Procedimiento de apremio en el ámbito tributario

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Medidas cautelares en el procedimiento de inspección tributaria

    Órden: Fiscal Fecha última revisión: 06/10/2015

    La Administración tributaria podrá adoptar medidas cautelares (provisionales) cuando existan indicios de que el cobre de las deudas se vería frustrado o gravemente dificultado, Art. 81 ,LGT (Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre.) La medid...

  • Procedimiento de apremio o realización forzosa

    Órden: Civil Fecha última revisión: 13/09/2017

    Por realización forzosa, o procedimiento de apremio, se hace referencia a aquella fase posterior al embargo en la cual se trata de convertir alguno de los bienes trabados en una cantidad de dinero con la que satisfacer el crédito del ejecutante. De...

  • Garantías de la deuda tributaria

    Órden: Fiscal Fecha última revisión: 07/10/2015

    La LGT establece, en su Art. 77 ,Ley General Tributaria, el derecho de prelación para el cobro de los créditos tributarios: Siempre que estos hayan vencido y no se satisfecho. Excepto que se trate de acreedores de dominio, prenda, hipoteca u otr...

  • El embargo de bienes y la realización forzosa en el proceso civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 29/08/2017

    Por embargo se puede entender la traba de bienes al objeto de afectarlos a la ejecución de una resolución judicial, mientras que por realización forzosa, o procedimiento de apremio, se hace referencia a aquella fase posterior en la cual se trata d...

  • Expedientes de jurisdicción voluntaria en subastas voluntarias

    Órden: Civil Fecha última revisión: 06/09/2017

    El Título VII incluye la regulación de las subastas voluntarias, siendo de aplición lo dispuesto en este Título siempre que se proceda, fuera de un procedimiento de apremio, a la enajenación en subasta de bienes o derechos a instancia del propio...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Fiscal

El procedimiento de apremio es exclusivamente administrativo. Se iniciará e impulsará de oficio en todos sus trámites. La competencia para entender del mismo y resolver todas sus incidencias corresponde únicamente a la Administración tributaria.

El procedimiento administrativo de apremio no será acumulable a los judiciales ni a otros procedimientos de ejecución. Su iniciación o tramitación no se suspenderá por la iniciación de aquéllos, salvo cuando proceda de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 2/1987, de 18 de mayo, de Conflictos Jurisdiccionales, o con las normas de concurrencia de procedimientos de la LGT.

Concurrencia de procedimientos.

Sin perjuicio del respeto al orden de prelación que para el cobro de los créditos viene establecido por la Ley en atención a su naturaleza, en caso de concurrencia del procedimiento de apremio para la recaudación de los tributos con otros procedimientos de ejecución, la preferencia para la ejecución de los bienes trabados en el procedimiento vendrá determinada con arreglo a las siguientes reglas:

a. Cuando concurra con otros procesos o procedimientos singulares de ejecución, el procedimiento de apremio será preferente si el embargo efectuado en el curso del procedimiento de apremio sea el más antiguo.

A estos efectos se estará a la fecha de la diligencia de embargo del bien o derecho.

b. Cuando concurra con otros procesos o procedimientos concursales o universales de ejecución, el procedimiento de apremio será preferente para la ejecución de los bienes o derechos embargados en el mismo, siempre que la providencia de apremio se hubiera dictado con anterioridad a la fecha de declaración del concurso.

c. En caso de concurso de acreedores se aplicará lo dispuesto en la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal y, en su caso, en la Ley General Presupuestaria de cada año, sin que ello impida que se dicte la correspondiente providencia de apremio y se devenguen los recargos del período ejecutivo si se dieran las condiciones para ello con anterioridad a la fecha de declaración del concurso.

El carácter privilegiado de los créditos tributarios otorga a la Hacienda Pública el derecho de abstención en los procesos concursales.

Suspensión del procedimiento de apremio. Supuestos.

El procedimiento de apremio se suspenderá en la forma y con los requisitos previstos en las disposiciones reguladoras de los recursos y reclamaciones económico-administrativas, y en los restantes supuestos previstos en la normativa tributaria.

Supuestos de suspensión.

* Se suspenderá de forma automática por los órganos de recaudación, sin necesidad de prestar garantía, cuando el interesado demuestre que se ha producido en su perjuicio error material, aritmético o de hecho en la determinación de la deuda, que la misma ha sido ingresada, condonada, compensada, aplazada o suspendida o que ha prescrito el derecho a exigir el pago.

* Cuando un tercero pretenda el levantamiento del embargo por entender que le pertenece el dominio o titularidad de los bienes o derechos embargados o cuando considere que tiene derecho a ser reintegrado de su crédito con preferencia a la Hacienda Pública, formulará reclamación de tercería ante el órgano administrativo competente.

* Si se interpone tercería de dominio se suspenderá el procedimiento de apremio en lo que se refiere a los bienes y derechos controvertidos, una vez que se hayan adoptado las medidas de aseguramiento que procedan.

* Si la tercería fuera de mejor derecho proseguirá el procedimiento hasta la realización de los bienes y el producto obtenido se consignará en depósito a resultas de la resolución de la tercería.

Conservación de actuaciones en casos de nulidad.

Cuando se declare la nulidad de determinadas actuaciones del procedimiento de apremio se dispondrá la conservación de las no afectadas por la causa de la nulidad.

La anulación de los recargos u otros componentes de la deuda tributaria distintos de la cuota o de las sanciones no afectará a la validez de las actuaciones realizadas en el curso del procedimiento de apremio respecto a los componentes de la deuda tributaria o sanciones no anulados.

Iniciación del procedimiento de apremio.

El procedimiento de apremio se iniciará mediante providencia notificada al obligado tributario en la que se identificará la deuda pendiente, se liquidarán los recargos correspondientes y se le requerirá para que efectúe el pago.

La providencia de apremio será título suficiente para iniciar el procedimiento de apremio y tendrá la misma fuerza ejecutiva que la sentencia judicial para proceder contra los bienes y derechos de los obligados tributarios.

El Art. 28 ,LGT señala que los recargos del período ejecutivo se devengan con el inicio de dicho período, de acuerdo con lo establecido en el artículo 161 de esta ley.

Son de tres tipos: recargo ejecutivo, recargo de apremio reducido y recargo de apremio ordinario, siendo incompatibles entre ellos, y se calculan sobre la totalidad de la deuda no ingresada en período voluntario.

El recargo ejecutivo. Es del 5% y se aplicará cuando se satisfaga la totalidad de la deuda no ingresada en periodo voluntario antes de la notificación de la providencia de apremio.

El recargo de apremio reducido. Es del 10% y se aplicará cuando se satisfaga la totalidad de la deuda no ingresada en periodo voluntario y el propio recargo antes de la finalización del plazo previsto en el artículo 62.5 de la Ley para las deudas apremiadas.

El recargo de apremio ordinario. Es del 20% y será aplicable cuando no concurran las circunstancias necesarias para la aplicación de cualquiera de los dos recargos anteriores.

El recargo de apremio ordinario es compatible con los intereses de demora. Cuando resulte exigible el recargo ejecutivo o el recargo de apremio reducido no se exigirán los intereses de demora devengados desde el inicio del período ejecutivo.

No se devengarán los recargos del periodo ejecutivo en el caso de deudas de titularidad de otros Estados o de entidades internacionales o supranacionales cuya actuación recaudatoria se realice en el marco de la asistencia mutua, salvo que la normativa sobre dicha asistencia establezca otra cosa.

Motivos de oposición:

a. Extinción total de la deuda o prescripción del derecho a exigir el pago.

b. Solicitud de aplazamiento, fraccionamiento o compensación en período voluntario y otras causas de suspensión del procedimiento de recaudación.

c. Falta de notificación de la liquidación.

d. Anulación de la liquidación.

e. Error u omisión en el contenido de la providencia de apremio que impida la identificación del deudor o de la deuda apremiada.

Si el obligado tributario no efectuara el pago dentro del plazo correspondiente (artículo 62.5 de esta Ley), se procederá al embargo de sus bienes, advirtiéndose así en la providencia de apremio.

Ejecución de garantías.

Si la deuda tributaria estuviera garantizada se procederá en primer lugar a ejecutar la garantía a través del procedimiento administrativo de apremio.

No obstante, la Administración tributaria podrá optar por el embargo y enajenación de otros bienes o derechos con anterioridad a la ejecución de la garantía cuando ésta no sea proporcionada a la deuda garantizada o cuando el obligado lo solicite, señalando bienes suficientes al efecto. En estos casos, la garantía prestada quedará sin efecto en la parte asegurada por los embargos.

Práctica del embargo de bienes y derechos.

Características:

* Con respeto siempre al principio de proporcionalidad, se procederá al embargo de los bienes y derechos del obligado tributario en cuantía suficiente para cubrir:

a. El importe de la deuda no ingresada.

b. Los intereses que se hayan devengado o se devenguen hasta la fecha del ingreso en el Tesoro.

c. Los recargos del período ejecutivo.

d. Las costas del procedimiento de apremio.

* Se embargarán sucesivamente los bienes o derechos conocidos en el momento del embargo por la Administración tributaria hasta que se presuma cubierta la deuda.

* En todo caso, se embargarán en último lugar aquéllos para cuya traba sea necesaria la entrada en el domicilio del obligado tributario.

* No se embargarán los bienes o derechos declarados inembargables por las Leyes ni aquellos otros respecto de los que se presuma que el coste de su realización pudiera exceder del importe que normalmente podría obtenerse en su enajenación.

Orden de bienes a embargar.

1. Si la Administración y el obligado tributario hubieran acordado algún orden se aplicará este primero, ya que a solicitud del obligado tributario se podrá alterar el orden de embargo si los bienes que señale garantizan el cobro de la deuda con la misma eficacia y prontitud que los que preferentemente deban ser trabados y no se causa con ello perjuicio a terceros.

2. Sino se embargarán los bienes del obligado teniendo en cuenta la mayor facilidad de su enajenación y la menor onerosidad de ésta para el obligado.

3. Si los criterios establecidos en el párrafo anterior fueran de imposible o muy difícil aplicación, los bienes se embargarán por el siguiente orden:

a. Dinero efectivo o en cuentas abiertas en entidades de crédito.

b. Créditos, efectos, valores y derechos realizables en el acto o a corto plazo.

c. Sueldos, salarios y pensiones.

d. Bienes inmuebles.

e. Intereses, rentas y frutos de toda especie.

f. Establecimientos mercantiles o industriales.

g. Metales preciosos, piedras finas, joyería, orfebrería y antigüedades.

h. Bienes muebles y semovientes.

i. Créditos, efectos, valores y derechos realizables a largo plazo.

Diligencia de embargo y anotación preventiva.

Cada actuación de embargo se documentará en diligencia, que se notificará a la persona con la que se entienda dicha actuación, y una vez embargados la diligencia se notificará al obligado tributario y, en su caso, a otros afectados por el embargo.

Si los bienes embargados fueran inscribibles en un registro público, la Administración tributaria tendrá derecho a que se practique anotación preventiva de embargo en el registro correspondiente

En ese caso, el embargo se notificará a los titulares de cargas posteriores a la anotación de embargo y anteriores a la nota marginal de expedición de la certificación.

Motivos de oposición contra la diligencia de embargo:

a. Extinción de la deuda o prescripción del derecho a exigir el pago.

b. Falta de notificación de la providencia de apremio.

c. Incumplimiento de las normas reguladoras del embargo contenidas en esta Ley.

d. Suspensión del procedimiento de recaudación.

Casos especiales.

* Embargo de bienes muebles; la Administración tributaria podrá disponer su depósito en la forma que se determine reglamentariamente.

* Embargo de establecimiento mercantil o industrial o, en general, de los bienes y derechos integrantes de una empresa. Existe la opción de acordar el nombramiento de un funcionario como administrador o gestor del negocio, regulada en el art.170.5 de la nueva LGT.

* Embargo de bienes o derechos en entidades de crédito o de depósito. Se regula en el art. 171 de la nueva LGT.

Enajenación de los bienes embargados.

La enajenación de los bienes embargados se realizará mediante subasta, concurso o adjudicación directa, en los casos y condiciones que se fijen reglamentariamente.

Podrá concluir con la adjudicación de bienes a la Hacienda Pública cuando se trate de bienes inmuebles o de bienes muebles cuya adjudicación pueda interesar a la Hacienda Pública y no se hubieran adjudicado en el procedimiento de enajenación.

La adjudicación se acordará por el importe del débito perseguido, sin que, en ningún caso, pueda rebasar el 75 % del tipo inicial fijado en el procedimiento de enajenación.

La Administración tributaria no podrá proceder a la enajenación de los bienes y derechos embargados en el curso del procedimiento de apremio hasta que el acto de liquidación de la deuda tributaria ejecutada sea firme, salvo en los supuestos de fuerza mayor, bienes perecederos, bienes en los que exista un riesgo de pérdida inminente de valor o cuando el obligado tributario solicite de forma expresa su enajenación.

En cualquier momento anterior a la adjudicación de bienes, la Administración tributaria liberará los bienes embargados si el obligado extingue la deuda tributaria y las costas del procedimiento de apremio.

Terminación del procedimiento de apremio.

El procedimiento de apremio termina:

a. Con el pago de la cantidad debida.

b. Con el acuerdo que declare el crédito total o parcialmente incobrable, una vez declarados fallidos todos los obligados al pago.

c. Con el acuerdo de haber quedado extinguida la deuda por cualquier otra causa.

En los casos en que se haya declarado el crédito incobrable, el procedimiento de apremio se reanudará, dentro del plazo de prescripción, cuando se tenga conocimiento de la solvencia de algún obligado al pago.

No hay versiones para este comentario

Procedimiento de apremio
Realización forzosa
Providencia de apremio
Recargo de apremio
Obligado tributario
Tercería
Deuda tributaria
Declaración de concurso
Embargo de bien
Diligencia de embargo
Intereses de demora
Conflictos de jurisdicción
Suspensión de procedimiento de apremio
Abstención
Concurso de acreedores
Procedimiento concursal
Tercería de dominio
Error material
Falta de notificación
Bienes embargados
Entidades de crédito
Bienes inmuebles
Omisión
Bienes muebles
Orden de embargo
Embargo de bien mueble
Frutos
Nota marginal
Anotación preventiva de embargo
Anotación preventiva
Establecimientos mercantiles
Embargo de establecimiento mercantil e industrial
Fuerza mayor
Crédito incobrable
Plazo de prescripción
Pago de la deuda tributaria
Terminación del procedimiento