Sentencia Civil Nº 397/2015, Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, Sección 1, Rec 2140/2013 de 13 de Julio de 2015

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Civil
  • Fecha: 13 de Julio de 2015
  • Tribunal: Tribunal Supremo
  • Ponente: Sancho Gargallo, Ignacio
  • Núm. Sentencia: 397/2015
  • Núm. Recurso: 2140/2013
  • Núm. Cendoj: 28079110012015100429
  • Núm. Ecli: ES:TS:2015:3221
  • Núm. Roj: STS  3221:2015
Resumen:
Contratación de un producto financiero complejo, en la que el banco desarrolla una labor de asesoramiento financiero. Deber de realizar el test de idoneidad. Alcance del incumplimiento de este deber cuando el producto fue adquirido después de haber entrado en vigor la Ley 47/2007, y con ella el art. 79 bis LMV, pero dentro del periodo de seis meses previstos en la disposición transitoria primera de dicha Ley, en que la entidad que presta servicios de inversión debía «adaptar sus estatutos, programas de actividades y reglamentos internos de conducta a lo dispuesto en esta Ley». La entidad que prestaba estos servicios de inversión debía cumplir con los deberes inherentes a la realización de estos test. En el caso del test de idoneidad, debía haberse cerciorado de que la inversión recomendada se adecuaba al perfil inversor del cliente, lo que exigía previamente dejar constancia de él. Puede ejercitarse una acción de indemnización de daños y perjuicios basada en el incumplimiento de los deberes inherentes al test de idoneidad, siempre que de dicho incumplimiento se haya derivado el perjuicio que se pretende sea indemnizado. Este perjuicio es la pérdida de la inversión, como consecuencia de la quiebra del emisor del bono fortaleza. Los riesgos de la inversión en el producto financiero recomendado por la demandada a los demandantes, el bono fortaleza, provienen no sólo del propio producto, en concreto de la significativa devaluación de los valores de referencia, sino también de la solvencia del emisor del bono. Unos y otros debían ser tenidos en consideración a la hora de llevar a cabo un asesoramiento diligente y leal para con los clientes, que no consta tuvieran la consideración de inversores profesionales. De tal forma que cabe atribuir al incumplimiento de estos deberes la consideración de causa jurídica del perjuicio sufrido, pues si no consta que los demandantes fueran inversores de alto riesgo, ni que no siéndolo se hubieran empeñado en la adquisición de este bono, el banco debía haberse abstenido de recomendar su adquisición, por lo que, al hacerlo, propició que los demandantes asumieran el riesgo que conllevó la pérdida de la inversión.

Producto financiero
Test de idoneidad
Servicio de inversión
Acción de responsabilidad civil
Inversor
Asesoramiento financiero
Fase precontractual
Valoración de la prueba
Instrumentos financieros
Test de conveniencia
Responsabilidad
Incumplimiento grave
Prueba de testigos
Título jurídico
Insolvencia
Normativa M.I.F.I.D.
Mercado de Valores
Comercialización
Acción de nulidad
Daños y perjuicios
Riesgos del producto
Entidades financieras
Quiebra
Clientes potenciales
Rentabilidad
Nulidad del contrato
Incumplimiento del contrato
Indemnización de daños y perjuicios
Declaración del testigo
Buena fe
Servicios financieros
Indefensión
Responsabilidad civil contractual
Comisión Nacional del Mercado de Valores
Indemnización del daño
Inversiones financieras
Prestatario

Ver el documento " Sentencia Civil Nº 397/2015, Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, Sección 1, Rec 2140/2013 de 13 de Julio de 2015 "
¡Es gratis!

  • Accede a más de 4.000.000 documentos
  • Localiza la información que necesitas
No hay legislación relacionada...