Automaticidad y anticipo de prestaciones en materia de Seguridad Social

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Beneficiarios y requisitos del subsidio por incapacidad temporal

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2015

    Los beneficiarios y requisitos del subsidio por incapacidad temporal se regulan en los 172 ,Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre. Serán beneficiarios del subsidio por incapacidad temporal las personas incluidas en el RGSS que se encuent...

  • Prestaciones en el Régimen especial empleados del hogar

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 02/06/2016

    Con efectos de 01-01-2012, el Régimen Especial de los Empleados de Hogar ha quedado integrado en el Régimen General de la Seguridad Social, mediante el establecimiento de un sistema especial para dichos trabajadores, quienes tendrán derecho a las ...

  • Prestaciones por contingencias profesionales (Accidente de trabajo y enfermedad profesional)

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 31/10/2017

    En el sistema de Seguridad Social paralelamente a los mecanismos de protección contingencias comunes (las derivadas de accidente no laboral o enfermedad común) existe otro mecanismo previsto para las contingencias profesionales (las derivadas de ac...

  • Coeficientes y cotización para el Convenio Especial de la Seguridad Social para 2017

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 02/10/2017

    El coeficiente aplicable a la base de cotización para calcular la cuota del convenio especial es del 0,94, cuando el convenio especial tenga por objeto la cobertura de todas las prestaciones derivadas de contingencias comunes a excepción de los su...

  • Cálculo y base reguladora de las pensiones por incapacidad permanente

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 15/03/2016

    Base reguladora de las pensiones por incapacidad permanente. En función de los diferentes tipos de incapacidad permanente y la contingencia de la que derivan (común o profesional) la pensión se calcula siguiendo distintos parámetros. Primero debe...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 29/02/2016

La entidad gestora competente anticipará el pago de las prestaciones a sus beneficiarios, sin perjuicio de las acciones que pueda adoptar contra la empresa infractora y la responsabilidad que corresponda a ésta por las prestaciones abonadas. La automaticidad de las prestaciones puede plena, cuando el anticipo no se sujeta a ningún requisito, ni al alta en la Seguridad Social (accidentes y enfermedades profesionales, asistencia sanitaria por enfermedad común, maternidad y accidente no laboral, así como en las prestaciones por desempleo): o relativa, cuando el anticipo se encuentra condicionado al alta en la Seguridad Social (incapacidad temporal por contingencias comunes, jubilación, viudedad, orfandad e invalidez permanente derivada de enfermedad común). (Art. 165-166-Art. 281 ,Ley General de la Seguridad Social)

Automaticidad y anticipo de prestaciones

En virtud de lo establecido en el apdo. 3,  Art. 166 ,Ley General de la Seguridad Social se considera a los trabajadores comprendidos en el campo de aplicación del Régimen General de la Seguridad Social, de pleno derecho, en situación de alta a efectos de accidentes de trabajo, enfermedades profesionales y desempleo, aunque su empresario hubiere incumplido sus obligaciones (1).

Siguiendo el principio de automaticidad de las prestaciones (2), en virtud del apdo. 3, Art. 167 ,Ley General de la Seguridad Social, la Entidad gestora o colaboradora otorgará la prestación al beneficiario, aún en el supuesto de responsabilidad empresarial, subrogándose en los derechos del beneficiario contra el empresario responsable. Es sabido que la responsabilidad a que se refiere el citado precepto no es otra que la del empresario incumplidor de las mencionadas obligaciones. Y también que, en virtud del reiterado principio de automaticidad -que no juega en todos los supuestos pero sí, en todo caso, cuando las prestaciones dimanan de contingencias profesionalesla Entidad Gestora o la Colaboradora (el INSS o la Mutua de que se trate, según los casos) anticipará el pago de las prestaciones, sin perjuicio de su derecho a repetir contra el empresario incumplidor. Y, finalmente, si el anticipo fuera hecho por la Mutua y la empresa resultara insolvente, responderá el INSS ante la Mutua, de forma subsidiaria. Desde esta perspectiva hay que examinar el Art. 167 ,LGSS y en él se advierte que su número 1 establece claramente que cuando el derecho a la prestación se haya causado por haberse cumplido los requisitos legalmente previstos (el alta y, en su caso, los períodos de cotización) la responsabilidad corresponde a la entidad gestora, a la mutua de accidentes de trabajo o al empresario que asuma directamente el riesgo en virtud de las normas sobre colaboración voluntaria y, si ello es así, la regla del número 2 de este artículo sobre la responsabilidad empresarial por incumplimiento de las obligaciones de cotización no puede interpretarse como una norma autónoma de carácter sancionador, sino como una disposición que establece una responsabilidad conectada causalmente con el perjuicio que el incumplimiento empresarial ha producido en el derecho del trabajador. El empresario está obligado a reparar ese perjuicio y por ello debe responder, aunque la entidad gestora, para cumplir el interés público en la protección efectiva de las situaciones de necesidad, anticipe el pago de la prestación de acuerdo con el principio de automacidad. Fuera de este supuesto el incumplimiento empresarial en materia de cotización será objeto de sanción con independencia de la recaudación en vía ejecutiva de las cotizaciones adeudadas, pero no debe determinar un supuesto de responsabilidad.

La jurisprudencia de la Sala IV del Tribunal Supremo (3), ha declarado que el anticipo por parte de las Mutuas aseguradoras alcanza a las prestaciones causadas por accidentes de trabajo sufridos por trabajadores de las empresas con las que se encuentren asociadas cuando el trabajador no había sido dado de alta en el momento del accidente. STS 14/06/2011 (R. 1921/2010).

Tipos de automaticidad

El Art. 41 ,Constitución Española, exige el mantenimiento de un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad. En España nos rige un sistema de reparto, en virtud del cual las aportaciones presentes de los trabajadores cotizantes, cubren las necesidades de los beneficiarios de las prestaciones. Por ello, puede decirse que la solicitud de prestaciones en el nivel contributivo, por parte de los trabajadores, constituye sin duda un elemento de justicia retributiva. Por ello, cuando un trabajador se encuentra ante la circunstancia de que el empresario, a quien compete la responsabilidad de cotizar, no ha cumplido su obligación total o parcialmente, no puede encontrarse en el desamparo. Para solventar estas circunstancia surge la responsabilidad empresarial en materia de prestaciones contributivas, por infracotizaciones. Hay que distinguir dos tipos de automaticidad:

  • A) AUTOMATICIDAD ABSOLUTA O PLENA. Se da en los supuestos de alta de pleno derecho, y en virtud de la misa, la entidad gestora o colaboradora está obligada al anticipo de la prestación sin ningún tipo de condicionantes. En estos casos se englobarían:
  1. Prestaciones derivadas de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales. STS 21/03/2001 (R. 2187/2000) y 16/01/2001 (R. 4043/1999)
  2. Desempleo.
  3. Asistencia sanitaria por enfermedad común, maternidad y accidente no laboral
  • B) AUTOMATICIDAD RELATIVA. En estos supuestos, para que la entidad gestora o colaboradora resulte obligada al anticipo de la prestación es requisito indispensable que el trabajador se encuentre en alta en el momento de producirse el hecho causante de la prestación. Es decir, procederá el anticipito, siempre que el trabajador se encuentre en alta, en los siguientes casos:
  1. Incapacidad temporal derivada de contingencias comunes. Sentencia TS, Sala de lo Social, nº S/S, de 05/07/2006, Rec. 1090/2005
  2. Maternidad. En esots supuestos, la responsabilidad empresarial en las prestaciones por falta de cotización tiene que vincularse a un incumplimiento con transcendencia en la relación jurídica de protección, de forma que la falta de cotización imputable al empresario impida la cobertura del período de cotización exigido. (178 ,LGSS). Sentencia TS, de 29/11/1999, Rec. 940/1999
  3. Jubilación. Sentencias TS, Sala de lo Social, de 10/10/2007, Rec. 2025/2006, TS, Sala de lo Social, de 13/11/2006, Rec. 578/2005, TS, Sala de lo Social, de 24/04/2006, Rec. 4203/2004 y TS, Sala de lo Social, nº S/S, de 07/04/2004, Rec. 3874/2002

Merece la pena aclarar que la jurisdicción del orden social no esta siguiendo unos criterios uniformes en este campo, dictándose sentencias muy variadas en relación con el anticipo de la prestación por la entidad gestora.

Automaticidad en prestaciones por Incapacidad temporal derivada de contingencias comunes

La Sala IV del Tribunal Supremo, para los supuestos de contingencias comunes de trabajadores no en alta ha establecido, en su sentencia de 17/02/2009 (R.  4230/2007), la doctrina unificada que cabe resumir en los siguientes extremos:  Ver sentencia TS, Sala de lo Social, de 17/02/2009, Rec. 4230/2007

  • a) La falta del oportuno desarrollo reglamentario del Art. 167 ,LGSS, ha llevado a la jurisprudencia a la aplicación supletoria de los arts. 94, 95, 96 y 97 Ley de Seguridad Social de 1966.
  • b) Resulta innegable, de modo ineludible, el alta del trabajador para que proceda la obligación de anticipo por parte de la Entidad Gestora de la S.S. de la prestación económica de incapacidad temporal. En ausencia de aquella, la prestación será abonada por el empresario directamente al trabajador y a su cargo. Salvo que, como antes apuntábamos, se trate de contingencias profesionales.
  • c) No es dable confundir la situación de descubierto o retraso en el pago de las pertinentes cotizaciones a la S.S. por parte de la empresa, situación en la que si opera el oportuno anticipo sin perjuicio del subsiguiente reintegro (STS 7/12/2005 (R. 580/2005). TS, Sala de lo Social, de 07/12/2005, Rec. 580/2005

Examinada la regla del apdo. 2, Art. 167 ,LGSS sobre responsabilidad empresarial a la luz de estos principios, se advierte que no puede interpretarse como una norma autónoma de carácter sancionador, sino como una disposición que establece una responsabilidad conectada causalmente con el perjuicio que el incumplimiento empresarial ha producido en el derecho del trabajador. En tal caso, el empresario está obligado a reparar ese perjuicio y debe responder, sin perjuicio de que la entidad gestora anticipe el pago de la prestación de acuerdo con el principio de automaticidad. Pero fuera de ese supuesto el incumplimiento empresarial en materia de cotización no debe determinar una responsabilidad prestacional, sin perjuicio de que pueda ser objeto de sanción con independencia de la recaudación en vía ejecutiva de las cotizaciones adeudadas.

Incumplimiento de las obligaciones en materia de afiliación, altas y bajas y de cotización

El Art. 167 ,LGSS, en su apartado 2 , dispone que "el incumplimiento de las obligaciones en materia de afiliación, altas y bajas y de cotización determinará la exigencia de responsabilidad en cuanto al pago de las prestaciones, previa la fijación de los supuestos de imputación y de su alcance y la regulación del procedimiento para hacerla efectiva".

La atribución de responsabilidad -en los supuestos en que la defectuosa constitución o incumplimiento de la obligación impuesta por la relación pública de seguridad social fuera imputable al empleador- viene constituido por el principio de automaticidad de prestaciones y la responsabilidad subsidiaria en el supuesto de insolvencia dele empleador; principios que, evidentemente, guardan consonancia con la previsión de protección pública de "prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente desempleo", tutelado en el Art. 41 ,Constitución Española. Este principio de automaticidad que, con carácter general, se regula en el apdo. 3, Art. 167 ,LGSS, se contiene, con carácter absoluto, en el Art. 281 ,LGSS expresivo de que "la entidad gestora competente pagará las prestaciones por desempleo en los supuestos de incumplimiento de las obligaciones de afiliación, alta y cotización, sin perjuicio de las acciones que puedan adoptar contra la empresa infractora y la responsabilidad que corresponda a estas por las prestaciones abonadas" (STS 31 de marzo de 1994 y 30 de noviembre de 1995, entre otras muchas). El mencionado principio de automaticidad referente a la contingencia de desempleo no se recogía en el artículo 95.1.2ª LGSS , a pesar de que su reconocimiento mediante la técnica de "anticipo" había sido, ya, afirmado en la ley de Seguro Nacional de desempleo de 22 de julio de 1961. Ahora bien, esta protección automática establecida por el legislador en materia de desempleo, no debe impedir, en forma alguna, que en el proceso de seguridad social, en el que se debate el reconocimiento de la prestación y a quien corresponde su pago, pueda debatirse quien sea el responsable directo del pago de la prestación y, ello independientemente de que, en su caso, proceda el anticipo por los órganos de la Seguridad Social pública de la suma que, en definitiva, ha de pagar el empresario responsable directo de su pago. La propia expresión "anticipo" supone, ya, la existencia de un deudor -empleador- que, ha devenido responsable directo por incumplimiento o cumplimiento defectuoso de las obligaciones asumidas en la esfera de la relación pública de seguridad social. Y ello, comporta que el anticipo por el ente gestor de desempleo y la responsabilidad directa del empleador deban, en principio, resolverse en el mismo proceso para no dividir la contingencia de la causa.

En lo referente a la responsabilidad del empleador al pago directo de las prestaciones públicas de seguridad social, la Sala IV del Tribunal Supremo ha aplicado "los preceptos reguladores de tal responsabilidad, incluso dando eficacia o valor supletorio a los artículos 94 a 96 del Texto Articulado de la Ley de Seguridad Social de 21 de abril de 1966 , para salvar insuficiencias de los preceptos análogos del texto de 30 de junio de 1974. Y este criterio de responsabilidad, deducido sin duda de los troncales del Art. 1902 ,Código Civil, no aparece limitado a las prestaciones contributivas, sino a cualquiera que dependa de una cotización, legalmente obligada, y omitida por el empresario.". De otra parte, también, ha sentado la propia sentencia que "el fallo absolutorio (de la empresa) desconoce la estudiada y razonada responsabilidad empresarial respecto de las prestaciones no lucradas por causa de la omisión de cotización por la empresa" y que "el artículo 96 de la Ley de Seguridad Social de 1966 "proclama la responsabilidad en los supuestos de omisiones de afiliación, alta o cotización, sin agotar su regulación, por lo que .... como antes se dijo, la doctrina unificada ha venido aplicando los correspondientes del Texto articulado anterior, en concreto, el artículo 94.2 que establece el nacimiento de la responsabilidad por falta de ingreso de las cotizaciones a partir de la iniciación del segundo mes siguiente a la fecha en que expire el plazo reglamentario para el pago ....". En este mismo sentido la sentencia de esta Sala de 29 de abril de 2001 (recurso 950/2000 ), afirma, también, la posibilidad de declarar, en el proceso, la responsabilidad empresarial, cuando señala que "tanto en el Art. 281 ,LGSS, como el apdo. Art. 165 ,LGSS vigente la responsabilidad empresarial por defecto de afiliación, alta o cotización debe de entenderse referida .... a los defectos de cotización cuando esta es preceptiva de conformidad con la normativa estatal aplicable". Sentencia TS, Sala de lo Social, nº S/S, de 13/02/2006, Rec. 4661/2004

Baja al trabajador una vez despedido. Readmisión en la empresa

La Sala IV del Tribunal Supremo en su sentencia del 03/07/1995 reconoce expresamente que "la situación de alta del trabajador constituye condición general indispensable para la aplicación al mismo de las normas legales sobre el alcance de la acción protectora del Régimen General de la Seguridad Social, según viene establecido en los Art. 75,Art. 116 ,Ley General de la Seguridad Social". Pero inmediatamente añade que "en los casos como el presente en que la empresa da de baja al trabajador una vez despedido, cuando ese despido deviene ineficaz por readmisión de la empresa..., no estamos ante un supuesto de falta de afiliación o alta inicial, que determina la irresponsabilidad de la entidad gestora en el anticipo de la prestación... sino que se trata de una baja indebida efectuada por la empresa antes de ser calificado el despido a posteriori ineficaz, situación específica que no ha de repercutir negativamente en el trabajador, para obtener por vía de anticipo el cobro de la prestación por ILT devengada a partir del acaecimiento de la baja médica..., sin perjuicio de que proceda su reintegro de la empresa que dio de baja indebidamente al trabajador".

(1) Igual norma se aplicará a los exclusivos efectos de la asistencia sanitaria por enfermedad común, maternidad y accidente no laboral

(2) El principio de proporcionalidad, exige por su parte una mínima adecuación entre la gravedad del incumplimiento y el "trascendental resultado de imputar la íntegra responsabilidad en orden a las prestaciones a la empresa" (STS-IV 31-5-1980); a este principio de proporcionalidad han recurrido expresamente para determinar la responsabilidad empresarial de prestaciones o precisar su alcance numerosas sentencias recientes (entre otras, STS-IV 28-9-1994, 9-6-1995, 20-7-1995 y 24-7-1995).

Sentencias TS, Sala de lo Social, de 05/10/2012, Rec. 3580/2011 y TS, Sala de lo Social, de 22/02/2012, Rec. 1895/2011. Esta doctrina parte de la existencia de un incumplimiento en las obligaciones de la Seguridad Social que, de conformidad con el apdo. 2, Art. 167 ,LGSS, determina la responsabilidad del empresario en el pago de la prestación; responsabilidad que implica el desplazamiento de la que, conforme a la regla del número 1 del Art. 167 ,LGSS, corresponde a la entidad gestora o colaboradora competente, la cual, sin embargo, asume en determinados casos, la obligación de anticipar la prestación en virtud del denominado principio de automaticidad, lo que, a su vez, determina que la entidad que ha asumido el pago de la prestación se subrogue en los derechos y acciones de los beneficiarios frente el empresario responsable. De esta forma, la entidad que anticipa la prestación se subroga en la acción del beneficiario contra el empresario responsable. Nada dice el Art. 167 ,LGSS sobre la función de garantía que afecta a la responsabilidad subsidiaria del INSS frente a la Mutua que ha anticipado la prestación; pero la doctrina añade que, si bien las normas sobre las funciones de garantía en la legislación anterior -Seguro de Accidentes de Trabajo y LASS- sólo preveían la subrogación a favor del Fondo de Garantía, como "único garante de los derechos de los beneficiarios", a partir de la recepción del principio de automaticidad la subrogación se extiende a las Mutuas en cuanto, en virtud de este principio, asumen el anticipo de la prestación. Ahora bien, las sentencias citadas añaden que "lo anterior debe «entenderse acorde con la Art. 366 ,Ley General de la Seguridad Social, en la que se dispone la subsistencia del Fondo de Garantía de Accidentes de Trabajo, con mantenimiento de sus competencias y funciones", pues este mandato demuestra que la instauración del principio de automaticidad de las prestaciones no debe "alterar el área de responsabilidad del citado Fondo , ni debía suponer, por tanto, que parte de la que a éste correspondía hubiera de recaer sobre la Mutua Patronal que, como consecuencia de dicho principio, hubiera, anticipado prestaciones causadas, ya que tal pago, como se ha dicho, produce subrogación en los derechos y acciones que correspondieran al beneficiario". De ahí que el INSS y eventualmente la TGSS en el ámbito de sus respectivas competencias, en cuanto sucesores del extinguido Fondo de Garantía de Accidentes de Trabajo, deban responder subsidiariamente ante la Mutua en caso de insolvencia del empresario. Ver sentencias TS, Sala de lo Social, de 07/02/2012, Rec. 2132/2011, TS, Sala de lo Social, de 05/10/2012, Rec. 3580/2011 y TS, Sala de lo Social, de 22/02/2012, Rec. 1895/2011

No hay versiones para este comentario

Accidente laboral
Automaticidad de las prestaciones
Enfermedad Común
Desempleo
Enfermedad profesional
Pago de las prestaciones
Contingencias comunes
Incumplimiento de la obligación de cotizar
Alta en la seguridad social
Maternidad
Maternidad a efectos laborales
Incapacidad temporal
Prestación por desempleo
Accidente
Incumplimiento empresarial
Derechos de los trabajadores
Incumplimiento de las obligaciones
Asistencia sanitaria
Accidente no laboral
Régimen General de la Seguridad Social
Incapacidad permanente
Viudedad
Orfandad
Prestaciones contributivas
Responsable directo
Mutuas de accidentes
Interés publico
Mutuas de seguros
Desamparo
Relación jurídica
Periodos previos de cotización
Prestación de incapacidad temporal
Prestación económica
Contingencias profesionales
Insolvencia
Tutelado
Reconocimiento de las prestaciones
Responsabilidad directa
Incumplimiento defectuoso
Subrogación