Apreciación de las causas para el despido objetivo

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Despido del trabajador por causas económicas

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 26/08/2013

    El despido por causas económicas puede ser colectivo o individual. Se entenderá que existe un despido objetivo por causas económicas individual cuando no alcance los umbrales necesarios para la consideración de despido colectivo establecidos en e...

  • Regulación del despido colectivo por previsión de pérdidas

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 05/02/2016

    La normativa laboral permite efectuar un despido por causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución per...

  • Motivos y procedimiento para el traslado de trabajadores

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 18/02/2016

    Se considerará traslado el cambio de destino de los trabajadores a un centro de trabajo distinto de la misma empresa que exija un cambio de residencia, de forma definitiva, o cuando un desplazamiento exceda de doce meses en un período de 3 años. V...

  • Tipos de despido

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 26/02/2016

    El ordenamiento jurídico español reconoce distintas modalidades de despido en función de las causas por las que se producen o de la calificación legal que sobre los mismos realicen los Jueces de lo social (Ver: "Clasificación del despido (proced...

  • Concepto y causas del despido colectivo

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 20/10/2016

    Se entenderá por despido colectivo la extinción de contratos de trabajo fundada en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción cuando, en un período de noventa días, la extinción afecte al menos a: a) Diez trabajadores, en las ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 11/04/2016

Respecto al ámbito de apreciación de la concurrencia de la causa para los despidos objetivos, la jurisprudencia ha señalado que si la causa es económica, ha de afectar a la empresa en su conjunto o globalidad, y si se trata de un grupo de empresas en el sentido laboral del término, la situación negativa ha de afectar a todas las empresas del grupo y no solo a aquella en la que en un momento determinado estuviera el trabajador prestando sus servicios (STS 23/01/07 (Rud. 641/2005). Cuando la causa alegada es técnica, organizativa o de producción, el ámbito de apreciación de la concurrencia de estas causas es el espacio o sector concreto de actividad empresarial en que ha surgido la dificultad que impide su buen funcionamiento (SSTS 13/02/02 (Rud 1436/201 ; 19/03/02 (Rud 1979/201); 21/07/03 (Rcud 4454/202 ; 31/01/08 (Rcud 1719/207) y 12/12/08 (Rud 4555/207 ).

Apreciación de las causas para el despido objetivo

Es doctrina jurisprudencial reiterada por la Sala de lo Social del Tribunal Supremo que el ámbito de apreciación de las causas económicas es la empresa en su conjunto o globalidad, mientras que el ámbito de apreciación de las causas técnicas, organizativas o de producción es el espacio o sector concreto de la actividad empresarial en que ha surgido la dificultad que impide su buen funcionamiento (STS 13-2-2002 (R.1436/2001); STS 19-3-2002 (R.1979/2001); STS 21-7-2003 (R. 4454/2002)). Ver sentencias nº TS, Sala de lo Social, de 13/02/2002, Rec. 1436/2001, TS, Sala de lo Social, de 19/03/2002, Rec. 1979/2001 y TS, Sala de lo Social, de 21/07/2003, Rec. 4454/2002

Cuando la situación de pérdidas es elevada [suficiente] y se prolonga en el tiempo [no meramente conyuntural] “se presume en principio salvo prueba en contrario... que la amortización de puestos de trabajo sobrantes es una medida que coopera a la superación de dicha situación económica negativa”, porque “tal medida reduce directamente los costes de funcionamiento de la empresa, aumentando con ello las posibilidades de superación de su situación negativa” ( SSTS 30/09/02 -rcud 3828/01 -; 15/10/03 -rcud 1205/03 -; 30/09/02 -rcud 3828/01 -; 29/09/08 -rcud 1659/07 -; 27/04/10 -rcud 1234/09 -; y 12/06/12 -rcud 3638/12 -), y porque la amortización de puestos de trabajo sobrantes comporta una disminución automática de la partida de costes de personal, que contribuye directamente por sí misma a aliviar la cuenta de resultados ( SSTS 24/04/96 -rcud 1205/03 -; 30/09/02 -rcud 3828/01 -; 15/10/03 -rcud 1205/03 -; y 11/06/08 -rcud 730/07-).

Pero es exigible acreditar -como apuntamos más arriba- la conexión entre la extinción del contrato y la superación de la crisis en términos de adecuada razonabilidad, de acuerdo a las reglas de experiencia, si bien “esta conexión no es automática; no establece una relación directa entre el nivel de las pérdidas y el número de los despidos y tampoco puede verse como una presunción que desplace al trabajador despedido la carga de acreditar los hechos de los que pueda derivarse la falta de conexión entre la medida extintiva y el objetivo que ésta debe perseguir. Por ello, ni se puede presumir que la empresa por el solo hecho de tener pérdidas en su cuenta de resultados pueda prescindir libremente de todos o de alguno de sus trabajadores, ni tampoco se le puede exigir la prueba de un hecho futuro, que, en cuanto tal, no es susceptible de ser acreditado, como sería el demostrar la contribución que la medida de despido pueda tener en relación con la situación económica negativa de la empresa. Lo que se debe exigir son indicios y argumentaciones suficientes para que el órgano judicial pueda llevar a cabo la ponderación que en cada caso conduzca a decidir de forma razonable acerca de la conexión que debe existir entre la situación de crisis y la medida de despido” (SSTS 14/06/96 (Rud 3099/1995); 29/09/08 (Rud 1659/2007)-; 27/04/10 (Rud 1234/2009); y 12/06/12 (Rud 3638/2012).

Control judicial

El control judicial previsto en la ley para determinar si las medidas adoptadas por la empresa para “superar” las dificultades que impidan su buen funcionamiento se ha de limitar en este punto a comprobar si tales medidas son plausibles o razonables en términos de gestión empresarial, es decir, si se ajustan o no al estándar de conducta del “buen comerciante” (SSTS 10/05/06 (Rud 725/2005); 31/05/06 (Rud 49/2005); y 02/03/09 (Rud 1605/2008))”.

Despido económico en empresas con varios centros de trabajo  

A la hora de realizar un despido económico en empresas con varios centros de trabajo, las pérdidas hay que valorarlas en el conjunto de la empresa, sin que se pueda llevar a cabo la extinción en un centro de trabajo con situación económica negativa si existen otros que producen ganancias.

Tanto la doctrina como numerosas resoluciones judiciales han recogido que cuando se alega causa económica, las pérdidas hay que valorarlas en el conjunto de la empresa, sin que se pueda llevar a cabo la extinción en un centro de trabajo con situación económica negativa si existen otros que producen ganancias. Siguiendo esto el Tribunal Supremo ha manifestado lo siguiente:

  • a) “La existencia de una «situación económica negativa» comporta, para la determinación de su concurrencia, la valoración del estado económico de la empresa en su conjunto.
  • b) Deben compararse beneficios y pérdidas a nivel global empresarial y no separadamente por centros o secciones. Como argumento el Alto Tribuinal utiliza la situación contraria; si la empresa estuviera en mala situación económica a nivel global podrían adoptarse medidas extintivas adecuadas que afectaran a los trabajadores que prestaran sus servicios en los centros o secciones de aquélla que aisladamente pudieran generar ganancias o no estar en concreta situación económica negativa.
  • c) Con la exigencia de justificar mediante la concurrencia de la causa económica «la necesidad objetivamente acreditada de amortizar puestos de trabajo» como exige el aprt. c) Art. 52 ,ET, lo que debe también referirse a la empresa en su conjunto, sin perjuicio de la necesaria conexión entre la situación desfavorable existente en la empresa y los despidos acordados
  • d) El artículo 1 de la Directiva 1998/59/CE, de 20 de julio, en la consideración del concepto de centro de trabajo frente al de empresa como elemento determinante para el cómputo de los umbrales numéricos de trabajadores afectados que a su vez configuran la existencia de un despido colectivo, lo que conduciría a la aplicación del Art. 51 ,Estatuto de los Trabajadores y no a la del letra c) Art. 52 ,ET del mismo texto estatutario. Ver sentencias nº TS, Sala de lo Social, de 18/03/2009, Rec. 1878/2008 y TSJ Cataluña, de 10/11/1998

Asimismo la doctrina judicial ha refrendado estos argumentos determinando que “deben consecuentemente compararse los beneficios y pérdidas a nivel global empresarial y no separadamente por centros o secciones, lo cual es acorde tanto con la exigencia de justificar mediante la concurrencia de la causa económica “la necesidad objetivamente acreditada de amortizar puestos de trabajo” como exige el aprt. c) Art. 52 ,ET, lo que debe también referirse a la empresa en su conjunto, conectando también con la finalidad de la medida extintiva, pues con la adopción de esas medidas extintivas se busca y pretende superar esa situación deficitaria de la entidad y conseguir un adecuado funcionamiento económico de la misma” (STSJ País Vasco de 23 de enero de 2007).

No obstante, en ocasiones, los Tribunales Superiores de Justicia han validado el despido en atención a la situación negativa de un centro de trabajo o unidad productiva autónoma, independientemente de la situación global de la empresa, por cuanto la medida contribuye al mantenimiento de la empresa.

Así para el STS de Andalucía, Málaga, existe “causa de despido cuando una unidad productiva autónoma atraviesa una situación económica negativa, aunque no esté funcionando diferenciadamente y pertenezca al mismo titular, en la medida que los despidos contribuyen al mantenimiento de la empresa. Tal criterio es el que comparte esta Sala pues, constatada la situación económica negativa del centro de trabajo de Málaga Plaza, obligar al empleador a mantener abierto el mismo, además de generar nuevas pérdidas económicas, la ruinosa gestión podría poner en peligro otros centros de trabajo y, por ende, otros puestos de trabajo” (STSJ Andalucía, Málaga, de 20 de enero de 2005).

Ver sentencias nº TSJ Andalucia, de 27/11/1998 y TSJ Galicia, de 21/01/2000, Rec. 5881

 

No hay versiones para este comentario

Centro de trabajo
Amortización de puestos de trabajo
Actividades empresariales
Causas económicas
Cuenta de pérdidas y ganancias
Despido por causas objetivas
Grupo de sociedades
Agrupaciones de empresas
Causas técnicas
Prueba en contrario
Extinción del contrato
Economía negativa de la empresa
Comerciantes
Despido colectivo
Ruina
Puesto de trabajo