Propinas: posibilidad de prohibir su recepción, fiscalidad y criterios de reparto

TIEMPO DE LECTURA:

  • Autor: Jose Juan Candamio Boutureira
  • Materia: Laboral
  • Fecha: 06/03/2020

Noticias Iberley

La reciente STSJ Asturias Nº 13/2019, Sala de lo Social, Sección 1, Rec. 18/2019, de 29 de julio de 2019, ECLI: ES:TSJAS:2019:3898, ha concluido que la propina no tiene carácter salarial ni se integra en ninguna de las materias contempladas por el Estatuto de los Trabajadores como modificación sustancial de las condiciones de trabajo (MSCT), por lo que no requiere, por parte del empresario, cumplir los requisitos de negociación contemplados para la misma en caso de prohibición de recepción. Tampoco puede ser considerada una condición de trabajo más beneficiosa ni una costumbre laboral pues no depende del empresario sino de la libre voluntad del cliente. 

La propina no es salario dependiendo de un tercero que no es el empresario, tampoco puede ser considerada como una condición más beneficiosa por lo que no hay un derecho adquirido, tratándose de una liberalidad que proviene de un tercero, y la propina no es una costumbre laboral pues no hay convicción de su obligatoriedad, tratándose de una donación que se rige por los artículos 618 y siguientes del Código Civil.

I.- La propinas como salario

En el caso analizado por la STSJ Asturias, la representación legal de las personas trabajadoras considera que la decisión empresarial consistente en eliminar las propinas que recibía el personal de los clientes de las cafeterías en las que prestan servicio, supone una alteración de esta condición de trabajo adquirida por los trabajadores por la costumbre. Alteración que, según los sindicatos CC.OO y UGT, requería que la empresa hubiera reunido a los representantes de los trabajadores conforme establece el Estatuto de los Trabajadores para darles una explicación racional sobre su decisión, y negociar con ellos con vistas a la consecución de un acuerdo, si bien ha dispuesto de forma unilateral. Es por ello que solicita el reconocimiento del derecho de los trabajadores afectados a continuar recibiendo de los clientes usuarios, si así lo desean, las propinas que hasta ahora venían percibiendo. 

La empresa demandada, por su parte, se opone y plantea dos excepciones: la primera, falta de acción pues las propinas son ajenas a la empresa, dependen de un tercero y son ajenas a la relación laboral, y por ello no es condición de trabajo por lo que están fuera de las facultades directivas y de control de la empresa; y la segunda, caducidad de la acción de acuerdo con los artículos 138 LRJS y 41 y 59 ET al haber transcurrido los 20 días previstos en los citados preceptos desde la comunicación a los trabajadores.

En cuanto al fondo del asunto, la mercantil entiende que no procede acoger la demanda ya que la propina no es salario dependiendo de un tercero que no es el empresario, tampoco puede ser considerada como una condición más beneficiosa por lo que no hay un derecho adquirido, tratándose de una liberalidad que proviene de un tercero, y la propina no es una costumbre laboral pues no hay convicción de su obligatoriedad, tratándose de una donación que se rige por los artículos 618 y siguientes del Código Civil.

Como se ha citado, para el TSJ, la propina no es salario dependiendo de un tercero que no es el empresario, tampoco puede ser considerada como una condición más beneficiosa por lo que no hay un derecho adquirido, tratándose de una liberalidad que proviene de un tercero, y la propina no es una costumbre laboral pues no hay convicción de su obligatoriedad, tratándose de una donación que se rige por los artículos 618 y siguientes del Código Civil.

Naturaleza jurídica de la propina

La naturaleza jurídica ha de entenderse como una donación del cliente hacia los empleados por el servicio recibido, conforme a lo dispuesto en los arts. 618 y 619 del Código Civil (618: "la donación es un acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa a favor de otra, que la acepta"; 619: "es también donación la que se hace a una persona por sus méritos o por los servicios prestados al donante, siempre que no constituyan deudas exigibles, o aquella en que se impone al donatario un gravamen inferior al valor de lo donado"), que no constituye salario por no provenir del empresario, y así lo tiene dicho desde antiguo la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, como lo revelan sus sentencias de 17 de mayo de 1974, 1 de marzo de 1986 y, ya en unificación de doctrina, 23 de mayo de 1991, que en el caso de las dos últimas mencionan expresamente esa naturaleza, aún a reserva de que, en el caso de la última y por el peculiar régimen jurídico del salario en el sector de los casinos de juego, una parte de ella tenga naturaleza salarial. STSJ País Vasco Nº 1613/2017, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 1337/2017 de 18 de Julio de 2017

Pero... y si es la empresa la que gestiona, reparte o controla de algún modo las propinas ¿Formarían parte del salario? ¿Han de incluirse en nómina?

Si el empresario gestiona, reparte y controla de algún modo las propinas, éstas habrán de incluirse en nómina bajo el concepto de propina y pasarían a formar parte del salario. Es decir, cuando se trata de una transacción directa entre persona trabajadora y cliente, no tendrá la consideración de salario y quedaría fuera de su ingreso en nómina como hemos dicho. No obstante, cuando fuera el empresario el encargado de regular y controlar este concepto la cosa cambia, debiendo constar en nómina.

Atendiendo a lo expuesto:

a) La propina no es salario y por lo tanto su prohibición no supone una MSCT

Partiendo del art. 41.1 ET, donde se otorga la consideración de modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, entre otras, las que afecten a las siguientes materias:

a) Jornada de trabajo.
b) Horario y distribución del tiempo de trabajo.
c) Régimen de trabajo a turnos.
c) Sistema de remuneración y cuantía salarial.
d) Sistema de trabajo y rendimiento.
e) Funciones, cuando excedan de los límites que para la movilidad funcional prevé el art. 39 ET

El TSJ Asturias en la sentencia citada en la cabecera,analiza si las propinas se encuentran entre alguna de las materias contempladas en el art. 41 ET.  De conformidad con los términos del art. 26.1 del ET, el salario está constituido por el conjunto de las percepciones económicas que trabajador y trabajadora reciben como contraprestación por los servicios realizados para el empresario; la obligación de pago del salario recae sobre el empresario, de ahí su carácter no salarial, toda vez que "no son contraprestación de trabajo correlativas al beneficio que obtiene el empresario por hacer suyo el resultado, y que no están obligados a pagar, sino que provienen de los clientes que la realizan por liberalidad, en razón de los servicios prestados al donante (art. 619 del Código Civil) o mejor impelidos a ellos por un uso social que les hace regalarlas cuando ganan, sin obligación alguna jurídica de su abono, mas estando su práctica totalmente consolidada".

Por lo expuesto, la Sala de lo Social establece que la propina "no tiene carácter salarial ni se integra en ninguna de las otras materias contempladas en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, por lo que no estaría sometida al régimen especial de modificación previsto legalmente como se afirma por la parte actora en la demanda y, por ello, el empresario no estaría sujeto a la exigencia de negociación previa con los representantes de los trabajadora".

b) Su percepción no se ampara en la costumbre laboral 

En cuanto a la referencia hecha a la costumbre, el artículo 3 del Estatuto de los Trabajadores contempla como fuente de la relación laboral, en defecto de disposiciones legales, convencionales y contractuales, los usos y costumbres locales y profesionales. La doctrina ha definido la costumbre laboral como una norma "creada e impuesta por el uso social y observada con convicción de su obligatoriedad. Su origen se encuentra fuera del poder del Estado, (...) y junto a su origen extra-estatal, es de esencia a la costumbre que las conductas repetitivas que la crean den lugar a un íntimo convencimiento social acerca de su carácter vinculante: la llamada "opinio iuris seu necesitatis" es elemento fundamental de la noma consuetudinaria".

En el caso, no existe nota de obligatoriedad que la caracterice como costumbre laboral, por lo que no puede considerarse que forme parte de la relación laboral como condición de trabajo

La naturaleza jurídica de la propia es de una donación del cliente hacia los empleados por el servicio recibido, conforme a lo dispuesto en los arts. 618 y 619 del Código Civil CC.

c) No puede considerarse una condición más beneficiosa

La propina no es una condición más beneficiosa, pues este principio exige que se trate de "un beneficio concedido por la empresa en virtud de un acto de voluntad constitutivo de una concesión o reconocimiento de un derecho que supera a los establecidos en las fuentes legales o convencionales de regulación de la relación contractual de trabajo".

Si no es la empresa quien lo concede y sí un tercero (el cliente), difícil es encajar el concepto de propina en el de condición más beneficiosa, aun cuando en la realidad signifique una mejora en la retribución global del trabajador.

d) Cuando la empresa se mantenga al margen de la propina y de su reparto, se entenderá como una donación entre persona trabajadora y cliente, sin consideración de salario y, por lo tanto, no existirá obligación de cotizar por ella.

e) Si la propina se configura como un concepto más en nómina o, bajo la misma se compensa cualquier otro concepto, pasará a considerarse como un ingreso proveniente del empresario, lo que implicaría su condición de salario y, por tanto, el deber de cotizar por las cantidades entregadas.

En este caso, atendiendo al art. 147 Ley General de la Seguridad Social, las propinas que se incluyan en nómina incrementarán la base de cotización y, consecuentemente, obligará a cotizar a la empresa por el importe de las mismas.

II.- La propina como donación y su fiscalidad

Fuera del tratamiento laboral del concepto, otras de las dudas sobre las propinas es su consideración fiscal a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Según la Resolución Vinculante de Dirección General de Tributos, V2236-13 de 08 de Julio de 2013, las cantidades percibidas en concepto de "propinas" constituyen rendimientos del trabajo para sus perceptores, sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y a su sistema de retenciones a cuenta, de acuerdo a lo dispuesto en los artículos 17 y 99 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial del las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio.

En concreto, el art. 17 LIRPF  -en su apartado 1- fija "se considerarán rendimientos íntegros del trabajo todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas".

En consecuencia, dichas cantidades percibidas en concepto de "propinas" deben consignarse en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas físicas, como rendimientos del trabajo.

¿Y si la propina se deja con tarjeta de crédito? Cuando el empresario reciba una propina por el servicio prestado mediante tarjeta u otro sistema de pagos electrónico, digital o aceptado, deberá cumplir el art. 76 RIRPF atendiendo a los limites exentos. Las propinas, del mismo modo, constituyen un ingreso contable que debe integrarse en la base imponible del Impuesto sobre Sociedades con independencia de que aquellas se distribuyan con posterioridad entre las personas trabajadoras. Siendo posible deducir como gasto este importe siempre que esta remuneración derive del contrato de trabajo.

Las propinas no están sujetas a IVA al no constituir ingreso fiscal, puesto que la empresa actúa como intermediario frente a los trabajadores, lo que supone que tampoco su reparto entre el personal tendrá la consideración de gasto fiscal.

III.- Criterios de reparto

A la hora de regular los criterios para su devengo y distribución hemos de acudir a la norma colectiva aplicable en cada caso, resultando poco habitual encontrar referencias a este concepto o los criterios de reparto entre las personas trabajadoras dentro de la regulación convencional de hostelería o turismo. No obstante, en caso de que el modo en que se reparten las propinas en la empresa demandada no esté regulado específicamente por convenio, ni en una norma legal de índole laboral, no significa que carezca de regulación legal.

En nuestros usos sociales y salvo casos excepcionales, las propinas no tienen un destinatario individual en la persona que la recibe; es más, resulta habitual que el cliente no la entregue de manera individualizada a un concreto empleado del establecimiento, sino que la deja junto con el importe de la factura o, al devolverle los cambios, en la misma bandeja en que se entregan éstos, revelando así que la gratificación va destinada a un colectivo de personas, siendo de notorio conocimiento que en nuestros usos sociales las propinas las entregan los clientes, como regla general, por el conjunto del servicio recibido. STSJ País Vasco Nº 1613/2017, Sala de lo Social, Sección 1, Rec 1337/2017 de 18 de Julio de 2017

Esa circunstancia resulta decisiva para la entrada en juego de una regla, como es la del art. 637 CC en su inciso inicial ("cuando la donación hubiere sido hecha a varias personas conjuntamente, se entenderá por partes iguales"), como modo de repartir las propinas, poniendo así de manifiesto que sí existe regla jurídica para su atribución -no olvidemos que el CC se aplicará supletoriamente en las materias no regidas por otras leyes-.

 

Donación
Principio de condición más beneficiosa
Modificación sustancial de las condiciones de trabajo
Recibo de salarios
Derecho adquirido
Contraprestación
Donante
Representación legal
Sindicatos
Representación de los trabajadores
Voluntad unilateral
Caducidad de la acción
Derechos de los trabajadores
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Fondo del asunto
Donatario
Jornada laboral
Trabajo a turnos
Movilidad funcional
Pago del salario
Rendimientos del trabajo
Relación contractual laboral
Base de cotización
Rendimientos de actividades económicas
Rendimientos íntegros del trabajo
Rentas sujetas al IRNR
Tarjetas de crédito
Impuesto sobre sociedades
Ingreso fiscal
Ingreso contable
Base imponible Impuesto sobre sociedades
Impuesto sobre el Valor Añadido
Contrato de Trabajo

RDLeg. 8/2015 de 30 de Oct (TR. Ley General de la Seguridad Social -LGSS-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 261 Fecha de Publicación: 31/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 02/01/2016 Órgano Emisor: Ministerio De Empleo Y Seguridad Social

Ley 35/2006 de 28 de Nov (IRPF -Impuesto sobre la renta de las personas físicas-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 285 Fecha de Publicación: 29/11/2006 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2007 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

RDLeg. 2/2015 de 23 de Oct (Estatuto de los Trabajadores) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 255 Fecha de Publicación: 24/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 13/11/2015 Órgano Emisor: Ministerio De Empleo Y Seguridad Social

Real Decreto 439/2007 de 30 de Mar (Reglamento del IRPF y modifica el Real Decreto 304/2004 -Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 78 Fecha de Publicación: 31/03/2007 Fecha de entrada en vigor: 01/04/2007 Órgano Emisor: Ministerio De Economia Y Hacienda

Ley 36/2011 de 10 de Oct (Jurisdicción social) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 245 Fecha de Publicación: 11/10/2011 Fecha de entrada en vigor: 11/12/2011 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Infracciones en materia de relaciones laborales individuales y colectivas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 08/05/2019

    Las Infracciones en materia de relaciones laborales individuales y colectivas se regulan en los art. 6-8 LISOS.NOVEDAD-Registro de jornada. Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo (aplicable desde el 13/03/2019): Se modifica el apdo. 5 art. 7 LISOS, p...

  • Modificación sustancial de las condiciones de trabajo sobre la jornada laboral

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 18/02/2020

    La dirección de la empresa, cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, podrá acordar modificaciones substanciales de las condiciones de trabajo. Tendrá la consideración de modificación substancial de ...

  • Impuesto sobre donaciones CANARIAS (ISD)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 15/01/2020

    En las adquisiciones lucrativas inter vivos sujetas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones cuyo rendimiento se entienda producido en el territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias, la base liquidable del Impuesto estará constituida por el re...

  • Recibo justificativo del pago de salarios

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 12/12/2019

    La Orden ESS/2098/2014, de 6 de noviembre (12/11/2014) ha aprobado el modelo de recibo individual justificativo del pago de salarios, para dar cumplimiento específicamente a lo previsto en el segundo párrafo del apdo. 2,art. 142 LGSS, modificando e...

  • Principio de condición mas beneficiosa en el derecho laboral

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 03/03/2016

    El fundamento legal del principio de condición mas beneficiosa hay que buscarlo en el apdo. 1 c) del Art. 3 ,Estatuto de los Trabajadores conforme al cual los derechos y obligaciones concernientes a la relación laboral se regulan «por la voluntad...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados