- UNE-EN 361:2002. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Arneses anticaídas.

- UNE-EN 362:2005. Equipos de protección individual contra caídas de altura. Conectores.

- UNE-EN 363:2018. Equipos de protección individual contra caídas. Sistemas de protección individual contra caídas.

- UNE-EN 795:2012. Equipos de protección individual contra caídas. Dispositivos de anclaje.

- UNE-EN 813:2009. Equipos de protección individual contra caídas. Arneses de asiento.

- UNE-EN 1891:1999. Equipos de protección individual para la prevención de caídas desde una altura. Cuerdas trenzadas con funda, semi-estáticas.

No hay versiones para este comentario

Medidas de seguridad en el trabajo
Comercialización
Equipo de protección individual
Evaluación de riesgos
Daño personal
Buenas prácticas
Cinturón de seguridad
Puesto de trabajo
Convenio colectivo
Tejados
Medidas de seguridad
Balcones
Terrazas
Ascenso
Energía

Real Decreto 1215/1997 de 18 de Jul (disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 188 Fecha de Publicación: 07/08/1997 Fecha de entrada en vigor: 07/08/1997 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Real Decreto 1627/1997 de 24 de Oct (disposiciones mínimas de seguridad y de salud en las obras de construcción) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 256 Fecha de Publicación: 25/10/1997 Fecha de entrada en vigor: 25/10/1997 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Real Decreto 1644/2008 de 10 de Oct (normas para la comercializacion y puesta en servicio de las maquinas) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 246 Fecha de Publicación: 11/10/2008 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Equipos de trabajos temporales en altura y PRL

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 04/10/2022

    El Real Decreto 2177/2004, de 12 de noviembre, modificó el Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, a fin de introducir las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de equipos en trabajos temporales en alt...

  • Riesgos específicos del sector construcción y medidas preventivas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 10/05/2022

    Estudio de los riesgos propios del sector de la construcción, así como todas aquellas medidas de prevención y/o protección que permiten combatirlos.Riesgos laborales en el sector de la construcciónCon carácter general, encontramos los siguiente...

  • Prevención de riesgos laborales en el sector el sector agrario e industria agroalimentaria

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 18/10/2022

    Los riesgos específicos más comunes del sector agrario se relacionan con la maquinaria empleada para la realización de labores agrarias y forestales; la exposición a productos químicos (ej.: plaguicidas, abonos y fertilizantes); los derivados de...

  • Equipos de trabajo en la PRL

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 17/05/2022

    El Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, transpone al derecho español de la Directiva 89/655/CEE, que establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.La directiva citad...

  • Riesgos en el sector de la construcción y medidas de prevención relacionados con la maquinaria, herramientas y vehículos

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 14/02/2022

    Conforme establece el anexo IV del Real Decreto 1627/1997, de 18 de julio, los vehículos, maquinaria, instalaciones y equipos se incardinan en las obras de construcción en el exterior de los locales. Concretamente en dos apartados: los vehículos ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados