Principios éticos y de conducta de los empleados públicos y régimen de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Deberes de los empleados públicos

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 02/01/2017

    Los deberes de los empleados públicos, se establecen en los Art. 52-54 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público.Código de Conducta.Los empleado...

  • Derechos y deberes de los empleados públicos

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 04/01/2017

    La regulación de los derechos y deberes de los empleados públicos se encuentra en el Título III del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público. ...

  • Negociación colectiva Empleados Públicos

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 20/11/2015

    El derecho a la negociación colectiva, representación y participación institucional de los funcionarios públicos se regirá por la legislación laboral, sin perjuicio de lo establecido en los Art. 31-46 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de...

  • Régimen disciplinario de los Empleados Públicos

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 20/11/2015

    El Régimen disciplinario de los Empleados Públicos se regula en los Art. 93-98 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público. NOVEDAD: Desde el 1 de...

  • Derecho a la negociación colectiva de los empleados públicos

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 06/11/2015

    El Derecho a la negociación colectiva se reconoce en el apdo. 1, Art. 37 ,Constitución Española.  El Derecho a la negociación colectiva se reconoce en el apdo. 1, Art. 37 ,Constitución Española, precepto ubicado en la Sección 2ª , que lleva ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 04/01/2017

El Código de Conducta de los empleados públicos se encuentra configurado por los principios éticos y de conducta a los que se refieren los Art. 53-54 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre. Por su parte el régimen de incompatiblidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas lo establece la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas.

El Código de Conducta de los empleados públicos se encuentra configurado por los principios éticos y de conducta regulados en los Art. 53-54 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre.

Los principios éticos por los que todo empleado público ha de regirse son los que enumera el Art. 53 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre; y son, en concreto, los que siguen:

  • Los empleados públicos respetarán la Constitución y el resto de normas que integran el ordenamiento jurídico.

  • Su actuación perseguirá la satisfacción de los intereses generales de los ciudadanos y se fundamentará en consideraciones objetivas orientadas hacia la imparcialidad y el interés común, al margen de cualquier otro factor que exprese posiciones personales, familiares, corporativas, clientelares o cualesquiera otras que puedan colisionar con este principio.

  • Ajustarán su actuación a los principios de lealtad y buena fe con la Administración en la que presten sus servicios, y con sus superiores, compañeros, subordinados y con los ciudadanos.

  • Su conducta se basará en el respeto de los derechos fundamentales y libertades públicas, evitando toda actuación que pueda producir discriminación alguna por razón de nacimiento, origen racial o étnico, género, sexo, orientación sexual, religión o convicciones, opinión, discapacidad, edad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

  • Se abstendrán en aquellos asuntos en los que tengan un interés personal, así como de toda actividad privada o interés que pueda suponer un riesgo de plantear conflictos de intereses con su puesto público.

  • No contraerán obligaciones económicas ni intervendrán en operaciones financieras, obligaciones patrimoniales o negocios jurídicos con personas o entidades cuando pueda suponer un conflicto de intereses con las obligaciones de su puesto público.

  • No aceptarán ningún trato de favor o situación que implique privilegio o ventaja injustificada, por parte de personas físicas o entidades privadas.

  • Actuarán de acuerdo con los principios de eficacia, economía y eficiencia, y vigilarán la consecución del interés general y el cumplimiento de los objetivos de la organización.

  • No influirán en la agilización o resolución de trámite o procedimiento administrativo sin justa causa y, en ningún caso, cuando ello comporte un privilegio en beneficio de los titulares de los cargos públicos o su entorno familiar y social inmediato o cuando suponga un menoscabo de los intereses de terceros.

  • Cumplirán con diligencia las tareas que les correspondan o se les encomienden y, en su caso, resolverán dentro de plazo los procedimientos o expedientes de su competencia.

  • Ejercerán sus atribuciones según el principio de dedicación al servicio público absteniéndose no solo de conductas contrarias al mismo, sino también de cualesquiera otras que comprometan la neutralidad en el ejercicio de los servicios públicos.

  • Guardarán secreto de las materias clasificadas u otras cuya difusión esté prohibida legalmente, y mantendrán la debida discreción sobre aquellos asuntos que conozcan por razón de su cargo, sin que puedan hacer uso de la información obtenida para beneficio propio o de terceros, o en perjuicio del interés público.

Por su parte, los principios que ordenaran la conducta de todo empleado público serán los que establece con el siguiente literal el Art. 54 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre:

  • Tratarán con atención y respeto a los ciudadanos, a sus superiores y a los restantes empleados públicos.

  • El desempeño de las tareas correspondientes a su puesto de trabajo se realizará de forma diligente y cumpliendo la jornada y el horario establecidos.

  • Obedecerán las instrucciones y órdenes profesionales de los superiores, salvo que constituyan una infracción manifiesta del ordenamiento jurídico, en cuyo caso las pondrán inmediatamente en conocimiento de los órganos de inspección procedentes.

  • Informarán a los ciudadanos sobre aquellas materias o asuntos que tengan derecho a conocer, y facilitarán el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones.

  • Administrarán los recursos y bienes públicos con austeridad, y no utilizarán los mismos en provecho propio o de personas allegadas. Tendrán, asimismo, el deber de velar por su conservación.

  • Se rechazará cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que vaya más allá de los usos habituales, sociales y de cortesía, sin perjuicio de lo establecido en el Código Penal.

  • Garantizarán la constancia y permanencia de los documentos para su transmisión y entrega a sus posteriores responsables.

  • Mantendrán actualizada su formación y cualificación.

  • Observarán las normas sobre seguridad y salud laboral.

  • Pondrán en conocimiento de sus superiores o de los órganos competentes las propuestas que consideren adecuadas para mejorar el desarrollo de las funciones de la unidad en la que estén destinados. A estos efectos se podrá prever la creación de la instancia adecuada competente para centralizar la recepción de las propuestas de los empleados públicos o administrados que sirvan para mejorar la eficacia en el servicio.

  • Garantizarán la atención al ciudadano en la lengua que lo solicite siempre que sea oficial en el territorio.

Por lo que se refiere al régimen de incompatibilidades del personal al Servicio de las Administraciones Públicas, hay que atender a lo que dispone la Ley 53/1984, de 26 de diciembre. En su propio Preámbulo se anuncia que la regulación de las incompatibilidades que en ella se contiene “parte, como principio fundamental, de la dedicación del personal al servicio de las Administraciones Públicas a un solo puesto de trabajo, sin más excepciones que las que demande el propio servicio público, respetando el ejercicio de las actividades privadas que no puedan impedir o menoscabar el estricto cumplimiento de sus deberes o comprometer su imparcialidad o independencia”.

La Ley diferencia dos tipos de incompatibilidades, las que se refieren a la incompatibilidad respecto de otro empleo público, contempladas en su Capítulo III, y las incompatibilidades con actividades privadas, contempladas en su Capítulo IV.

Así, el apartado 1 del Art. 3 ,Ley 53/1984, de 26 de diciembre dispone que “el personal comprendido en el ámbito de aplicación de esta Ley sólo podrá desempeñar un segundo puesto de trabajo o actividad en el sector público en los supuestos previstos en la misma para las funciones docente y sanitaria, en los casos a que se refieren los Art. 5,Art. 6 ,Ley 53/1984, de 26 de diciembre y en los que, por razón de interés público, se determine por el Consejo de Ministros, mediante Real decreto, u órgano de gobierno de la Comunidad Autónoma, en el ámbito de sus respectivas competencias; en este último supuesto la actividad sólo podrá prestarse en régimen laboral, a tiempo parcial y con duración determinada, en las condiciones establecidas por la legislación laboral. Para el ejercicio de la segunda actividad será indispensable la previa y expresa autorización de compatibilidad, que no supondrá modificación de la jornada de trabajo y horario de los dos puestos y que se condiciona a su estricto cumplimiento en ambos. En todo caso la autorización de compatibilidad se efectuará en razón del interés público”.

Por otro lado, y respecto de la incompatibilidad del puesto de funcionario público con una actividad privada, el apartado 1 del Art. 11 ,Ley 53/1984, de 26 de diciembre señala lo siguiente: “De acuerdo con lo dispuesto en el apdo. 3 del Art. 1 ,Ley 53/1984, de 26 de diciembre , el personal comprendido en su ámbito de aplicación no podrá ejercer, por sí o mediante sustitución, actividades privadas, incluidas las de carácter profesional, sean por cuenta propia o bajo la dependencia o al servicio de Entidades o particulares que se relacionen directamente con las que desarrolle el Departamento, Organismo o Entidad donde estuviera destinado. Se exceptúan de dicha prohibición las actividades particulares que, en ejercicio de un derecho legalmente reconocido, realicen para sí los directamente interesados”.

 

 

No hay versiones para este comentario

Empleados de la Administración Pública
Ciudadanos
Códigos de conducta
Buena fe
Discapacidad
Interés publico
Sexo
Conflicto de intereses
Operaciones financieras
Negocio jurídico
Persona física
Cargos públicos
Provecho propio o de tercero
Seguridad y salud laboral
Responsabilidad
Jornada laboral
Funcionarios públicos