Selección de la organización preventiva y puesta en marcha del sistema de gestión

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 22/02/2021

Como principales actuaciones a tener en cuenta dentro de la PRL, la selección de la organización preventiva y puesta en marcha del sistema de gestión supone, a efectos prácticos, un análisis previo de las necesidades preventivas de la empresa, la decisión de adopción de uno de los modelos organizativos de la prevención (asunción personal por parte del empresario de la actividad preventiva; designación de trabajadores para el desarrollo de la actividad preventiva, la creación de Servicios de Prevención internos o propios o recurrir a un servicio de prevención ajeno), la asignación de personas encargadas, y, finalmente, la elaboración y difusión del sistema de gestión por el que optemos.

a) Análisis previo de las necesidades preventivas de la empresa

La evaluación de riesgos y la planificación preventiva son herramientas indispensables en la aplicación e integración del plan de prevención. Mediante diferentes métodos se detectan las necesidades en materia preventiva y se establecen, para cada uno de los riesgos detectados, las medidas que deben adoptarse para eliminarlos, reducirlos y/o minimizar sus consecuencias.

En un primer punto, actividad productiva, el número y características de los centros de trabajo y el número de personas trabajadoras y sus características adquiere gran relevancia en la PRL y, en particular, en la selección de la forma de organización preventiva. En segundo lugar, debemos tener en cuenta los medios humanos y materiales necesarios, así como la asignación de los recursos económicos precisos para la consecución de los objetivos propuestos. (arts. 2 y 9 RSP). Por último, la existencia de empresas subcontratadas o la propia subcontratación por parte de la corporación ha de tenerse también en cuanta.

Como aspecto de interés en este punto, hay que señalar la utilización, a falta de referencia expresa por parte de las normas de prevención, de la regla fijada por la Ley 10/1997, de 24 de abril, sobre derechos de información y consulta de los trabajadores en las empresas y grupos de empresas de dimensión comunitaria.

En este sentido, hay que tener en cuenta que las disposiciones contenidas en esta norma serán de aplicación exclusivamente a los centros de trabajo y empresas situados en España de las empresas y grupos de empresas de dimensión comunitaria cuya dirección central esté situada en cualquier Estado miembro, en lo relativo a las remisiones a las legislaciones y prácticas nacionales contenidas en la presente Ley y en las disposiciones de los Estados miembros por las que se da cumplimiento a la Directiva 94/45/CE, del Consejo, de 22 de septiembre, relativa a la constitución de un comité de empresa europeo o al establecimiento de un procedimiento de información y consulta a los trabajadores en las empresas y grupos de empresas de dimensión comunitaria, y a la Directiva 97/74/CE, del Consejo, de 15 de diciembre, por la que se amplía aquella al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

La forma de cálculo del número de trabajadores es la siguiente:

 Art. 25 de la Ley 10/1997, de 24 de abril

"1. Para calcular el número de trabajadores de los centros de trabajo y empresas se tendrá en cuenta el promedio de trabajadores empleados, incluidos los contratados a tiempo parcial, durante los dos años anteriores a la fecha del inicio del procedimiento de negociación, de acuerdo con las siguientes reglas:

a) Los trabajadores vinculados por contratos de duración determinada superior a dos años se computarán como trabajadores fijos de plantilla.

b) Los contratados por término de hasta dos años se computarán según el número de días trabajados en el período de dos años anterior a la fecha de inicio del procedimiento de negociación. Cada cuatrocientos días trabajados o fracción se computarán como un trabajador más.

Cuando el cociente que resulte de dividir por 400 el número de días trabajados en el citado período de dos años sea superior al número de trabajadores que se computan, se tendrá en cuenta, como máximo, el total de dichos trabajadores.

2. A efectos del cómputo de los cuatrocientos días trabajados previsto en el apartado anterior, se contabilizarán tanto los días efectivamente trabajados como los de descanso semanal, los días festivos y las vacaciones anuales".

b) Decisión de adopción del modelo organizativo

Con toda la información obtenida será el momento de escoger modelo organizativo, para lo que hemos de tener en cuenta:

  • En caso de optar por servicios de prevención, estos deberán estar en condiciones de proporcionar a la empresa el asesoramiento y apoyo que precise en función de los tipos de riesgo en ella existentes y en lo referente a:
    • El diseño, implantación y aplicación de un plan de PRL que permita la integración de la prevención en la empresa.
    • La evaluación de los factores de riesgo que puedan afectar a la seguridad y la salud de los trabajadores en los términos previstos en el artículo 16 de esta Ley.
    • La planificación de la actividad preventiva y la determinación de las prioridades en la adopción de las medidas preventivas y la vigilancia de su eficacia.
    • La información y formación de los trabajadores, en los términos previstos en los artículos 18 y 19 LPRL.
    • La prestación de los primeros auxilios y planes de emergencia.
    • La vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con los riesgos derivados del trabajo.
  • Si el empresario asume personalmente las funciones han de cumplirse los arts. 30.5 LPRL y 11 RSP.
  • El empresario, como hemos analizado, podrá designar a uno o varios trabajadores para ocuparse de la actividad preventiva en la empresa. Si la designación de uno o varios trabajadores fuera insuficiente para la realización de las actividades de prevención, en función del tamaño de la empresa, de los riesgos a que están expuestos los trabajadores o de la peligrosidad de las actividades desarrolladas, con el alcance que se establezca en las disposiciones a que se refiere la letra e) del apartado 1 del artículo 6 de la LPRL, el empresario deberá recurrir a uno o varios servicios de prevención propios o ajenos a la empresa, que colaborarán cuando sea necesario.

El concepto “asesoramiento en materia de PRL”, ha estado siempre rodeado de dudas. A este respecto, como órgano administrativo al que corresponde la elaboración de informes y consultas en relación con la interpretación y aplicación de la normativa laboral, la Subdirección General de Ordenación Normativa de la Dirección General de Empleo, perteneciente al Ministerio de Empleo y Seguridad Social se ha pronunciado en un Informe sobre distintos aspectos de interés para una decisión correcta sobre el modelo organizativo. Según el Centro Directivo:

  • La actividad de un profesional independiente o de una empresa que no sea entidad acreditada como servicio de prevención ajeno, no podrá comprender ni la prestación de servicios de asesoramiento y apoyo en las materias establecidas en el artículo 31 de la LPRL, que corresponde a los servicios de prevención, ni la propia ejecución de las actividades preventivas que pueda corresponder a la empresa, en los términos legalmente establecidos.  Además, resulta evidente que, fuera de las actividades expuestas en el citado art.31 de la Ley 31/95, no se encuentran tareas para las que precise asesoramiento y apoyo un empresario que asuma personalmente su actividad preventiva.
  • La única participación de otros profesionales -es decir, no integrados en una entidad especializada- en materia de organización de la actividad preventiva, es la posible subcontratación, por las entidades especializadas que actúen como servicios de prevención, de los servicios de otros profesionales o entidades cuando sea necesario para la realización de actividades que requieran conocimientos especiales o instalaciones de gran complejidad.
  • El empresario que asume la actividad preventiva en la empresa debe cumplir con lo establecido en el artículo 30.5 de la LPRL que señala que “en las empresas de hasta diez trabajadores, el empresario podrá asumir personalmente las funciones señaladas en el apartado 1, siempre que desarrolle de forma habitual su actividad en el centro de trabajo y tenga la capacidad necesaria, en función de los riesgos a que estén expuestos los trabajadores y la peligrosidad de las actividades, con el alcance que se determine en las disposiciones a que se refiere el artículo 6.1.e de esta Ley.”  Ello, queda completado con lo señalado en el artículo 11 del RSP cuando específica las circunstancias en las que el empresario puede desarrollar personalmente la actividad de prevención.

Obviamente, el empresario que asumiera personalmente la prevención podría hacer uso de las herramientas diseñadas específicamente para prestarle apoyo y asesoramiento en materia de PRL tales como Prevención 10 (portal de asesoramiento público para empresas de menos de 10 empleados y que no incluye todos los sectores de actividad), sin perjuicio de que el responsable legal de gestionar esta materia es siempre el empresario que lo asume personalmente para lo que se requiere la  identificación del mismo como usuario mediante DNI electrónico o certificado digital, en la medida que son los únicos documentos que demuestran fehacientemente la identidad del usuario y garantizan que nadie más que el empresario pueda acceder a los datos.

c) Asignación de personas encargadas en materia de PRL

Tratada la figura de recurso preventivo, la asunción de la prevención por parte del empresario y la contratación de un Servicio de Prevención Ajeno, sólo recalcar la necesidad de nombramiento por escrito, formalizar también por escrito la asunción propia de la prevención y la necesidad de formalización escrita del concierto con el Servicio de Prevención Ajeno siguiendo los parámetros del art. 20 RSP.

d) Elaboración y difusión del sistema de gestión

Las distintas referencias normativas en materia de PRL establecen que la actividad preventiva debe integrarse en la empresa, en todos sus estamentos, que garantice el resultado positivo de su implantación y que permita valorar, objetivamente, el grado de efectividad alcanzado. La puesta en práctica de lo dicho, junto con la plasmación de la política en materia de PRL, se llevará a cabo mediante la elaboración y aplicación de lo que la LPRL denomina “Sistema de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales”.

Para que la Gestión de PRL cumpla con las necesidades normativas, lo que supone que se refleje en un Plan de Prevención, ha de:

  • Tener un contenido mínimo (art. 2 LPRL).
  • Contener una clara definición de los procesos de comunicación entre las distintas áreas de prevención.
  • Ha de estar validada por la dirección de la empresa.
  • Deberá ser pública y conocida por todos los estamentos de la empresa, para lo que será necesario su difusión.
  • Deberá fijar unos objetivos de prevención, por lo general anuales, igualmente públicos.
  • Ha de ser respaldada por la representación de los trabajadores en materia preventiva.
  • Ha de reflejar métodos de seguimiento y control como chequeos periódicos, inspecciones, auditorías, etc.

No hay versiones para este comentario

Servicios de prevención
Centro de trabajo
Grupo de empresas de dimensión comunitaria
Subcontratación
Evaluación de riesgos
Comité de empresa
Trabajador fijo
Contrato de trabajo de duración determinada
Descanso semanal
Vacaciones anuales retribuidas
Formación del trabajador
Medidas de seguridad en el trabajo
Prestación de servicios
Responsable legal
Prevención de riesgos laborales
Representación de los trabajadores

Ley 10/1997 de 24 de Abr (Derechos de información y consulta de trabajadores en empresas y grupos de empresas de dimensión comunitaria) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 99 Fecha de Publicación: 25/04/1997 Fecha de entrada en vigor: 26/04/1997 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados